Selecciona Edición
Iniciar sesión

El PP y Podemos obligan a votar el viernes por la noche la investidura

El proceso arranca el martes por la tarde y culminará en la medianoche del viernes

Micaela Navarro y Patxi Lopez en el Congreso, este lunes. FOTO: BERNARDO PÉREZ / VÍDEO: ATLAS

Pedro Sánchez subirá a las 16.30 de este martes, 1 de marzo, a la tribuna del Congreso como aspirante a presidente del Gobierno y sobre la medianoche del viernes conocerá si definitivamente su intento de investidura ha sido fallido. El PP y Podemos impusieron este lunes en la Junta de Portavoces del Congreso que la segunda votación se adelante del sábado al viernes por la noche.

Sánchez aspira a ser el séptimo presidente del Gobierno de la democracia. Es el aspirante con menos apoyo en las urnas y el único que llega a la sesión de investidura sin haber cerrado un acuerdo que le garantice la elección, aunque sea en segunda vuelta.

El secretario general del PSOE defenderá este martes por la tarde su candidatura y no tendrá réplica hasta el miércoles por la mañana. La decisión del presidente del Congreso, Patxi López, de dejar para el día siguiente las intervenciones de los grupos provocaron el rechazo de todos, salvo de PSOE y Ciudadanos.

La mañana del miércoles intervendrán Mariano Rajoy, Pablo Iglesias y Albert Rivera. Luego habrá un receso para comer y la sesión se reanudará con la intervención de los portavoces de ERC, DL, PNV, Grupo Mixto y PSOE. Cada uno dispondrá de 30 minutos, con réplica de 10 minutos de Sánchez y la posibilidad de dúplicas breves.

Se votará por llamamiento sobre las 21.00, según la previsión. Con toda seguridad Sánchez no alcanzará los 176 votos de la mayoría absoluta y empezará a correr el plazo de dos meses para la convocatoria de nuevas elecciones, si no se logra investir un nuevo presidente. El socialista llega al Congreso con 130 votos: los 90 del PSOE y los 40 de Ciudadanos; todos los demás mantienen el voto negativo.

A las 48 horas, es decir, el viernes por la noche, hora y media antes de la hora a la que termine el del miércoles, se celebrará un nuevo pleno con intervención inicial de Sánchez por 10 minutos y de los portavoces por 5 y otra votación para la que se precisa mayoría simple, es decir, más votos favorables que negativos. Si no se alcanza esa mayoría habrá fracasado la investidura, lo que no había ocurrido nunca desde 1978.

Leopoldo Calvo-Sotelo en 1981 y José Luis Rodríguez Zapatero en 2008 fueron elegidos en segunda vuelta, aunque el primero tuvo mayoría absoluta tras el intento de golpe de Estado del 23-F. López quería que la segunda votación fuera el sábado, pero el PP y Podemos le impusieron en la Junta de Portavoces el cumplimiento estricto del plazo constitucional de 48 horas, pese a que un informe jurídico le facultaba para celebrar la votación el sábado.

Además, del informe hay un precedente que permitía evitar el horario nocturno y hacer la votación el sábado. Así lo propuso inicialmente López con apoyo de PSOE y Ciudadanos, pero el PP y Podemos han forzado que sea el viernes por la noche. En la Junta de Portavoces hay voto ponderado, es decir, en función de los escaños de cada uno.

Más información