Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Sánchez ofrece un pacto a las fuerzas de izquierda para ser investido

El líder socialista defiende el acuerdo con Ciudadanos pero pretende ir "mucho más allá"

Pedro Sánchez en el Comité Federal del PSOE, este lunes. FOTO: LUIS SEVILLANO / VÍDEO: ATLAS

Pedro Sánchez ha ofrecido este lunes un acuerdo con políticas de izquierda "a las otras fuerzas del cambio" para atraer a Podemos y tratar de conformar una mayoría "que vaya mucho más allá" del pacto alcanzado con Ciudadanos. "Por nosotros no va a ser, ofrecemos un acuerdo a las fuerzas del cambio para que pongan fin esta semana al Gobierno de Mariano Rajoy", ha apuntado el secretario general del PSOE durante su intervención en el Comité Federal, órgano que ha refrendado el resultado de la consulta a los militantes socialistas de este fin de semana. Los socialistas han remitido las mismas propuestas de acuerdo a Podemos, En Comú Podem, En Marea, Compromís e Izquierda Unida. El contenido de las propuestas, distintas para cada formación, pero complementarias, consistirá en reforzar el plan de emergencia social, regeneración democrática y transición energética.

El dirigente socialista se da por satisfecho, "pase lo que pase", en haber desbloqueado la situación política tras el rechazo de Rajoy de someterse a la investidura. "Era eso o dábamos un paso al frente. Creo que hicimos lo adecuado, dimos un paso al frente y habremos puesto en marcha el reloj de la democracia", ha referido Sánchez, que ha recordado que "es la primera vez" en la democracia española "que se presenta la segunda fuerza política y no la primera". "Esto ocurre porque Rajoy rechazó la encomienda del jefe del Estado", ha recalcado.

El líder socialista ha centrado su intervención en tender puentes con las formaciones a la izquierda del PSOE. "Queremos convocar a todas las fuerzas del cambio, que se sumen. Tenemos la oportunidad de dar fin al gobierno de Mariano Rajoy. Las fuerzas del cambio tienen que responder si quieren apostar por el gobierno del cambio o quieren perpetuar a Rajoy. Nosotros ya hemos elegido. Hemos dado un paso al frente para liderar a todas las fuerzas del cambio", ha insistido.

El secretario general del PSOE ha justificado, como lleva haciendo los últimos días, el pacto acordado con Ciudadanos y vetado por Podemos. Sánchez insiste en que es complementario y que cuenta con el apoyo de la militancia: el acuerdo con la formación de Albert Rivera fue aprobado por el 51,6% de la militancia con el 79% de votos a favor. "Dijimos que ya nos gustaría formar un gobierno de izquierda, pero desgraciadamente esa suma no da [en el Congreso]. Necesitamos a todas las fuerzas del cambio para que estén en ese nuevo tiempo (...) El programa de Ciudadanos, de centro derecha, no es que lo compartamos, nosotros somos de centro izquierda y ya quedó claro en la campaña. Pero lo importante de este acuerdo es que hemos dejado de lado las cosas que nos diferencian. Hemos llegado a acuerdos en 200 mejoras para los españoles", ha zanjado.

En esta línea, Sánchez se ha comprometido "a impulsar otras medidas [no presentes en el acuerdo con Ciudadanos] en las que estemos de acuerdo las fuerzas del cambio en el Congreso de los Diputados. No renuncio a que las fuerzas del cambio sumen. No me resigno a que España siga en funciones". "Habrá partidos que no estén de acuerdo con las 200 mejoras, pero lo peor es perpetuar a Rajoy", ha apostillado Sánchez, en el Comité Federal más tranquilo de los últimos tres meses y en el que ha suavizado el tono con el partido de Pablo Iglesias. Aun así, le ha vuelto a señalar como el responsable en caso de que no sea investido esta semana. La primera votación será el miércoles y requiere mayoría absoluta (176 votos de a favor los 350 diputados). La segunda votación se resolverá ya por mayoría simple (más síes que noes). 

Frente a las más de 40 peticiones de palabra del Comité Federal del 30 de enero, en esta ocasión solo ha habido 10. Ninguno de los dirigentes territoriales críticos ha pedido la palabra: tanto la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, como el presidente de Asturias, Javier Fernández, han declinado intervenir. Las únicas intervenciones de críticos han sido las de José Antonio Pérez Tapias, de la corriente de Izquierda Socialista, y Paco Reyes, presidente de la Diputación de Jaén, que hizo campaña por el no. Presidentes autonómicos como Guillermo Fernández Vara, el de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, o Francina Armengol, de Baleares, no han acudido al máximo órgano del PSOE entre congresos por cuestiones de agenda.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha defendido que el PSOE tiene que "intentar por todos los medios que triunfe el diálogo, el consenso y el acuerdo" para evitar "la frustración" de una repetición de las elecciones generales. Aunque cree que la situación es "mejor" que hace unas semanas, ha estimado que La Moncloa y las elecciones están "al 50% de posibilidades". Al igual que Díaz, Page ha abandonado el Comité Federal antes de que concluyera, por lo que no han ratificado el resultado de la consulta a las bases del PSOE. La consulta no era vinculante y debía ser refrendada por el Comité Federal, que lo ha aprobado por unanimidad salvo por el voto en contra de Pérez Tapias y de otra representante de Izquierda Socialista.

Más información