Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Así son las ofertas del PSOE a cada una de las formaciones de izquierda

El partido liderado por Pedro Sánchez busca nuevos apoyos para la investidura tras el acuerdo con Ciudadanos

Sánchez y Luena, este lunes en el comité federal del PSOE.

Pedro Sánchez ha puesto este lunes letra a la música que ha acompañado sus intervenciones tras cerrar el acuerdo con Ciudadanos: el pacto con Albert Rivera no es suficiente para lograr la investidura y las fuerzas de izquierda deben apoyarle para "poner fin al Gobierno de Rajoy". Tras cerrar el flanco situado a la derecha del PSOE, Sánchez ha lanzado propuestas a Podemos, IU-UP, Compromís, En Marea y En Comú Podem para que permitan su investidura. "Las fuerzas del cambio tienen que responder si quieren apostar por el gobierno del cambio o quieren perpetuar a Rajoy. Nosotros ya hemos elegido", ha dicho este lunes en el Comité Federal del PSOE.

La oferta de acuerdo a Podemos

El PSOE hace hincapié en su oferta a Podemos en las medidas que califica de "emergencia social". El guiño al partido de Pablo Iglesias, que presentó precisamente una proposición de ley de emergencia social, incluye una batería de medidas para hacer frente a la desigualdad. Los socialistas destacan el ingreso mínimo vital, las soluciones "a los problemas de carencia material severa" —garantía de suministro de agua, alternativa habitacional "en régimen de alquiler social" para las personas que hayan perdido su vivienda, reforma de la ley hipotecaria—, la subida del Salario Mínimo Interprofesional "al menos el 1%" o medidas a favor de los autónomos.

Con respecto al mercado laboral, el documento busca demostrar que pese a no referirse abiertamente a la derogación de la reforma laboral sí plantea una revisión a fondo del sistema, a través de mecanismos que fortalezcan la negociación colectiva y la negociación de un nuevo Estatuto de los Trabajadores. La oferta del PSOE también defiende que su acuerdo plantea una "reconstruir y modernizar el Estado de bienestar", restablecer la universalidad de la cobertura del sistema nacional de salud y acometer una transición energética, con una reforma del mercado eléctrico.

El documento detalla 15 medidas repartidas en tres bloques. Si el primero está centrado en la agenda social, el segundo desarrolla los planes de Pedro Sánchez en materia de educación e igualdad de oportunidades. El acuerdo propone, por ejemplo, "paralizar con carácter inmediato el calendario de implantación de la LOMCE". El tercer bloque está dedicado a las "reformas del sistema democrático": un pacto institucional contra la violencia machista, un plan lucha contra la corrupción, un programa de asilo y refugio y en defensa de los derechos humanos.

Podemos aún no ha estudiado el texto enviado por el PSOE, que básicamente presenta las medidas pactadas con Ciudadanos en otro formato. El secretario de Economía de Podemos, Nacho Álvarez, considera que "difícilmente va a ser posible que por mucha propuesta que se haga cuadre con el documento firmado por Ciudadanos". "Es difícil", ha agregado, "plantear una política social avanzada".

El acuerdo ofrecido a Compromís

La propuesta del PSOE a "las demás formaciones políticas progresistas y de izquierda" coincide en lo fundamental, pero varía en función del interlocutor. En el caso de Compromís, entre las propuestas específicamente compartidas con el PSOE está una reforma del sistema de financiación autonómica "que asegure un trato equitativo y justo a todos los españoles". Valencia se queja de ser una de las regiones peor tratadas por el modelo de financiación vigente. Además, todas las comunidades deberían disponer "de las mismas opciones" para apostar por políticas públicas "de acuerdo con las competencias que les otorguen sus respectivos estatutos de autonomía".

Otra medida pensada para convencer a Compromís es el impulso a la industria manufacturera y la innovación, lo que incluye la creación de clusters sectoriales o territoriales en torno a universidades, centros tecnológicos o empresas de tamaño mediano-grande que lideren el desarrollo tecnológico en la Comunidad Valenciana. Pedro Sánchez también se compromete al apoyo a un nuevo modelo sostenible de desarrollo con el impulso a la economía digital y favorecer la telemedicina, educación online, industrias creativas y las ciudades inteligentes. El corredor ferroviario del Mediterráneo, "desde Almería hasta la frontera francesa", es otra demanda que contempla el documento, donde se especifica la "licitación de los tramos clave del corredor a lo largo de la próxima legislatura".

El documento a la carta para Compromís también contempla una auditoría sobre los costes integrados en la tarifa eléctrica, "que identifique las deudas pendientes y permita determinar la magnitud real" del déficit tarifario "como condición indispensable" para acometer la reforma del sector eléctrico. "Reimpulsar" las energías renovables y "reorientar" el sector de la construcción hacia la rehabilitación de edificios para la mejora de su eficiencia energética es otra de las medidas ex profeso para el partido de Mònica Oltrá, de marcado contenido ecologista. Otro guiño en este sentido es la clausura de la central nuclear de Cofrentes al término de su vida útil y el cierre definitivo del proyecto Castor, así como la prohibición de las prospecciones de fracking y petroleras en el territorio valenciano "sin la autorización expresa" de la Generalitat.

Además de la introducción de diferentes indicadores, junto al PIB, de la medición de la calidad de vida y el progreso social y ambiental, el documento dedicado a Compromís contempla la mejora de la gestión de la costa, mejorar las condiciones de las mujeres rurales empresarias, la puesta en marcha de un plan de retorno para jóvenes emigrantes que incluya incentivos laborales, fiscales y de vivienda "que lo posibiliten" o la declaración de Benidorm como ciudad turística.

La oferta para En Marea

El primer guiño que el PSOE dedica a En Marea tiene como destinatario el sector pesquero gallego. Sánchez se compromete a "preservar los activos de sectores industriales estratégicos para España", caso del sector naval, "tanto en el ámbito militar como en el civil" por su importancia en la generación de empleos directos e indirectos de alta cualificación. En este sentido, también se da una prioridad alta a la innovación tecnológica en la industria naval "para incrementar su eficiencia y competitividad", con el desarrollo de centros de excelencia.

También se cuidaría de la flota artesanal, "más frágil y de gran calado social", y los mariscadores mediante la modernización de barcos, mejora de infraestructuras y servicios en tierra y de diversificación de sus actividades.

Un nuevo reparto "más equitativo" de los derechos de pesca, específicamente de las cuotas de caballa y jurel en el caladero nacional Cantábrico-Noroeste, es otra medida relacionada con el mar incluida en el acuerdo específico con En Marea. También lo es la recuperación de la protección del dominio público marítimo terrestre de la Ley de Costas de 1987 y revisar las modificaciones llevadas a cabo por el Gobierno del PP y sus efectos sobre el litoral gallego. La limpieza y rehabilitación de la ría de O Burgo (A Coruña) es otro de los compromisos adquiridos.

El PSOE también reconoce el peso del sector lácteo en Galicia, lastrado por los bajos precios, y su importancia "fundamental para la economía nacional" por su contribución a la sostenibilidad medioambiental y del medio rural. Sánchez se compromete a "definir un precio sostenible para cada eslabón de la cadena de valor" y a la incorporación de garantías para el cumplimiento del acuerdo lácteo mediante un régimen sancionador. También se crearía la figura, obligatoria, del mediador, que serviría para resolver disputas cuando ganadero e industria no lleguen a un acuerdo.

Aprobar una ley que defienda y promueva "en toda España" todas las lenguas como patrimonio cultural "que nos identifica" y la promoción de la difusión de las lenguas cooficiales a través del Instituto Cervantes, "incrementando significativamente" la oferta de cursos en estas lenguas, completa la propuesta ofertada a los socios gallegos de Podemos.

El pacto ofrecido a En Comú Podem

La financiación de Cataluña y el catalán son los ejes de la propuesta específica del PSOE para buscar el apoyo de En Comú Podem, la alianza catalana de Podemos, a la investidura de Pedro Sánchez. El documento que los socialistas han enviado a En Comú no hace referencia a la reclamación principal de la coalición para solucionar el problema del encaje de Cataluña en España —el referéndum de autodeterminación— ni desarrolla, ni siquiera menciona, la propuesta del PSOE de reforma constitucional para avanzar hacia un Estado federal.

En su lugar, centra sus ofrecimientos en la financiación de Cataluña. Así, propone el "cumplimiento de los compromisos presupuestarios del Estado recogidos en el Estatuto de Autonomía de Cataluña" y el alivio de las cuentas autonómicas a través de la revisión de los objetivos de déficit de las comunidades, "que tenga en cuenta el esfuerzo realizado por estas en los últimos años en la reducción del déficit". El PSOE se compromete también a una revisión "inmediata" del modelo de financiación autonómica, "corrigiendo los déficits de financiación y garantizando la prestación de los servicios públicos esenciales en todas las Comunidades Autónomas". En materia de inversiones, apunta también que se desarrollará la inversión "adecuada y necesaria para los equipamientos culturales catalanes".

La defensa del catalán es el otro eje. Los socialistas plantean a En Comú aprobar una ley que "defienda y promueva en toda España todas las lenguas como patrimonio cultural que nos identifica", y en concreto promover la difusión de las lenguas cooficiales a través del Instituto Cervantes, en cooperación con los organismos dependientes de las comunidades, incrementando significativamente la oferta de cursos en estas lenguas.

Las propuestas para Izquierda Unida-Unidad Popular

Poca oferta específica para Izquierda Unida-Unidad Popular (IU-UP) hay en el documento que le ha enviado el PSOE a la coalición de izquierdas este lunes. Los socialistas ya habían pactado medidas en su anterior negociación bilateral que ahora no incluyen en su pacto con Ciudadanos.

Solo una propuesta diferencia el texto remitido a IU-UP del resto, que también figura en el documento para En Comú Podem. Se trata de la eliminación de la exención "injustificada" del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) a la Iglesia católica. En ese sentido, los socialistas añaden la revisión de los acuerdos con la Santa Sede, que ya figuraba en el acuerdo con Ciudadanos, y la aprobación de una nueva ley de libertad religiosa y de conciencia, también incluida en ese pacto.

El laicismo es una de las señas de identidad de IU, pero en su programa iban mucho más lejos con medidas como la desamortización paulatina y para uso público del patrimonio de la Iglesia por el "interés general" y cuando el Estado "participe en su mantenimiento y restauración".

IU y los socialistas habían alcanzado acuerdos antes de que el PSOE pactara con Ciudadanos. Estos puntos de encuentro incluían, de forma taxativa, la “derogación con carácter urgente de la reforma laboral del PP”, según informaron en un comunicado conjunto ambas formaciones, así como la "derogación de la ley mordaza".

Información elaborada por José Marcos, Elsa García de Blas y Francesco Manetto.

Más información