El PP lanza una campaña para acusar del bloqueo político a Pedro Sánchez

Rajoy prepara una réplica basada en buscar las contradicciones del pacto PSOE-Ciudadanos y Podemos

Mariano Rajoy, en el Palacio de la Moncloa este lunes. FOTO: L. SEVILLANO / VÍDEO: REUTERS

"Pedro Sánchez ha dicho que este acuerdo hace historia y es verdad que el debate de investidura sometido al fracaso pasará a la historia como el de Pedro Sánchez, el breve". Así comenzó este lunes su valoración de la posición del líder del PSOE, que a partir de este martes se someterá a la aprobación del Congreso, la vicesecretaria nacional del PP, Andrea Levy, tras la reunión con Mariano Rajoy en el comité de dirección de los populares. Rajoy no le explicó ni siquiera a la cúpula cómo piensa desarrollar su réplica a Sánchez, que comenzará ya el miércoles a primera hora. Lo que sí hizo el PP fue comenzar su campaña para acusar al secretario general del PSOE del "bloqueo" político e institucional que se está viviendo en España.

La cita del comité de dirección del PP solo sirvió para cuadrar los ejes del contraataque que los populares van a poner en marcha para intentar desmontar las teóricas virtudes del pacto de progreso fraguado entre el PSOE y Ciudadanos. "Rajoy hará lo que tiene que hacer, que es poner de relevancia las incongruencias de Sánchez", fue la única pista que concedió Levy. Y apenas añadió que en los debates de investidura el que tiene que presentar sus propuestas es el candidato.

El primer objetivo del PP para esa cita es dividir a los posibles aliados que Sánchez está tratando de encontrar al mismo tiempo entre las filas de Ciudadanos y de Podemos. Levy consideró un "fracaso absoluto" y "un espectáculo con tintes bochornosos" que el secretario general socialista, al que llamó varias veces "Sánchez, el breve", pretenda engañar al mismo tiempo a todos sus presuntos socios al entregarles a cada uno un texto de pacto distinto. "Con la casa de los líos que tienen montada no sé con qué seriedad va a presentarse a la presidencia del Gobierno", incidió Levy.

Andrea Levy resaltó que Sánchez pasará a la historia, pero porque será la primera vez que un candidato que no ganó las elecciones se somete al debate de investidura y también la primera vez que no obtiene los votos suficientes para salir elegido. Luego ya pasó a cuestionar a fondo que el candidato del PSOE haya enviado documentos diferentes al mismo tiempo a Ciudadanos, a Podemos y a las distintas confluencias y mareas que se han presentado como la marca de esa formación en diversos territorios. Descalificó así esa estrategia de totum revolutum como "un espectáculo de confusión" y "la historia de un engaño", a los españoles, a los militantes del PSOE, a Rivera, a Iglesias y a sus partidos.

El "papelón de Rivera"

En el PP no quieren olvidarse, ante los debates de las diferentes sesiones de investidura que pueden sucederse esta semana, del "papelón de Rivera", como lo minimizó la portavoz este lunes de la dirección nacional. Levy entiende que Rivera no ha contado con sus militantes y votantes de Ciudadanos al pactar ahora con el PSOE y facilitar teóricamente en un futuro una vicepresidencia de un hipotético Gobierno de izquierdas a Pablo Iglesias.

La dirigente del PP consideró así "poco serio" que Sánchez y Rivera hayan firmado un documento que prohíbe cualquier referéndum de autodeterminación en Cataluña y, sin embargo, ahora dirigentes socialistas como Carme Chacón o Jordi Sevilla especulen con que si se produce una reforma constitucional podría plantearse después una consulta específica en esa autonomía.

Lo que la vicesecretaria nacional de Estudios y Programas del PP sí hizo fue aprovechar para acusar a Sánchez de "sectario" por excluir a los populares de cualquier acuerdo o negociación para su investidura y le culpó de promover solo este pacto con Ciudadanos "para perder el tiempo".

Bloqueo político

El PP tiene planeado ahora emprender toda una campaña, en cuanto Sánchez fracase en el primer pleno y el segundo sobre su investidura, para responsabilizarle de la actual situación de bloqueo político e institucional que vive España desde las elecciones generales del pasado 20-D hace ya más de 70 días. "Sánchez está empecinado en volver a la casilla de salida y es el responsable principal y único de la situación de bloqueo que se está dando y de ir a otras elecciones", reconoció Levy y después dejó fijado que al PP no le gustaría tener que ir a otros comicios probablemente para el 26 de junio.

La dirigente del PP ratificó que, tras esta semana —y tras la presumible derrota de la investidura de Sánchez—, su partido y su candidato, que seguirá siendo Mariano Rajoy, mantendrá su oferta de "acuerdo amplio y responsable" con PSOE y Ciudadanos: "Cuando Sánchez fracase ahí estará el PP, lo demás es perder el tiempo y oportunidades para España y los españoles". Y apuntó que las agencias de calificación, en general, están empezando a notar ya el escenario de incertidumbre política en España.

Más información