Selecciona Edición
Iniciar sesión

Los partidos de izquierda afrontan escépticos la viabilidad de un pacto

Los equipos negociadores del PSOE, Podemos, IU y Compromís se sientan por primera vez a la misma mesa, en una reunión auspiciada por Alberto Garzón.

Las fuerzas de la izquierda afrontan la tarde de este lunes una cita decisiva para explorar la viabilidad de un Gobierno encabezado por el líder socialista, Pedro Sánchez, y para determinar si cabe la posibilidad de seguir negociando un acuerdo. Los equipos negociadores del PSOE, Podemos, IU y Compromís se sientan por primera vez a la misma mesa con escepticismo. Las condiciones de Pablo Iglesias, que solo apoyará a Sánchez si este lo acepta como vicepresidente, dificultan la negociación. No obstante, cuando falta poco más de una semana para la investidura, el PSOE está decidido a agotar todas las vías de diálogo.

Ahora sí se encara el tiempo político que conducirá a la primera sesión de investidura el 2 de marzo, dos meses y dos días después de las elecciones generales. Las cuentas siguen sin salir. El candidato del PP, Mariano Rajoy, dejó pasar su turno sin abrir un proceso de negociación al dar por seguro que no tenía apoyos suficientes para ser presidente del Gobierno. De momento, tampoco los tiene Pedro Sánchez que, sin embargo, no dejará de intentarlo hasta el último momento por si sus interlocutores dejaran de vetarse entre sí.

PSOE. Sánchez no ha querido elegir, pese a los requerimientos de Podemos, si va por la derecha o por la izquierda. El avance de las negociaciones con Ciudadanos, con muchas horas de discusión, ha estrechado la confianza entre ambas formaciones hasta el punto de que si los números salieran, Sánchez y Albert Rivera anunciarían en las próximas horas el acuerdo que llevaría al primero a ser investido presidente del Gobierno. Los 130 escaños que suman ambos partidos quedan muy lejos de la mayoría necesaria por lo que sería necesario que Podemos o el PP se abstuvieran.

En la reunión de este lunes entre los cuatro partidos de la izquierda, auspiciada por IU, el PSOE no va a ceder en aspectos medulares que propone Podemos como los referendos territoriales, la política de gasto y endeudamiento y el respeto a la separación de los poderes del Estado. Los socialistas se centrarán en las bases para conseguir la investidura, en contraposición a Podemos, que quiere hablar de “sillones”. Dan por seguro que en este encuentro IU y Compromís desarrollarán un papel muy activo a favor del acuerdo, pero dudan de la actitud de la formación de Pablo Iglesias. ¿Le interesa a Podemos que se repitan las elecciones? Esta pregunta de la dirección socialista no tiene una respuesta clara, pero quiere creer que parte del electorado de la izquierda no comparte las exigencias de Podemos.

Podemos. El partido de Iglesias acude a la reunión con al menos una condición inamovible: una presidencia del Gobierno encabezada por Sánchez debe estar condicionada a la formación de un Ejecutivo de coalición proporcional con una vicepresidencia ocupada por Iglesias. La convocatoria de un referéndum en Cataluña y el control político de organismos institucionales como una secretaría de estado anticorrupción figuran también como prioridades en el plan de Gobierno enviado al PSOE, pero la dirección de Podemos está dispuesta a escuchar al menos las propuestas de los socialistas sobre esos temas.

Iglesias, además, mantiene la urgencia de sentarse a solas con Sánchez para explorar directamente con él las posibilidades de entendimiento. Mientras tanto, hace hincapié en el valor simbólico de la cita de hoy en el Congreso. En su opinión, será la primera foto de un hipotético “Gobierno del cambio”. Para ello, nombró ayer un equipo negociador que se había resistido a constituir por su negativa a que Sánchez mantuviera vivo el diálogo con Ciudadanos. Se sentarán también tres diputados que representan las alianzas con las que Podemos concurrió a las elecciones generales en Cataluña y en Galicia.

Cuenta atrás hacia la investidura

Lunes 22. A las 16.30 se reúnen en el Congreso los equipos negociadores del PSOE, Podemos, Compromís e Izquierda Unida-Unidad Popular.

Martes 23. Iglesias comienza una ronda de reuniones con PNV, ERC y DiL. Ese mismo día, o el miércoles, se reúnen PP y Ciudadanos.

Sábado 27. El PSOE consulta a la militancia sobre los acuerdos que pueda cerrar Sánchez.

Miércoles 2 y jueves 3 de marzo. Debate y votación de investidura de Pedro Sánchez.

Sábado 5. Si no logra apoyos suficientes, Sánchez se someterá a una segunda votación.

En Marea quiere negociar con los socialistas directamente y presentará un “documento propio”, según aseguró ayer la portavoz parlamentaria Alexandra Fernández. La alianza gallega socia de Podemos quiere presentar sus reivindicaciones de forma “complementaria” al documento de Podemos, según explicó Fernández.

Compromís. La coalición valenciana se separó de Podemos y entabló negociaciones con el PSOE, en claro contraste con la actuación de Iglesias. Las conversaciones han dado lugar ya a un “borrador” de acuerdo que incluye medidas sociales y compromisos con la deuda de la Comunidad Valenciana, pese a que tiene algunos inconvenientes por el malestar provocado en algunos barones socialistas. Compromís quiere un Ejecutivo de coalición de las fuerzas progresistas, del que pretende formar parte. “El Gobierno de Pedro Sánchez será plural o no será”, afirmó tajante la coportavoz Mònica Oltra el viernes. El portavoz parlamentario Joan Baldoví encabezará la comisión negociadora, de cinco miembros.

ampliar foto
Posiciones en la que se sentarán a la mesa los negociadores.

IU-Unidad Popular. La coalición de izquierdas, con dos escaños, busca, primero, lograr un pacto de investidura basado solo en políticas concretas, —“programa, programa, programa”, suele repetir Alberto Garzón, haciendo suya la frase acuñada por el exlíder de IU Julio Anguita—, pero no descarta formar parte de un eventual Ejecutivo de coalición. IU ha negociado ya con el PSOE y ha alcanzado acuerdos en materia social, laboral, de lucha contra la corrupción y contra la violencia de género. El partido mantiene, no obstante, que decidirá su voto en la investidura en función del análisis completo de los acuerdos que el PSOE firme con todas las formaciones. Garzón, anfitrión del encuentro, acudirá a la reunión con cuatro integrantes de la comisión negociadora: dos de IU y dos de Unidad Popular.

Más información