Iglesias marca los tiempos con su propuesta de la vicepresidencia

El líder de Podemos se ofrece como vicepresidente para formar el "Gobierno del cambio"

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y el del PSOE, Pedro Sánchez, comenzarán este fin de semana el diálogo para explorar la hipótesis de un Gobierno tripartito en coalición con IU y presidido por el dirigente socialista. Los contactos entre ambos, paralizados desde hace semanas, se desbloquearon este viernes tras la oferta de Iglesias. Hablarán este sábado o el domingo, en un escenario marcado por la renuncia temporal de Mariano Rajoy (PP) y la nueva ronda de audiencias del Rey.

Rueda de prensa de Pablo Iglesias en el Congreso. Bernardo Pérez / Atlas

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, lanzó este vienes al líder socialista, Pedro Sánchez, un órdago en forma de propuesta de Gobierno, con ministerios y cargos incluidos. Sorprendiendo a propios y extraños, Iglesias se postuló como vicepresidente de un Ejecutivo tripartito presidido por Sánchez y con la participación de IU, y avanzó condicionantes como el referéndum catalán y un reparto de poder que pretenden determinar la negociación entre ambos, que intercambiaron mensajes y se emplazaron a hablar este fin de semana.

Tras reunirse con el Rey, Iglesias hizo su anuncio, gestado en secreto, con una puesta en escena que ya representaba la primera condición. Se ofreció a formar un Ejecutivo “proporcional”, en función de los resultados logrados el pasado 20 de diciembre, rodeado de quienes, en su opinión, deberían ser miembros de ese hipotético equipo de Gobierno: su número dos, Íñigo Errejón, su jefa de gabinete, Irene Montero, la responsable del programa, Carolina Bescansa, el general Julio Rodríguez, la juez Victoria Rosell y Xavier Domènech, el líder de la alianza catalana de Podemos, En Comú Podem.

Iglesias no llegó a reclamar abiertamente todas las carteras que le corresponderían a su núcleo duro, aunque a una pregunta respondió que tal vez sería buena idea darle un Ministerio de la Plurinacionalidad a sus aliados catalanes. Sí enumeró varias áreas que considera fundamentales para este Gobierno. Al frente de todas ellas deberían figurar nombres que “visibilicen el cambio”. Entre ellas estarían los Departamentos de Economía, Defensa, Interior y Justicia y Asuntos Exteriores. El líder de Podemos también ha mencionado como ámbitos de trabajo cruciales como los servicios sociales, educación, sanidad, una reforma de RTVE para garantizar su pluralidad, revertir los recortes y las privatizaciones impulsadas por anteriores Gobiernos.

Iglesias, que antes de las elecciones aseguró en varias ocasiones que no sería nunca el número dos de un Gobierno de Pedro Sánchez, se inclina por apoyar a los socialistas solo si él y su equipo de máxima confianza entran en el Gabinete. “Nosotros tenemos que estar en el Gobierno”, contestó al ser preguntado al respecto. Su objetivo es reunirse con el líder socialista para acordar una serie de medidas para los 100 primeros días de Gobierno dentro de un “plan emergencia social”. En ese plan, dibujado ya en la primera proposición de ley registrada por Podemos y sus alianzas territoriales en el Congreso de los Diputados incluye medidas para frenar los desahucios, acabar con los cortes de luz y gas por falta de recursos y prohibir el copago farmacéutico.

El proyecto de reforma de la Constitución que Iglesias comenzó a esbozar durante la campaña electoral como condición para negociar con las demás fuerzas en el Parlamento también está sobre la mesa. Se trata de cinco cambios constitucionales: reconocimiento en la Ley Fundamental de los derechos sociales, el fin de las puertas giratorias en política, una reforma del Poder Judicial, una revisión de la ley electoral y la “la asunción de la plurinacionalidad y nuevos encajes constitucionales para construir un futuro de convivencia”, lo que supone permitir referendos de independencia en las comunidades autónomas.

Reforma de la Constitución

Iglesias también propondrá a Sánchez, como ya hizo antes del 20-D, su propuesta de referéndum consultivo, que se celebraría en toda España, para saber si los ciudadanos están de acuerdo con acometer una reforma constitucional, Podemos ha centrado casi todo el apartado económico de su programa en la renegociación por un lado de la deuda pública y por otro del objetivo de déficit y en un nuevo sistema fiscal. El hipotético Gobierno que ofreció Iglesias debería hacer bandera de las políticas antiausteridad de otros países europeos. Pero el secretario general de la formación evitó citar al primer ministro griego, Alexis Tsipras, a quien enarboló como modelo, sino a su homólogo italiano, Matteo Renzi, del Partido Democrático.

Más información