Selecciona Edición
Iniciar sesión

Pedro Sánchez se someterá a la investidura el 2 de marzo

El plazo de dos meses para repetir elecciones se inicia el día 3 y los comicios si no hay presidente serían el 26 de junio

Los plazos para la investidura empiezan a correr y tienen fechas concretas: el día 2 de marzo Pedro Sánchez expondrá su programa en el pleno del Congreso; si el 5 no consigue mayoría simple en la segunda votación se pondrá en marcha el reloj legal y el 3 de mayo se convocarían nuevas elecciones para el 26 de junio.

Si Sánchez fracasara en este intento, aún podrían buscar la elección otros candidatos, pero ya con el calendario de los dos meses corriendo inexorable. Si fracasan todos y se repiten las elecciones no habría Gobierno hasta agosto, desde que el 20 de diciembre el actual Ejecutivo entró en funciones.

Pedro Sánchez tiene dos semanas para cerrar un difícil pacto que le permita sacar adelante el apoyo a su investidura. El presidente del Congreso, Patxi López, anunció este lunes que convocará para el día 2 de marzo el pleno en el que el secretario general del PSOE tendrá que presentarse ante el Congreso para intentar ser elegido como séptimo presidente del Gobierno de la España constitucional.

Ahora Sánchez tiene ya la presión de un plazo limitado para lograr ese acuerdo que debe incluir, además, una consulta a los militantes el 28 de febrero y una reunión del Comité Federal del PSOE a continuación para ratificar un posible acuerdo. La incertidumbre sobre la posibilidad de lograr el acuerdo que le permita ser investido es tal que el presidente del Congreso ha establecido la fecha calculando el plazo legal de dos meses para la celebración de nuevas elecciones si fracasan las dos primeras votaciones.

Patxi López hoy en el Congreso. Foto: Uly Martín / Reuters Live

El día 2 de marzo, Sánchez comparecerá en el Congreso y expondrá su programa de investidura. A continuación, intervendrán los portavoces de mayor a menor y, al día siguiente del debate, se producirá una votación para la que se requerirá mayoría absoluta, es decir, 176 diputados. Si no lo consiguiera, tendrá que celebrarse otra votación 48 horas después, el sábado 5 de marzo. En esta segunda ocasión le valdría mayoría simple, es decir, más síes que noes.

Por el momento, el líder del PSOE tiene solo los 90 votos de su grupo; avances en pactos con los dos diputados de IU y los cuatro de Compromís y conversaciones abiertas con Ciudadanos, que tiene 40 escaños. Con Podemos aún no han acordado puntos concretos porque Iglesias se negó a participar en la negociación mientras los socialistas avanzaran con el partido de Albert Rivera. Podemos cambió su posición y aceptó hablar sobre un programa detallado de 98 folios que incluye una estructura concreta para un Gobierno de coalición que el PSOE no asume.

Como el socialista no intenta siquiera la abstención del PP y Mariano Rajoy ya le ha anticipado su voto negativo, precisa superar como mínimo los 123 escaños de los populares, siempre y cuando el resto votara a favor o se abstuviera.

Punto de no retorno

Con este paso, no obstante, Sánchez traspasa el punto de no retorno y se someterá a la investidura aunque no tenga los apoyos suficientes. El propio hecho de presentarse en cumplimiento del encargo que le hizo el Rey el 2 de junio es un movimiento político pensando en el futuro y permite poner en marcha el reloj institucional. Porque si Sánchez tampoco consiguiera la investidura en segunda votación se inicia el plazo de dos meses que prevé la Constitución para celebrar nuevas elecciones. Ese tiempo cuenta desde el día de la primera votación, el 3 de marzo. De ahí la importancia de conocer ya esa fecha. Es decir, el 3 de mayo terminarían los dos meses y las nuevas elecciones si no hay presidente para entonces, serían el domingo 26 de junio.

Marcha atrás sobre la actuación del Congreso

El presidente del Congreso ha dado marcha atrás en su interés por acelerar la actividad en la Cámara y celebrar un pleno antes del de investidura.

En el mes de enero, tras ser elegido presidente, Patxi López mostró su propósito de romper la costumbre y acelerar los trabajos de la Cámara. Incluso, encargó un informe jurídico sobre lo que puede hacer el Congreso. Ahora ha congelado su intención y esperará, al menos, hasta después del 2 de marzo. Este martes hay Mesa y Junta de Portavoces y no está previso convocar pleno. Entre otras cosas, porque las iniciativas calificadas tienen contraindicaciones para la investidura como las que hablan de la unidad de España.

El miércoles sí comparecerá en comisión el ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, para hablar de la cumbre de la UE.

Entre la hipotética segunda votación fracasada y la convocatoria automática de elecciones, pueden celebrarse todos los intentos de investidura que sean precisos. Es decir, en teoría podrían presentarse otros candidatos como Mariano Rajoy, a propuesta del Rey. O, incluso, es posible que el Monarca proponga a candidatos que siquiera sean diputados, porque la Constitución solo exige como requisitos objetivos para el cargo de presidente del Gobierno ser español y mayor de edad.

El cálculo de esa fecha exacta para la hipotética repetición de elecciones explica la decisión sobre el 2 de marzo, que legalmente corresponde en exclusiva al presidente de las Cortes.

López recibió este lunes durante media hora en su despacho a Sánchez antes de anunciar la fecha de investidura. Este martes la comunicará a la Mesa y la Junta de Portavoces y acabará la estrategia del PP de meter presión para intentar agilizar los plazos.

Más información