Selecciona Edición
Iniciar sesión

Pedro Sánchez, tras sus primeros contactos: “Esto empieza bien”

Izquierda Unida advierte de que quien ponga "zancadillas" al líder socialista lo pagará

Coalición Canaria se atendrá al programa para decidir su voto; Nueva Canaria votará por él

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, con Cayo Lara y Alberto Garzón, de IU. EFE ATLAS

Con escasa perspectiva aún, ya que solo se trata de las primeras reuniones con partidos minoritarios, pero la sensación de Pedro Sánchez es de optimismo. “Esto empieza bien”. Esta fue su expresión tras terminar pasadas las ocho de la noche sus primeras reuniones, cara a cara, con cuatro formaciones políticas. “Las fuerzas políticas agradecen que se haya desbloqueado la situación política y todos coinciden en que se ha abierto una enorme oportunidad para crear en España un gobierno progresista y reformista”.

El líder del PSOE aseguró que intentará formar Gobierno "cuanto antes", al ser preguntado por la petición de Podemos y del PP en la Mesa del Congreso de que el pleno de investidura sea en dos semanas y no en un mes, como había anunciado el presidente de la Cámara, Patxi López.

"Tiendo a ser bien pensado y, por tanto, comparto la preocupación del señor [Pablo] Iglesias para que haya cuanto antes un Gobierno que resuelva los problemas de la gente", ha asegurado Sánchez, pero en todo caso las "cosas se tienen que hacer paso a paso". "Que no se le pongan fechas a aquél que ha desbloqueado esta situación", ha pedido el líder socialista.

El secretario general del PSOE ha confirmado que tiene intención de llamar la próxima semana al presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, pero ni siquiera se plantea pedirle la abstención al PP. A Rajoy sí le ha pedido que comparezca en el Congreso para que defienda en el Consejo Europeo del 18 y 19 de febrero una "posición común" acordada por las fuerzas parlamentarias. El líder del PSOE se verá también con los partidos independentistas catalanes, ERC y Democràcia y Llibertat, aunque para transmitirles que no comparte su "hoja de ruta" secesionista. Con quien no tiene previsto reunirse es con Bildu.

Sánchez se ha reunido en su primera jornada de contactos para intentar ser investido presidente del Gobierno con Coalición Canarias, Nueva Canaria, Izquierda Unida y Compromís. El partido valenciano, que se desgajó del grupo “confederal” de Podemos y forma parte del Grupo Mixto, ha sido la última formación en hablar con el secretario general socialista. La vicepresidenta del Ejecutivo valenciano y coportavoz de la formación se ha desplazado a Madrid para estar presente en la reunión. Compromís le ha expresado a Sánchez su voluntad de trasladar el acuerdo de Gobierno valenciano –que está integrado por el PSOE y Compromís y apoyado parlamentariamente por Podemos- al Ejecutivo que el líder del PSOE quiere presidir.

Un Gobierno “plural, conformado según las personas han votado”, ha subrayado Mònica Oltra ante la intención preferente del PSOE de un Ejecutivo monocolor. En esa posible coalición Compromís “no descarta” participar, ha añadido Oltra, algo que condicionará siempre al “qué” para después pensar en el “quién”. Un acuerdo, eso sí, en el que no incluye a Ciudadanos, una formación "que no entra en los parámetros" de ese posible pacto. Joan Baldoví, coportavoz, ha pedido que no haya "miedo" a Gobiernos "de muchos partidos" y ha destacado la "oportunidad histórica" que se presenta.

Izquierda Unida

Izquierda Unida ha salido de su primera reunión con Sánchez con una advertencia para todas las formaciones políticas, pero que se leía dirigida especialmente a Podemos. Quien dificulte ese posible Gobierno de Sánchez perderá credibilidad y eso tendrá repercusión en las urnas en caso de repetirse las elecciones. Lo ha señalado hasta en dos ocasiones el coordinador general de la coalición, Cayo Lara, quien se ha reunido esta tarde junto a Alberto Garzón con el líder socialista. "Quien ponga chinas en las ruedas para que no haya un Gobierno de progreso, va a perder credibilidad ante la opinión pública", ha manifestado Lara. "Quien ponga zancadillas se está equivocando y lo debería de pagar", ha abundado. En su opinión, el país tiene la "necesidad vital" de tener ya un Ejecutivo que afronte los problemas.

Los dirigentes de izquierdas han expresado, como ya hicieran antes del comienzo de las rondas de consultas, que son favorables a un Gobierno progresista, con el objetivo de desalojar al PP del poder. "Nuestro compromiso es firme para que no gobierne el PP", ha asegurado Garzón. No obstante, su posible apoyo a la investidura de Sánchez lo condicionan al programa electoral, que aún no han discutido con Sánchez. La dirección de IU ha aprobado un documento con 16 medidas que pone sobre la mesa para las negociaciones, que incluyen cuestiones como la derogación de las dos reformas laborales (incluida la del PSOE), del artículo 135 de la Constitución o la constitución de una comisión de investigación parlamentaria sobre la corrupción y la financiación ilegal de los partidos.

No importa a IU qué otras fuerzas formen parte o voten a favor de ese posible acuerdo, han señalado, porque lo importante son las medidas concretas. "Vamos a ofrecer nuestro programa y si el día de la investidura Pedro Sánchez ofrece un programa con medidas con las que estamos de acuerdo no nos importará quiénes se abstienen o votan a favor", ha subrayado Garzón. En todo caso, ambos han querido dejar claro que el apoyo se limita, de momento, a la investidura. "Cualquier acuerdo que vaya más allá será en una fase siguiente", han señalado."No tenemos inconveniente en formar parte de un Gobierno, pero irá en función de un programa electoral".

Coalición Canaria

La agenda canaria ha estado en las primeras conversaciones de Pedro Sánchez, con los dos primeros representantes de las fuerzas políticas convocadas con las que el líder socialista quiere contar para su proyecto de investidura. Ana Oramas, portavoz de Coalición Canaria, ha sido la primera dirigente política que se ha reunido con el candidato socialista. A continuación, la entrevista ha sido con Pedro Quevedo, de Nueva Canarias, que fue en coalición con el PSOE y, en coherencia y en principio, apoyará la investidura del político socialista como presidente del Gobierno de España.

Mucha experiencia acumula Ana Oramas en negociaciones con el PSOE y, con independencia del resultado de la negociación, sí se ve en condiciones de afirmar que Pedro Sánchez lo va a intentar "muy en serio". Además de verle con "ganas e ilusión", la identidad de las personas elegidas como equipo de negociación, le hace ver la altura y la trascendencia que tiene para Sánchez esta negociación. La diputada canaria considera a todos ellos dirigentes con gran sentido de Estado y con conocimiento muy profundo de las necesidades del país.

Sí ha sido clara al señalar que no apoyará "en ningún caso" un Gobierno de coalición del PSOE con Podemos, si el resultado final de la negociación fuera esa fórmula. No lo hará porque Coalición Canaria no comparte el modelo de Estado de Podemos. "Cuestión diferente es el programa que pueda presentar Pedro Sánchez para su investidura". El contenido es el que determinará el voto de Ana Oramas, que encabezará la delegación que formará su partido para negociar con el PSOE.

Nueva Canarias

No hay, de entrada, ninguna limitación para el diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo. "Hay condiciones para hacer un Gobierno alternativo al PP, y lo hemos defendido con contundencia estos cuatro años, y creemos que esa alternativa la puede representar hoy Pedro Sánchez", ha señalado Quevedo tras su primera entrevista con el líder socialista. Este político ha elogiado "la valentía" de Pedro Sánchez y Ana Oramas le ha reconocido que intente dar el paso de afrontar la investidura para desbloquear la situación.

Pedro Sánchez se reunirá el jueves con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, y el viernes lo hará con el de Podemos, Pablo Iglesias. El socialista ha cerrado otra cita, para el sábado, con el presidente de los nacionalistas vascos, Andoni Ortuzar.

Más información