Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El Rey concentra en una semana las consultas con 15 partidos del Congreso

ERC rechaza reunirse hasta que reciba a Forcadell, presidenta del Parlamento catalán

Felipe VI cerrará el viernes la ronda de consultas con Iglesias, Sánchez y Rajoy

El Rey ha concentrado en una semana las consultas con los partidos para proponer un candidato a la presidencia del Gobierno y acelera de este modo el proceso para encontrar una salida a la situación de empantanamiento que vive la política española. Los interlocutores del Rey en esta primera etapa de la legislatura serán líderes políticos de todos los partidos con representación parlamentaria que se presentaron a las elecciones generales del 20 de diciembre. Es decir, Felipe VI recibirá a partir de la semana que viene a 15 portavoces de los partidos, logren o no tener grupo propio en el Congreso de los Diputados, tal como regula la Constitución en el artículo 62-d y establece en el 99.

Después de que este jueves el recién elegido presidente del Congreso, el socialista Patxi López, informara a Felipe VI de la constitución de las Cortes y de su configuración, la Casa del Rey ha elaborado un calendario de encuentros con los líderes de estos partidos que arranca el próximo lunes y que, de menor a mayor, irán desfilando por La Zarzuela para despejar su posición sobre las posibles candidaturas.

El partido que menor representación ha obtenido el 20-D, Nueva Canarias, será el primero en ser recibido, en una secuencia de audiencias ascendente en función del número de diputados, de modo que el Partido Popular será el último en visitar el palacio de La Zarzuela. Así, el lunes recibirá, además, a Foro de Asturias y Coalición Canaria-PNC. El martes, a Unión del Pueblo Navarro, Bildu y el PNV, que por razones de agenda adelantó su consulta a cambio de la de Izquierda Unida, que acudirá el finalmente el miércoles. Lo hará junto con En Marea-Podemos y Democràcia i Llibertat. El jueves será el turno de Compromís-Podemos, En Comú Podem y Ciudadanos. Y, finalmente, el Rey recibirá el viernes a Podemos, el PSOE y el PP.  Entre otros representantes, acudirán el líder del PP, Mariano Rajoy; el del PSOE, Pedro Sánchez; y el de Podemos, Pablo Iglesias.

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) no acudirá a La Zarzuela. El Congreso le pidió el nombre del representante para comunicarlo a la Casa del Rey, pero no recibió ninguna respuesta por parte del partido. Fuentes parlamentarias de ERC han explicado que no irán a entrevistarse con el Rey hasta que reciba a la presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, cuya propuesta de visita a Felipe VI fue rechazada por la Casa del Rey.

Según marca la Constitución, el Rey recibe a los representantes de las formaciones con representación, no a los grupos parlamentarios, que cuentan con cinco días hábiles desde la constitución del Congreso para formarse.

Cada partido y no el Rey decide quién o quiénes acudirán a estos encuentros. En ese sentido, Podemos también enviará a la audiencia a los tres representantes de sus candidaturas territoriales: En Comú Podem, de Cataluña; Compromís-Podemos, de la Comunidad Valenciana; y En Marea, de Galicia. Ni siquiera es requisito imprescindible para ser recibido tener el acta de diputado, una circunstancia que ya se dio cuando el rey Juan Carlos recibió al presidente de un partido que no había concurrido a las elecciones.

El mecanismo de elección

A partir de este momento, la legislatura más incierta de la reciente democracia española activa los mecanismos para tratar de encontrar una salida a la compleja situación planteada por la fragmentación electoral. El hecho de que ningún partido haya obtenido una mayoría suficiente para gobernar y que las alianzas entre ellos planteen muchas dificultades intensifica la relevancia del Rey en estos encuentros para los que la ley no establece ningún plazo.

Tras la ronda de consultas, el Rey mantendrá un nuevo encuentro con el presidente del Congreso para comunicar su decisión sobre cuál es el candidato mejor posicionado para someterse a la investidura, que en teoría es el del partido que más escaños ha obtenido, aunque en el proceso puede quedar desplazado por el que reúna más apoyos de la Cámara para formar Gobierno.

El presidente del Congreso, una vez reciba la propuesta de Felipe VI, convocará a la Junta de Portavoces para decidir la fecha a la sesión de investidura. Si el aspirante ese día no logra la mayoría absoluta (176 votos), se sometería dos días después a una nueva votación en la que para ser presidente le bastaría obtener más votos a favor que en contra.

Si tampoco así logra ser investido, el Rey realizará nuevas consultas para proponer al presidente del Congreso otro candidato. En el caso de que no obtenga la confianza de la Cámara, transcurridos dos meses desde la primera votación de investidura, Patxi López sometería a la firma del Rey el decreto de disolución de las Cortes y se convocarían nuevas elecciones.

Más información