Selecciona Edición
Iniciar sesión

El Congreso prevé celebrar el debate de investidura a principios de febrero

Son cálculos no oficiales y pendientes del trámite de audiencia del Rey con los partidos

ampliar foto

El Congreso de los Diputados prevé poder celebrar el debate de investidura en la primera semana del mes de febrero. Son cálculos no oficiales y pendientes del trámite de audiencia del Rey con los responsables de los partidos, pero esta es la previsión con la que trabajan los nuevos miembros de la Mesa y los portavoces de los principales partidos.

Por un lado, el Rey se ha fijado una semana para ese trámite de audiencia y la semana siguiente podría emplearse para posibles negociaciones. Si fuera así podría convocarse luego el debate, con la comparecencia del candidato a presidente y la votación. Si no fuera posible lograr la mayoría absoluta, a las 48 horas se celebraría la segunda elección en busca de la mayoría simple.

Si dos meses después de la primera votación no hay presidente se convocarían nuevas elecciones. Es decir, si se cumplen esos cálculos los comicios se convocarían a principios de abril y se celebrarían 54 días después.

En paralelo, la Mesa del Congreso ha mantenido este viernes su primera reunión para poner en marcha el funcionamiento de la Cámara. Por ejemplo, se ha establecido para el próximo día 19 el plazo para que se comunique la petición de creación de grupos parlamentarios. Está previsto que lo pidan PP, PSOE, Ciudadanos, PNV, Podemos, En Comú Podem; Compromís-Podemos-És el Moment y En Marea, ERC e IU. El día 20 a las once de la mañana se reunirá la Mesa para decidir.

En principio, los representantes en la Mesa de PP, PSOE y Ciudadanos son partidarios de solo admitir un grupo vinculado a Podemos y de ser flexibles para que lo tengan DL (antes Convergencia) y ERC, aunque no cumplan el 15% de voto en cada circunscripción. Es decir, el PP aceptará que los independentistas tengan voz en el Congreso, como ha hecho el PSOE en el Senado con la cesión de senadores.

La Mesa dará tres días para que el que quiera presente propuestas alternativas. Es decir, que si se rechaza alguna petición puedan reformularla buscando otras opciones.

El órgano de gobierno de la Cámara, además, pedirá un informe a los servicios jurídicos del Congreso para saber qué se puede hacer hasta que no haya Ejecutivo. Hasta ahora, en todas las legislaturas se esperó a la investidura, pero esta vez Podemos, PSOE y Ciudadanos han presentado ya iniciativas, algunas de ellas como proposiciones de ley, para que se debatan y hay voluntad de iniciar los trabajos parlamentarios.

Existen algunos obstáculos, como la obligatoriedad de pedir un informe al Gobierno sobre las propuestas de reformas legales, y siempre se ha considerado que había que esperar a que no esté en funciones.

En lo que sí coinciden todos los miembros de la Mesa es en que no es posible ejercer la labor de control al Gobierno mientras no se supere la investidura. Se estima que no se puede ejercer ese control sobre un Ejecutivo en funciones.

Hay dudas sobre la creación de comisiones, imprescindibles para la actividad de la Cámara, sobre todo la legislativa, porque suelen ser simétricas a los ministerios para favorecer el control al Gobierno.

Más información