Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El Rey rehúsa recibir a la presidenta del Parlamento de Cataluña

Zarzuela exige a Forcadell una comunicación por escrito de la investidura de Puigdemont

El Rey no recibirá a la presidenta del Parlamento de Cataluña, Carme Forcadell, para que le comunique la investidura del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. Por deseo de la Casa del Rey, la comunicación se hizo el lunes por correo. Aducen desde Zarzuela que la recepción de la presidencia de la cámara catalana es una mera costumbre que ya se ha roto en el pasado y que de ningún modo es preceptiva ni figura en ley alguna. El trámite se produjo después de que la Secretaría General de la Casa del Rey remitiera al Parlament una nota en la que requería que la elección le fuera comunicada “por escrito”.

En el comunicado de La Zarzuela, el secretario general, Domingo Martínez Palomo, señala: “Con la finalidad de cumplir los trámites establecidos en la Constitución y en el Estatuto de Autonomía de Cataluña agradeceré que la comunicación oficial de la presidenta del Parlamento a Su Majestad el Rey se realice por escrito, a través del jefe de la Casa [Jaime Alfonsín]”.

Según el Parlamento catalán, la presidenta Forcadell solicitó el domingo a La Zarzuela “por los conductos habituales” una audiencia con el Rey para comunicarle el lunes, “de manera presencial”, la investidura del nuevo presidente de la Generalitat. Esta primera comunicación se hizo por vía telefónica, “como se ha hecho siempre desde 1980”, explicaron estas fuentes.

El entorno de Forcadell considera que la comunicación de la Casa del Rey supone un rechazo a que la presidenta de la Cámara catalana cumpliese con un trámite que ha sido tradicional en cada elección del máximo representante de la Generalitat. Con todo, también admiten que la anterior presidenta del Parlament, Núria de Gispert, tampoco fue recibida por Juan Carlos I en 2012 tras la elección de Artur Mas, al encontrarse convaleciente en una de sus intervenciones.

Fuentes de la Casa del Rey señalaron que la recepción del presidente de la Cámara catalana antes de la toma de posesión del presidente de la Generalitat es una tradición “no siempre cumplida”, pese a que las comunidades históricas suelen hacer esta comunicación en persona.
Forcadell estaba preparada para acudir a primera hora de el lunes a Madrid y cumplir con el formalismo. Fuentes de su entorno expresaron su “sorpresa” por la situación creada. Sin embargo, la propia Forcadell admitió que no era necesaria una notificación presencial para cumplir la normativa y que basta con una comunicación escrita.

Pese a esta polémica, Puigdemont tiene previsto tomar posesión del cargo a las siete de la tarde de este martes. El acto empezará con una breve intervención de Mas, a quien le seguirá la presidenta del Parlament, que hará la lectura del decreto de nombramiento. A continuación, se le impondrá a Puigdemont el distintivo del cargo, y el acto finalizará con un discurso del nuevo presidente. Todo esto depende de que el Boletín Oficial del Estado publique este martes el nombramiento del nuevo presidente de la Generalitat firmado por el rey Felipe VI.

El hermano de la imputada

La Candidatura de Unidad Popular (CUP) no concibe comunicar al "hermano de la imputada (Infanta Cristina)" el nombramiento del nuevo presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

El diputado de la CUP, Benet Salellas, ha asegurado que Felipe VI y Carme Forcadell son las dos caras de una "misma moneda". Forcadell representa a un "parlamento democrático y soberano" mientras el monarca es el "hermano de una imputada de la Casa Real por corrupción".

Salellas también ha aprovechado para criticar al presidente del Gobierno en funciones Mariano Rajoy por querer dar lecciones de democracia, cuando es el máximo representante de un partido que también está imputado en el mismo caso que la hermana del Rey.

Más información