Rajoy fía su pacto de Gobierno con Sánchez a que el PSOE rectifique

El presidente rectifica y ve ahora "aconsejable" acudir al Congreso a informar sobre el acuerdo europeo

El presidente en funciones, Mariano Rajoy, este martes. FOTO: EFE / VÍDEO: ATLAS

El presidente en funciones, Mariano Rajoy, esperará a conocer el resultado de la reunión que este miércoles mantendrán el líder del PSOE, Pedro Sánchez, y el de Podemos, Pablo Iglesias, y las citas que podrían continuar durante esta semana para llamar al secretario general socialista y reiterarle su oferta de un acuerdo de Gobierno. Durante una entrevista en Onda Cero, Rajoy ha asegurado este martes que no tendría sentido llamar a Sánchez antes, si ya tiene prevista una reunión para intentar formar un Ejecutivo con Podemos. El líder popular ha confiado todas las posibilidades de ese acuerdo solo a que el PSOE sea "pragmático" y rectifique la posición que adoptó su Comité Federal en diciembre contra facilitar cualquier apoyo al PP.

Rajoy ha avanzado que volverá a plantear en esa futura cita un acuerdo de gobernabilidad a Sánchez, aunque concedió que no con grandes esperanzas de éxito y casi como una mera formalidad para cubrir etapas antes de la repetición de las elecciones:  "Si el PSOE pretende conformar un Gobierno con Podemos, el PP no pinta nada". El líder popular aceptó que la situación política bloqueada desde el 20-D apenas no ha cambiado, aunque apuntó que él esgrimirá ahora como "un argumento muy bueno" para retomar la idea de la gran coalición "que cada vez queda menos tiempo para que se convoquen las elecciones y él [Pedro Sánchez] ha intentado formar Gobierno y no lo ha conseguido".

En esa misma línea reiteró que, según su criterio, solo queda una opción posible, que es la que él ha planteado desde el primer día, y que es la que él cree "más respetuosa con el resultado electoral, la que creo que quiere la mayoría de la gente y la que más se lleva en Europa".

El control al Gobierno

El presidente en funciones ha ratificado su criterio "razonable, sensato y avalado por lo ocurrido hasta ahora desde 1977" de que el control del Congreso a un Ejecutivo en funciones "no tiene ningún sentido" y ha advertido de que su próxima comparecencia en fecha aún por determinar por la Junta y la Mesa de la Cámara para hablar del acuerdo de la UE sobre refugiados querría que fuera meramente "informativa".

Rajoy ha señalado que acudirá al Congreso para explicar el citado acuerdo para desarrollar la participación de España en esa cumbre y ha rechazado que eso se pueda considerar ahora una rectificación ante su posición expresada varias veces de que no debía comparecer para ser controlado por una Cámara que no ha refrendado aún a este Gobierno. Rajoy sabe que le espera, en cualquier caso, una comparecencia seguramente crítica y con todo tipo de posiciones políticas, pero se ha parapetado tras el argumento de que ahora sí se dan "circunstancias extraordinarias" que hacen "aconsejable" acudir a explicar que ha cumplido y "hecho caso" al mandato que le dio el Parlamento en este tema.

El líder del PP no comparte la intención de la oposición de pedir la mediación del Tribunal Constitucional sobre esta polémica y no entiende que esta "disquisición" sobre quién y cómo se controla a un Ejecutivo en funciones sea ahora uno de los problemas más importantes del país.

Sobre la complicada situación política y electoral del PP, a la baja en muchos territorios y tras haber perdido mucho poder, Rajoy la justificó no en su mala gestión o capacidad de liderazgo, sino en lo difícil que ha sido gestionar esta legislatura y en lo que tardan en apreciarse algunas medidas económicas adoptadas. Sobre la decisión que debe anunciar el presidente del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, este sábado sobre su futuro político, el líder popular solo avanzó que espera que "tome una decisión buena para él y para su partido" y se quedó con esa frase que puede entenderse como otra presión para que se quede y repita como candidato a la Xunta.

Rajoy se volvió a manifestar con "ganas y fuerza" y sensación de ser "útil" para su partido de cara al debate sobre su candidatura es buena en estos momentos para el PP y ante una posible repetición de las elecciones y abogó por proceder en el partido bajo la idea de "hacer amigos por la vía de la ampliación y no de la sustitución". Fue ahí cuando habló de que "tener experiencia es algo positivo" y ensalzó como "la mejor forma de funcionar" la combinación de "los más veteranos con los noveles" que se da ahora en el PP con la nueva generación de los vicesecretarios nombrados hace menos de un año para rejuvenecer la cúpula y a los que llamó: "Los [Javier] Maroto, [Pablo] Casado, Eva [Andrea] Levy y [Fernando Martínez] Maillo".

El presidente del PP admitió que no conoce con detalle los pormenores diarios del partido que dirige y asumió que no sabe ni el nombre del instructor nombrado por el Comité Nacional de Derechos y Garantías que instruye la investigación sobre los concejales y asesores del grupo municipal en Valencia que han sido suspendidos de militancia por el caso Taula de financiación irregular de una campaña electoral. El PP nominó hace un par de semanas instructor de esa investigación interna al diputado por Albacete Francisco Molinero Hoyos.

Más información