Selecciona Edición
Iniciar sesión

Rajoy rectifica y pide comparecer en el Congreso para hablar de la UE

El Gobierno se adelanta a la decisión que iba a tomar este martes la Junta de Portavoces

Mariano Rajoy, en un mitin este mes de marzo. B. PÉREZ / ATLAS

El Gobierno ha rectificado radicalmente y Mariano Rajoy ha pedido comparecer ante el pleno del Congreso para explicar los dos últimos consejos europeos. El Ejecutivo ha registrado a última hora de la tarde de este lunes, media hora antes de cerrarse el plazo, un escrito en la Cámara en el que asegura: "Tengo el honor de solicitar a V. E., en nombre del Gobierno, la comparecencia del presidente del Gobierno en funciones, ante el pleno del Congreso de los Diputados, para que, de forma extraordinaria por la urgencia de la materia y por encontrarse en funciones, informe sobre el contenido de los asuntos tratados en el Consejo Europeo celebrado en Bruselas los días 17 y 18 de marzo".

En realidad, lo que hace es adelantarse a que este martes todos los demás partidos iban a forzar esa comparecencia y evitar un plantón del presidente al pleno. Hasta ahora, La Moncloa aseguraba que se negaba a esa comparecencia porque no puede rendir cuentas al nuevo Congreso. De hecho, ya el ministro de Defensa dio plantón a la Cámara y se presentará un conflicto de atribuciones ante el Tribunal Constitucional contra el Gobierno.

Por eso, este escrito supone un giro del Ejecutivo en el pulso que mantiene con el Congreso de los Diputados. Los demás grupos parlamentarios han ganado esa batalla política y se abre la puerta a nuevas comparecencias de miembros del Gobierno.

No obstante, el secretario de Estado de relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, aseguró a este periódico que no hay rectificación y que solo se refiere a este caso excepcional, por la ley que obliga a dar cuenta de las cumbres europeas. Explica Ayllón que se mantiene el rechazo a someterse al control ordinario del Parlamento.

El Congreso tenía previsto este martes citar para el miércoles 6 de abril al presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, para que dé cuenta ante el pleno de los dos últimos consejos europeos. Todos los grupos parlamentarios, salvo el PP, lo iban a proponer así en la Junta de Portavoces, una vez que la petición fue calificada ya en la Mesa la pasada semana.

El Gobierno se oponía a esta comparecencia por entender que el actual Congreso no puede someter a control al Ejecutivo en funciones, a pesar de que ley obliga a dar cuenta de las cumbres europeas. De hecho, Rajoy no dio cuenta de la anterior cumbre europea, la que trató de las condiciones para cambiar la situación de Reino Unido en la UE.

En principio, la decisión de La Moncloa era no acudir al pleno como ya hizo el ministro de Defensa, Pedro Morenés, cuando fue citado ante una comisión del Congreso. Los grupos, en todo caso, iban a intervenir desde la tribuna.

Ahora se abre la puerta a que el Gobierno ya no pueda frenar otras peticiones de comparecencia de ministros como la del de Economía, Luis de Guindos, solicitada por el PSOE para dar cuenta del Plan de Estabilidad que presentará ante la UE.

Por esa negativa, todos los grupos, salvo el PP, quieren que el Congreso lleve al Gobierno ante el Tribunal Constitucional. La petición de los grupos será estudiada este martes en la Mesa y la Junta de Portavoces con la intención de que se debata y apruebe en el pleno del día 6.

El PP intentará retrasarlo una semana porque no han transcurrido las 48 horas pertinentes entre la calificación en la Mesa y la aprobación en la Junta de Portavoces. No obstante, el resto de grupos asegura que hay innumerables precedentes en la anterior legislatura en los que no se agotó este plazo. En todo caso, el presidente del Congreso, Patxi López, podría hacer que lo calificara la Mesa y convocar para el jueves una nueva reunión de la Junta de Portavoces para salvar así el escollo de los plazos alegado por el PP.

Los grupos quieren también aprobar el cupo de preguntas de cada uno para las sesiones de control al Gobierno, que se celebrarían en contra del PP y del Ejecutivo en funciones. Intentarán que puedan iniciarse esas sesiones el mismo día 6, pero en ese caso hay dudas por los plazos. Es decir, que es posible que tengan que posponerse una semana.

En todo caso, todos los grupos han pactado un reparto de los cupos de preguntas al margen del PP, que se opone radicalmente a someter al Gobierno a control parlamentario.

En el reparto pactado al PP le corresponderían nueve preguntas; el PSOE siete; a Podemos cinco; a Ciudadanos tres y al resto de grupos una a cada uno.

Más información