Selecciona Edición
Iniciar sesión

El PP aplaza abrir más su partido hasta aclarar si Rajoy sigue gobernando

Arenas lanza un mensaje de "unidad interna para evitar el suicidio" en "la hora de la verdad"

Javier Arenas, vicesecretario de Política Autonómica del PP. FOTO: PACO PUENTES / VÍDEO: ATLAS

Unidad interna, paciencia para administrar los tiempos y tino para fijar prioridades. Esa fue la agenda que la dirección del PP marcó este lunes a las inquietas bases y los desconcertados cuadros del partido, que miran de reojo el calendario y ven que la situación política no se desbloquea. Rajoy oficializará este martes esa ruta ante la cúpula del PP en “la hora de la verdad” de la negociación para seguir en el Gobierno. El PP ha decidido así aplazar todos sus cambios internos, de funcionamiento y liderazgo, hasta saber si Rajoy continúa en La Moncloa.

“Esto es lo que nos espera en los próximos meses. Si lo hacemos unidos, nos irá muy bien. Los partidos que se dividen inician su camino al suicidio político. Mucha unidad, mucha primera persona del plural, nosotros, nosotros, nosotros y nosotros. La clave está en la actitud que tengamos, en la administración de los tiempos y en no equivocar las prioridades. Nuestro partido es importantísimo, pero por encima de nuestro partido está España y los españoles”, fue la proclama final que introdujo este lunes Javier Arenas en su discurso en Málaga ante la Interparlamentaria del PP andaluz.

Javier Arenas no es solo uno de los cinco vicesecretarios nacionales del PP que arropan a Rajoy en los maitines semanales, que recuperó el líder popular tras el batacazo electoral hace casi un año de las municipales y autonómicas. Es su alter ego, al que invita a los mítines más importantes o simbólicos, en Pontevedra o Cataluña, con el que comparte vacaciones en Doñana o al que confía los encargos más delicados, porque sigue siendo una de las figuras menos cuestionada por los dirigentes territoriales o las nuevas y escaldadas hornadas, que le piden consejo.

El PP le preparó este lunes un acto a Arenas para que dijera un par de cosas hacia afuera y algunas también en clave interna.

Arenas, que fue secretario general del PP en los peores momentos de los ataques y asesinatos de ETA a sus ediles en Euskadi, rememoró este lunes aquellos pasajes para equipararlos casi con los momentos difíciles que se viven ahora en el partido y para llamar a la resistencia: “El PP es un partido maduro que no se equivoca ni en los tiempos ni en las prioridades. Ahora lo que toca primero, al 100%, es asegurar el Gobierno y la estabilidad de España y luego ya vendrá recuperar las mayorías amplias de los últimos años”.

Por si quedaba alguna duda de la profundidad del mensaje, Arenas insistió en la idea de que no se producirán cambios en el PP, ni en los liderazgos ni en los métodos de trabajo, hasta después de que se haya aclarado la gobernabilidad del país o tras las nuevas elecciones previstas para el 26 de junio: “Esos son los tiempos y seguramente todos estaríamos de acuerdo en que las cuestiones participativas internas y hacer el partido más abierto y participativo no son las más difíciles”.
El PP ha postergado de hecho, por mandato expreso de Rajoy, la celebración tanto de su congreso nacional (que debía haberse celebrado) y de la mayoría de los regionales hasta despejar el panorama político. Solo se han consentido algunas excepciones, y particularmente la de Galicia, que debe enfrentarse a unas elecciones autonómicas en otoño.

Nadie relevante en el PP ha cuestionado en público aún la candidatura de Rajoy, que se da por hecha si se repiten elecciones. Responsables populares de distintas regiones, como en Madrid, Andalucía o Baleares, sí han demandado a la dirección nacional que empiecen a estudiar hacia el futuro fórmulas para cambiar tanto los sistemas de elección de candidatos por algo muy similar a las primarias y por abrir las puertas de la organización a más debates internos y mayor participación de los militantes.

Culpar a Sánchez del bloqueo

Rajoy, que regresó este lunes tras casi una semana de vacaciones en Doñana, retomará estos días su idea de llamar y citar a Pedro Sánchez para volver a proponerle un Gobierno conjunto con él como presidente. Será casi una formalidad. Nadie espera en el PP realmente que Sánchez permita ahora esa coalición y, menos aún, tras confirmarse su deseo de postergar el congreso del PSOE para discutir su propio liderazgo. Tras casi 100 días de parálisis, el PP se prepara para achacar a Sánchez la culpa del bloqueo.

Más información