Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Podemos presiona a Sánchez con el conflicto interno del PSOE

El partido recuerda al líder que Susana Díaz puede disputarle el liderazgo y solo tendrá una ocasión para ser presidente

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, en el Congreso de los Diputados.

Podemos mira con atención la lucha interna en el PSOE al igual que los socialistas han vigilado la crisis del partido emergente. Ambas formaciones afrontan conflictos que pueden influir en la negociación que esperan reabrir esta semana con la cita entre los dos líderes. Podemos confía en que el temor a una posible candidatura de Susana Díaz para liderar el PSOE lleve a Sánchez a girar a la izquierda, y le presiona recordándole que solo tendrá una oportunidad para ser presidente.

Podemos está muy atento a los movimientos internos en el PSOE. En la cúpula de la formación tienen muy presente que, si no se desconvoca, el congreso para renovar la dirección del PSOE será el 8 de mayo, de forma que los candidatos a la secretaría general tendrán que presentar su candidatura dentro de solo quince días, entre el 11 y el 15 de abril. Y en función de ello puede cambiar mucho el escenario. El posible paso adelante de la presidenta andaluza, Susana Díaz, inquieta en Podemos, pero también da vuelo a su esperanza de que Pedro Sánchez cambie la estrategia que le ha ligado a Ciudadanos y haga lo posible en los próximos días para lograr un acuerdo con su formación. El partido emergente aprovecha también la lucha interna por el liderazgo del PSOE para presionar a Sánchez. “Sabe que su futuro político pasa por conseguir la presidencia del Gobierno”, aseguró ayer Teresa Rodríguez, secretaria general de Podemos Andalucía.

Sánchez “está entre la espada y la pared por su propio partido, que le mueve la silla, entre ellos la presidenta de la Junta, Susana Díaz”, incidió Rodríguez en una entrevista en Europa Press. “Tiene una situación difícil, o es presidente del Gobierno o se retira de todo, esas son sus presiones”, prosiguió. La líder andaluza insistió en el mensaje que el partido quiere trasladar al líder del PSOE: que mire hacia ellos porque solo tiene una bala para ser presidente, ya que si fracasa su partido no le dejará volver a intentarlo. “Desde Andalucía tenemos muy claro que Sánchez se juega su futuro”, apuntó Rodríguez, porque “habrá en su partido quien lo desautorice si no consigue el Gobierno”. Esto es, Susana Díaz.

La portavoz de En Marea, la alianza gallega de Podemos, Alexandra Fernández, desveló que el partido confía en que esa presión interna al líder del PSOE le haga “reconsiderar” su estrategia, que ha pasado en los tres meses posteriores a las elecciones por vincularse a Ciudadanos, con un detallado pacto de 200 medidas que fue rechazado por el resto de fuerzas —salvo Coalición Canaria— en la investidura fallida de Sánchez.

Errejón tendrá que romper su silencio

Podemos presiona al PSOE con su conflicto interno pero aún no ha cerrado el suyo propio. Tras diez días de silencio de protesta por la destitución de su mano derecha, el 'número dos' de Podemos, Íñigo Errejón, no tendrá más remedio que volver a la actividad pública y pronunciarse esta semana. Se espera también que el destituido secretario de Organización, Sergio Pascual, dé su versión de los hechos. Los distintos sectores confrontarán en el Consejo Ciudadano del sábado.

El posible relevo del liderazgo del PSOE también preocupa en Podemos. Como expresó Fernández, creen que la presidenta andaluza representa “la cara más conservadora del PSOE”, sobre todo en lo que respecta al modelo territorial, por lo que el acuerdo con los socialistas sería todavía más complicado en caso de que ella dirigiera el partido. Ese temor recorre Podemos y es otro de los elementos que pesarán en las negociaciones que reabren Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en la reunión que mantendrán este miércoles. Una de las claves del proyecto de Podemos son sus alianzas territoriales con fuerzas que defienden el llamado “derecho a decidir” y que en España hay más naciones que la española. “Existe una realidad plurinacional, problemas territoriales que solo se van a resolver con más democracia, no escondiéndolos debajo de la alfombra como propone Susana Díaz”, dijo la portavoz de En Marea a EP.

Podemos tiene que decidir además qué está dispuesto a ceder para lograr un acuerdo con el PSOE. El cofundador del partido Juan Carlos Monedero alerta del riesgo de entrar en un Ejecutivo “con un PSOE cojo, donde el secretario general está cuestionado por una parte de su partido, cargando con el lastre de Ciudadanos y en un contexto donde Bruselas va a exigir un recorte de 10.000 millones”. Cree que sería un Gobierno “fallido” si no hay garantías de que se cumplirá lo pactado, de que Ciudadanos no marcará la impronta del Ejecutivo y si no hay la voluntad firme de decirle a Bruselas no a los recortes. “Pese a todo hay que intentarlo, porque es lo que piden 11 millones de españoles”, señala a EL PAÍS. "Si Sánchez es valiente irá a un Gobierno con Podemos, que es lo que quiere una buena parte de las bases del PSOE. Si se deja marcar la senda por los barones y Felipe González hará lo que el SPD con Merkel en versión española. Esto es, algún tipo de acuerdo con la derecha", concluye.

Más información