Selecciona Edición
Iniciar sesión

Rivera da por acabada la etapa de Rajoy: “Es tiempo de acción y coraje”

El candidato de Ciudadanos defiende su acuerdo con el PSOE y pide al PP que se sume para llevar a Sánchez a la Moncloa

Albert Rivera hoy durante su intervención en el Congreso. Luis Sevillano

Albert Rivera, que ha firmado un acuerdo de gobierno con el PSOE, ha debutado en el Congreso de los Diputados dando por terminada la vida política de Mariano Rajoy y cerrando cualquier posibilidad a firmar un pacto con el PP mientras lo dirija el presidente en funciones. No es una distinción menor. Entre gritos de "¡traidor!", el líder de Ciudadanos ha tendido la mano al partido que ganó las elecciones mientras se la retiraba a Rajoy, al que ha acusado de tibieza frente a la corrupción y de carecer de una agenda regeneradora. "Invito a los votantes y dirigentes del PP a tener coraje y valentía", ha dicho Rivera, que así ha incitado a este partido a deshacerse de su candidato. 

"¿Me puede dar al menos una razón para que usted lidere este nuevo tiempo político si no quiere hacer nuevas reformas?", ha preguntado el presidente de Ciudadanos, que necesita que el PP se abstenga para hacer viable su pacto para que Pedro Sánchez llegue a La Moncloa. "Súmense", ha pedido. "Creo que no es creíble para liderar esta nueva etapa política. Usted desprecia que España tenga que ser reformada", ha recalcado. "No es tiempo de decirle no al Rey, no es tiempo de pereza, de pasar palabra. Es tiempo de acción. Invito a los votantes y dirigentes del PP a tener coraje y valentía. Todos nosotros somos los que tenemos que arreglar este país. Pido respeto para una acuerdo que representa a nueve millones de votantes y que respeta a los siete millones de votantes del PP". Como colofón, Rivera ha recordado los casos de corrupción que afectan al partido que ganó las elecciones: "Rajoy no puede ser el azote contra la corrupción".

La intervención del líder de la formación emergente ha generado murmullos y contestaciones desde la bancada del PP, donde se ha interpretado su petición de que los dirigentes del partido tengan "coraje" como una invitación a desplazar a Rajoy. Ha habido gritos de "¡hemos ganado las elecciones!". Exclamaciones de "¡traidor!". Y, finalmente, la intervención del propio Rajoy, que ha pedido la palabra. "Si usted quiere darle sus votos al PSOE, lo respeto, pero el PP no se ha presentado a las elecciones para hacer presidente al señor Sánchez", ha contestado el candidato del PP. Rajoy ha abandonado luego el Hemiciclo, sin esperar a la contestación del líder de la formación emergente.

"Hemos escogido el camino difícil, pero es, sin duda, el correcto", ha asegurado Rivera, parafraseando al expresidente Adolfo Suárez. El presidente de Ciudadanos ha afrontado en catalán y castellano un discurso complicado. Tras ofrecerse como mediador entre los dos partidos tradicionales, su pacto de gobierno le ha identificado con el PSOE y le ha separado del PP. Así, este miércoles ha defendido que ha firmado el acuerdo porque recoge el grueso de su agenda política, independientemente de que lo encabece Sánchez, y le ha tendido la mano al PP, pero no a Rajoy. De hecho, el líder de Ciudadanos se ha mostrado abierto a sumar nuevas medidas al pacto que ha firmado con el PSOE para así atraer los votos suficientes para hacer presidente al candidato socialista.

La Transición. Los hombres de Estado. El tiempo de los acuerdos. Albert Rivera ha evocado a los políticos que trajeron la democracia a España para defender la necesidad de que el PP y el PSOE pacten la formación del Gobierno. "Lo que nos piden los españoles hoy es que como mínimo nos parezcamos un poquito a los hombres y mujeres que estuvieron a la altura de las circunstancias", ha dicho el líder de Ciudadanos, que sabe que su acuerdo de Gobierno con Pedro Sánchez quedará en papel mojado si no se abstiene la formación de Rajoy. 

"A mí me importa menos quién es el presidente de España, y me importa más España", ha recalcado. "Dejen de pelearse por las sillas y peleen por los españoles. Dejen de pelear por sus siglas, y empiecen a pensar en el conjunto de españoles", ha seguido. "A los que les dé pereza dialogar les vienen tiempos muy oscuros, muy difíciles. Nadie va a ganar. Todos vamos a tener que ceder. Aquí, como en la Transición, no habrá ni vencedores ni vencidos", ha asegurado Rivera. "Súmense", le ha pedido al PP. "Lo mejor que puede pasarle a España es que haya cambio, pero también diálogo. ¿Alguien de ustedes tiene mayoría absoluta? ¿Verdad que no? Pues a ver si somos un poco más humildes y dejamos de hablar desde la arrogancia y la superioridad".

El presidente de Ciudadanos ha vivido la jornada con tensión. Tomando notas. Departiendo con Juan Carlos Girauta y Toni Cantó. Gesticulando en su bancada: sonrisas y muestras de incredulidad han distinguido una mañana en la que ha sido la diana preferida de Mariano Rajoy y Pablo Iglesias, que le han atacado por apoyar al candidato socialista. El presidente en funciones ha tildado de “vodevil a dos bandas” el acuerdo entre PSOE y Ciudadanos. Iglesias ha descrito a su partido como “la naranja mecánica” y le ha acusado de ser una “marioneta de los poderosos”.

“¡Qué morro tienes!”, le ha contestado Rivera a Iglesias mientras se tocaba la cara con una mano, ejemplificando que consideraba que la actitud del líder de Podemos era la de un caradura. También le ha lanzado un dardo: "Señor Iglesias, llámeme revolucionario, pero hemos pensado que un economista de la London School of Economics era mejor para llevar la economía que el señor Monedero". En ese momento aún no había llegado el turno de su discurso. Este ha marcado un antes y un después en la trayectoria de Ciudadanos: mano tendida al PSOE y mano tendida al PP... pero sin Rajoy.

Más información