Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Pedro Sánchez apela a todos los partidos para evitar nuevas elecciones

Podemos rechaza la última oferta del candidato socialista para su abstención en la investidura

 Atlas

Pedro Sánchez afronta este martes el debate de investidura sin expectativa de alcanzarla al quedar lejos de la mayoría absoluta que necesita. El líder socialista subirá a la tribuna del Congreso con el apoyo de sus 90 diputados y los 40 de Ciudadanos, pero llamará a la responsabilidad de las fuerzas políticas para “permitir un gobierno de cambio” y evitar repetir las elecciones. Sánchez presentó este lunes propuestas para la negociación a Podemos, sus alianzas territoriales, Compromís e IU, que las rechazaron con prontitud. El candidato intentará convencerles para la última votación del viernes que solo requiere más votos a favor que en contra.

A las cuatro y media de la tarde, el candidato propuesto por el Rey para intentar ser investido presidente del Gobierno desgranará un programa de gobierno con los ejes que le han servido de base para negociar con Ciudadanos y también con el resto de los partidos. Los contenidos deberían ser asumibles para un amplio espectro, según la visión del aspirante a la presidencia, Pedro Sánchez.

La apelación a “la responsabilidad” de las fuerzas políticas será el hilo conductor de su intervención, en el que sostendrá que hay base programática para el acuerdo. Esa responsabilidad la invocará para “que haya un Gobierno de cambio” y “evitar nuevas elecciones”, informan en el entorno del candidato. El programa que desgranará será punteado continuamente por los apellidos de “progresista y reformista”.

El clima político, de momento, no es receptivo a esa apelación, como este lunes quedó de nuevo demostrado. Horas después de recibir la nueva oferta del PSOE, Pablo Iglesias dejó claro que Podemos ni se plantea recoger el guante para negociar con los socialistas. Pese a que las coincidencias con Podemos son más evidentes en esta nueva redacción, no aportan novedad. Lo comunicó públicamente, a través de Twitter: “El PSOE nos envía varios documentos que son un corta y pega de su pacto con Ciudadanos, escondiendo las medidas más vergonzosas. Esto no es serio”. El líder del PSOE le contestó a través de la misma red social: “De vosotros depende que estas medidas arranquen el Gobierno del cambio. No es serio que siga Rajoy”.

Este era el final de una oferta que se hizo pública a mediodía, cuando Sánchez transmitió a los miembros del comité federal de su partido que de inmediato iba a enviar a cinco grupos políticos —Podemos, En Comú Podem, En Marea, Compromís e IU-Unidad Popular— ofertas singularizadas con propuestas que habían sido negociadas o eran coincidentes con las suyas.

Tras la consulta del pasado sábado a la militancia del partido, el comité federal socialista avaló la política de pactos de Sánchez, que solo recibió dos noes de miembros de la corriente Izquierda Socialista. Uno de ellos fue de José Antonio Pérez Tapias. “No se puede hacer un pacto solo por la izquierda porque no suma”, le dijo Sánchez a Pérez Tapias en su réplica en la reunión a puerta cerrada.

Ese pacto “por la derecha y por la izquierda” es el que va a intentar Sánchez. “¿De las 200 propuestas pactadas con Ciudadanos, cuántas no comparte Podemos? ¿10, 20, 50...? Pues discutamos las otras 150”, pidió Pedro Sánchez este lunes en la Cadena SER. Lo cierto es que la respuesta de Podemos fue del todo negativa. El número dos del partido emergente, Íñigo Errejón, y su secretario de Economía, Nacho Álvarez, hicieron hincapié en la incompatibilidad del proyecto económico. “No modifica ni una coma”, destacó Errejón, quien aseguró que su formación mantendrá las puertas abiertas al diálogo tras esta investidura, a partir de la semana que viene. “Es un documento con el que, como es bien sabido, tenemos un profundo desacuerdo. Difícilmente es posible plantear una política social avanzada, que recupere los derechos que se han perdido, sobre la base del acuerdo con Ciudadanos, que consolida una suerte de austeridad light”, señaló Álvarez.

Cuestión territorial

En Comú Podem, la alianza catalana de Podemos, también rechazó de plano la oferta. Su portavoz, Xavier Domènech, consideró que es “prácticamente el mismo acuerdo que se firmó con Ciudadanos” y, en lo que respecta a la cuestión territorial, dijo: “Gracias por la propina, pero mejor pagar la cena”. Los seis diputados gallegos de En Marea también la declinan. Alexandra Fernández, portavoz de la agrupación, calificó las medidas del PSOE de “propuestas mal hechas a última hora para pedirnos los votos”.

Del otro lado, está el riesgo de que Ciudadanos se pueda descolgar. El PSOE no cree que Ciudadanos esté sorprendido por la oferta a los cinco. “Rivera sabe sumar y sabe que ellos y nosotros no sumamos”, señalan en el equipo negociador del PSOE.

Más información