Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los críticos retoman el debate sobre la sucesión de Rajoy al pedir sacrificios

Aguirre recuerda que ella ofreció su cabeza para tratar de evitar que Carmena fuera alcaldesa

La líder de los críticos con Mariano Rajoy dentro de su partido, Esperanza Aguirre, reabrió este viernes el debate sobre su sucesión. La presidenta del PP de Madrid pidió “los sacrificios y renuncias que hagan falta” para lograr un Gobierno del PP, Ciudadanos y PSOE, y recordó que ella ofreció su cabeza tras las municipales de mayo para pactar con los socialistas y evitar que Podemos ocupara la alcaldía. La presión sobre Rajoy aumenta de forma proporcional a la reducción de sus posibilidades de investidura. Más aún, después de que él mismo admitiera que ahora son nulas.

No mencionó su nombre durante toda su intervención que, transcrita, ocupaba 19 folios, pero muchos de los mensajes que deslizó Esperanza Aguirre ante la junta directiva del PP de Madrid iban dirigidos a Mariano Rajoy. “Ahora, como en mayo, lo lógico es un Gobierno del PP, Ciudadanos y PSOE, que sumarían 253 diputados y más de 16 millones de votos. Con sacrificios, los que hagan falta. Concesiones, las que sean necesarias”, dijo.

Por si quedara alguna duda, Aguirre se puso de ejemplo y recordó que ella misma había ofrecido su cabeza para impedir que Podemos ocupara la alcaldía de Madrid. “Mi propuesta fue un Gobierno municipal apoyado por PP, PSOE y Ciudadanos con Carmona [Antonio Miguel, el candidato socialista] de alcalde de Madrid y conmigo fuera. Incluso ofrecí mi retirada del Grupo Municipal Popular para hacerle más fácil la aceptación”, remarcó Aguirre en su discurso. “Nunca ha sido la hora para las ambiciones personales, pero ahora lo es menos que nunca. Volví a la primera fila de la política para dar esta batalla contra los totalitarios. Sigo en política para seguir dando esa batalla”, zanjó, refiriéndose al partido de Pablo Iglesias.

Cuando Aguirre pronunció estas palabras, Rajoy todavía no había comunicado al Rey que, de momento, declinaba ser propuesto para la investidura porque carecía de apoyos suficientes.

La vicepresienta en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, el primer nombre en la quiniela de posibles sustitutos, aseguró este viernes que la candidatura de Rajoy es una “condición sine qua non para un Gobierno presidido por el PP. Sáenz de Santamaría ya tuvo que dedicar casi toda una rueda de prensa durante la campaña a desmentir que vaya a sucederle. Su protagonismo electoral (en debates, carteles, etcétera) y la llamada Operación Menina, con la que Podemos alertaba de un presunto pacto para que el PP gobernara con el apoyo de Ciudadanos, alimentaban la hipótesis.

Otro de los nombres más recurrentes en esa quiniela sucesoria es el de Cristina Cifuentes, que, ante la junta directiva del PP de Madrid y al contrario que Aguirre, sí mencionó a Rajoy. “Quiero expresar todo mi apoyo a nuestro presidente”, dijo, al tiempo que hacía un llamamiento al cierre de filas: “España necesita, más que nunca, un PP fuerte y unido”. Solo cuatro días antes había desmentido con rotundidad que aspire al puesto de Rajoy. “No me planteo absolutamente nada en política que no sea dirigir la Comunidad de Madrid”. En el partido tampoco cuentan con ese salto. “Esto no funciona como el PSOE. Aquí el jefe es uno”, sostiene un miembro del círculo de confianza de la presidenta madrileña. “En todo caso, que miren a Feijóo, que es el que está de salida en Galicia”, añade.

Feijóo espera

Frente a la contundencia de Cifuentes, el presidente de la Xunta aviva el misterio. “Aún no decidí mi futuro. Nadie preveía esta enorme volatilidad política tras el 20-D”, declaró Alberto Núñez Feijóo en Faro de Vigo. Galicia celebra elecciones en octubre.

El expresidente José María Aznar abrió el debate sucesorio al presentarse por primera vez desde 2011 en el comité ejecutivo nacional del PP al día siguiente de las elecciones y pedir un congreso urgente para elegir la dirección del partido. Nadie le hizo mucho caso. Rajoy fue el primero en ningunearlo. Dijo que el congreso sería después de que terminara el proceso del 20-D y que tenía intención de volver a presentarse.

De momento, Rajoy evita esa imagen de rechazo en el debate de investidura con la que contaba Pedro Sánchez para dar su paso. Pero la presión aumenta y todo depende de lo que ocurra en esa negociación.

Cifuentes: “Nos ha sobrado corrupción”

N.J.

Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes, que aspira a suceder a la primera al frente del PP de Madrid, rivalizaron en autocrítica durante la junta regional del partido.

“Los intolerables casos de corrupción que han surgido en nuestro partido nos han hecho un daño incalculable”, dijo Aguirre, pese a que varios de sus históricos cargos de confianza han terminado involucrados en causas como Gürtel o Púnica. “Nos ha faltado humildad y sensibilidad social y nos ha sobrado corrupción”, opinó Cifuentes.

La presidenta del PP madrileño añadió, no obstante, otros motivos para la pérdida de 3,6 millones de votos, como la “actitud del partido ante asuntos como Bolinaga, el aborto o la ley de memoria histórica”. Es decir, que el Gobierno permitiera la excarcelación del etarra por su enfermedad terminal; que renunciara a la reforma de la ley de interrupción del embarazo que provocó la dimisión del ministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón; y que no derogara la ley de memoria histórica aprobada durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, aunque sí la ha dejado sin financiación.

Cifuentes ha aprovechado la junta directiva del PP madrileño para pedir de nuevo que todos los afiliados puedan participar en el próximo congreso para elegir al presidente regional del partido y que también se haga mediante primarias la elección de los candidatos del PP a la presidencia de la Comunidad de Madrid y a la alcaldía.

La actual presidenta del PP madrileño, Aguirre, ya ha anunciado que no se presentará a ese congreso regional, todavía sin fecha. Cifuentes ya ha iniciado, en cualquier caso, una campaña interna para tratar de aglutinar al partido.

Más información