Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Sánchez: “Si Rajoy no se presenta a la investidura, mejor que se vaya a casa”

El líder del PSOE insiste en que el presidente en funciones tiene la responsabilidad de ser el primero en intentar formar gobierno

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, durante su visita a Fitur Samuel Sánchez ATLAS

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, no contempla ahora mismo la posibilidad que se baraja en algunos círculos políticos de que Mariano Rajoy renuncie a formar gobierno. "Estoy oyendo muchos rumores, y no me gusta opinar en base a rumores, pero siempre he dicho, desde el primer minuto, desde el 21 de diciembre pasado, que la democracia tiene sus formas, tiene sus plazos, tiene sus tiempos. Hoy es responsabilidad de Rajoy hablar con todas las formaciones políticas e intentar formar gobierno. Y en consecuencia, lo que no puede ocurrir es que Rajoy renuncie a presentar su investidura en el Congreso. Si no va al Congreso, mejor que se vaya a casa", ha aseverado el candidato socialista en las elecciones del 20-D durante una visita a la feria internacional de turismo FITUR en Ifema, en la que ha coincidido con el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page.

Compromiso de “luz y taquígrafos” en los pactos

El recelo de algunos de los líderes regionales del PSOE que exigen a Pedro Sánchez “transparencia” en los pactos con Podemos y otras fuerzas para formar Gobierno provocó desasosiego en Ferraz, donde aun así esperan que el Comité Federal del 30 de enero discurra tranquilo.

Ante la desconfianza que un posible pacto con Podemos despierta en parte de los barones, Sánchez ya se comprometió en el Comité Federal del 28 de diciembre a que, en el supuesto de que se iniciaran conversaciones con otros partidos para formar Gobierno, serían “con luz y taquígrafos”. “No dialogaremos sobre cuestiones como la integridad territorial de España; no formaremos Gobierno a cualquier precio”, remachó Sánchez.

Como ejemplo de la transparencia que demandan algunos dirigentes autonómicos, un integrante de la Ejecutiva del PSOE remitió a las palabras del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que aseguró que nadie del PP ni del PSOE le había llamado para negociar la investidura.

"Durante estos últimos cuatro años nos hemos acostumbrado a ver a Rajoy detrás del plasma, escondiéndose, no dando la cara ni tendiendo puentes", ha incidido Sánchez, al que mañana recibirá Felipe VI en el Palacio de la Zarzuela, adonde también acudirán Pablo Iglesias (Podemos) y el presidente en funciones del gobierno. El círculo del líder del PSOE, que en su recorrido por Fitur ha coincidido con el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y con el valenciano, Ximo Puig —ambos críticos con él en las últimas semanas—, descarta que Rajoy renuncie a tratar de formar Gobierno. Eso sí, la reacción de Sánchez en caso de que la hipótesis se convirtiera en realidad —para el portavoz socialista en el Congreso, Antonio Hernando, supondría “una anomalía democrática” y “reconocer un fracaso de dimensiones espectaculares”— sería la de asumir su responsabilidad, ya que entonces sí le habría llegado el turno.

Hasta entonces, el tiempo es del PP, como se encargaron de repetir durante la jornada algunos de los principales cargos del PSOE. “Quien tiene que asumir su responsabilidad de someterse a la investidura es Rajoy, porque si no lo hace tendrá que dimitir”, reiteró el secretario de Organización, César Luena. “Lleva toda la legislatura escurriendo el bulto, pero faltaría más que no asuma la responsabilidad como partido más votado”, añadió el número dos del PSOE. Luena recalcó que la propuesta de los socialistas es “esperar a que terminen las consultas” y, llegado el caso, dar un paso al frente. “Asumiremos la responsabilidad cuando toque, y eso es después de que Rajoy lo intente y si fracasa”, explicó. En caso de que Sánchez tuviera la opción de formar Gobierno, el aspirante a La Moncloa ya ha explicado que está abierto a “tender la mano a la izquierda y a la derecha”. Esto es, a Podemos —con quien comparte la agenda social pero no el referéndum en Cataluña—, y con Ciudadanos —con el que coincide en regeneración—.

Ante el recelo de algunos de los principales barones territoriales del PSOE de que Sánchez busque formar gobierno "a cualquier precio", en una alusión velada al referéndum de autodeterminación en Cataluña al que Podemos no ha renunciado, distintos miembros de la dirección nacional del partido insisten en que "no es el caso". "Pedro Sánchez ni ningún socialista pondrá en juego la unidad de España", zanja un miembro de una de las federaciones con más peso. En cuanto a la "transparencia" que reclaman distintos presidentes autonómicos y en la que insistirán en el Comité Federal del 30 de enero, los partidarios de Sánchez se muestran conformes y tranquilos.

Sánchez ha estado acompañado del presidente de la Federación Española de Municipios y alcalde de Vigo, Abel Caballero, de diputadas y miembros de la Ejecutiva del PSOE como Adriana Lastra y Meritxell Batet o de algunos de los principales regidores madrileños, como Javier Rodríguez (Alcalá de Henares) y David Lucas (Móstoles).

Más información