Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

“Los políticos somos muy prisioneros de titulares”

Joven promesa del PP, reclama reflexión para huir del tópico

¿Qué se ha encontrado al meterse en esto? Que lo que llaman poder y la responsabilidad que conlleva aquí se materializa. Yo venía de Cataluña, de una trinchera en la que combatía con un discurso diferente al que impera aquí. Aquí tienes que medir cada una de las palabras. Me preocupa todo lo que digo.

¿Qué le preocupa de esta conversación? He aprendido que somos muy prisioneros de cada una de las palabras que decimos. Muy prisioneros de los titulares. La gente se queda con el titular que has dicho. ¡Y eres algo más que un titular! Es como un proceso de demolición personal del que está ausente el contexto. ¡Temo a los titulares!

¿A qué le obliga esto? A hacer un proceso de síntesis enorme de todo lo que pienso. Cuando entré en Génova me dijeron: "Respuestas cortas, síntesis, no apabulles al periodista, no te entenderá". Esto es una tiranía.

¿Ha perdido naturalidad? Probablemente sí respecto a los medios, pero he ganado templanza, lo exige mi cargo. Si respondiera con el ímpetu que tenía antes... Es difícil. Estamos en un momento de transición en que todo se está reduciendo a los 140 caracteres de Twitter.

¿Y por qué no se rebelan contra esa tiranía? Ustedes hacen su trabajo: titulan, pero dejan ausente la reflexión. Pasa en la política: dedemos estudiar más.

¿Y ahora qué estudia, los argumentarios? Estudio a los opinadores. La actualidad la encuentras en anécdotas escondidas. Está en los youtubers, en cómo se agrede la intimidad, en cómo esto afectará a la política. Se nos valora por cómo vamos vestidas, peinadas… Nos estamos acostumbrando a que la intimidad ya no es nuestra. Era nuestro lujo, y deja de existir.

En su mano está rebelarse. Contra el argumentario, por ejemplo. Es que debemos dar un mensaje claro a los medios; pero afrontamos la tiranía del titular, y en esa red estamos. Nos movemos en marcos mentales que obligan a fijar mensajes de esa manera, repitiéndolos.

¿Por qué en vez de titulares no dan conceptos? En las ruedas de prensa hablamos y el periodista tuitea, da titulares. Eco decía que el periodismo ya no cuenta las noticias. Pasa en política. ¿Dónde queda la reflexión?

¿Se ha rebelado alguna vez contra un titular dado por su partido? No nos imponen tanto. Aunque sea una tiranía, si pegas con un titular te llevas el foco. Mire lo que pasó el otro día: el que dijo lo de los cojones y la corrupción [Damborenea, del PP vasco, ante Rajoy] fue el que salió en todas las portadas.

¿Usted cómo lo hubiera dicho? Yo lo he dicho de todas las maneras posibles; si suelto lo de los cojones dirían que soy poco fina. Es un tema desesperante.

¿Qué sensación le produce? Frustración. Se tiende a meternos a todos en el mismo saco. No entiendo que alguien quiera a su país y sea corrupto. Sufrimos la demolición de lo mediático. Es doloroso para el PP, debemos combatirlo reforzando el proyecto ideológico.

¿Qué ha hecho mal el PP? En la dificultad de la tesitura política, económica y social se perdió el relato político, nos basábamos más en los titulares que en las explicaciones.

Quizá las mayorías absolutas deben venderse en farmacias… Pero es tan legítima como la fragmentación; la fragmentación le va a venir bien a la calidad democrática.

¿Cómo se queda al acabar las tertulias políticas? Agotada. En el pasado había calma en los debates. Nos estamos sobreexcitando demasiado en todo.

¿Y cuál sería el titular de esta conversación, Andrea Levy? "Sufro por los titulares".