Selecciona Edición
Iniciar sesión

El escepticismo impregna el inicio de la segunda ronda de contactos del Rey

Nueva Canarias, Foro Asturias y Coalición Canaria afrontan mayores incertidumbres

El rey Felipe VI conversa con la diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas EFE ATLAS

Si en las citas que abrieron la primera ronda de contactos del Rey con los representantes políticos afloró el escepticismo que impregna al proceso, este miércoles, en el inicio de la segunda ronda, no hubo nada que hiciera vislumbrar una salida al bloqueo institucional causado por la renuncia estratégica de Mariano Rajoy a someterse a la investidura.

La semana pasada, según refirió el primero de los citados a La Zarzuela, el Rey no descartaba que hubiera que recurrir a una segunda ronda. Este miércoles, un poco más comedidos en las impresiones del jefe del Estado, ninguno de los tres quiso aventurar que el proceso caminara hacia la solución. Ni siquiera que se estuviera más cerca de evitar una nueva convocatoria de elecciones.

"Me gustaría que hubiese un encargo de investidura a Rajoy. Puesto que ahora parece que está más animado, que asuma su responsabilidad y que se presente". Así se lo ha transmitido el portavoz de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, a Felipe VI, este miércoles, en la primera de las audiencias de la segunda ronda de contactos de La Zarzuela con los representantes de los partidos con representación parlamentaria. Sin embargo, Quevedo, que tiene firmado un pacto con el PSOE, ha dejado claro que en ningún caso apoyará al candidato del Partido Popular.

Quevedo se ha reunido durante 40 minutos con el jefe del Estado en su despacho y después del encuentro ha explicado que el proceso se encuentra en una situación peor que en la anterior ronda por el desistimiento de Mariano Rajoy a someterse a la investidura como le propuso el Rey. "Es un feo a la Jefatura del Estado poco razonable", ha valorado. En ese sentido, ha dicho a Felipe VI que "es un buen momento para que se retome la necesidad de que Rajoy asuma su responsabilidad". "No puede ser no aceptar un encargo tan serio y después mostrarse como que sí", ha añadido.

El diputado de Nueva Canarias también ha manifestado al Monarca que si Rajoy no consigue la mayoría suficiente para ser investido presidente del Gobierno, es al líder socialista a quien le corresponde intentarlo. "Si fracasa Rajoy, Pedro Sánchez es la persona indicada", ha subrayado. Quevedo ha encontrado al Rey "afable", "asequible", "abierto" y "absolutamente a la altura de la responsabilidad que le atribuye la Constitución". Durante el encuentro —en el que Felipe VI "ha opinado poco" y "ha preguntado con sentido", según Quevedo— se ha mostrado en todo momento "serio".

En la despedida de la anterior audiencia, Quevedo comentó al Rey que quizá volvieran a reunirse pronto, algo que Felipe VI no negó, lo que desencadenó la sensación de que habría otra ronda ante la falta de acuerdo. En esta ocasión Quevedo ha evitado tentar la suerte. "Acertamos cuando le dije al Rey que nos podíamos volver a ver, pero esta vez no me he atrevido a hacer un comentario sobre el particular", ha bromeado.

El portavoz canario también ha transmitido al Rey su preocupación porque en la complejidad del proceso de elección de candidato, con actitudes como la de Rajoy, se puede dar la sensación ante la ciudadanía de que "se está perdiendo tiempo". En ese sentido, ha reclamado mayor celeridad: "No carreras, pero que no parezca que estamos velando armas". Con todo, ha asegurado que "no se ha disipado la amenaza de ir a otras elecciones". "Sería un fracaso democrático, pero no puedo decir que estemos ahora más cerca de evitarlo", ha manifestado.

Foro Asturias, con Rajoy y contra Sánchez

Después de Quevedo, el Rey ha recibido al diputado Isidro Martínez Oblanca, de Foro Asturias, quien en "más de media hora de entrevista" se ha reafirmado en su compromiso de apoyar a Rajoy por haber sido el PP, con el que acudió en coalición a las elecciones, "el más votado y el que más escaños ha obtenido".

Tras esta declaración de principios, el portavoz de Foro Asturias ha arremetido contra el líder socialista, de quien ha dicho que debió dimitir "para fortalecer la democracia" por los resultados que obtuvo el pasado 20 de diciembre, "el peor de la serie histórica" del PSOE. Martínez Oblanca ha advertido de que si Sánchez llegara a pactar con Podemos "faltaría a la palabra dada a los electores", ya que durante la campaña se mostró "de manera insistente contrario a pactar con Iglesias". "Sanchez", ha abundado, "es un serio obstáculo para la estabilidad política" ante los desafíos planteados por el independentismo y el terrorismo yihadista.

El portavoz asturiano ha considerado "perfectamente comprensible" que Rajoy declinara presentarse a la investidura el pasado viernes a la vista de que no contaba con los apoyos suficientes. Ha defendido que "tiene que ser el candidato a la investidura", aunque ha admitido que el presidente en funciones del Gobierno no les ha dado garantías de que vaya a presentarse y aceptar ahora.

Pese a esta incertidumbre, ha considerado que Rajoy "tiene toda esta semana" para explorar y captar apoyos para superar la investidura. "España no se puede permitir un Gobierno en funciones mucho tiempo", ha urgido. Respecto a si los escándalos de corrupción podían afectar su apoyo a Rajoy, Martínez Oblanca, tras mostrar su "honda preocupación" por este fenómeno, enumeró diversos "casos de corrupción socialista en Asturias".

Coalición Canaria: un resquicio jurídico o político

Por la tarde, el Rey ha mantenido un encuentro con Ana Oramas, de Coalición Canaria, con quien ha cerrado la jornada de audiencias. La diputada ha reconocido que el escenario ahora es distinto de la semana anterior y con más incertidumbres después de que Rajoy rehusara someterse a la investidura. En cualquier caso, consideró decisivo lo que pueda ocurrir este sábado en el comité federal del PSOE, que "disipará el camino a seguir". Este cónclave, según Oramas, servirá para saber si, por el lado de Pedro Sánchez, "se puede articular una minoría para gobernar" y "conformar un gobierno para la estabilidad".

Para la portavoz canaria resulta "inadmisible" estar con un Gobierno en funciones porque no haya un candidato que quiera presentarse. Su partido, ha dicho, no tiene preferencia ni ha decidido su apoyo a ningún candidato, aunque sí tiene disposición a hablar con todos. Sin embargo, ha fijado una línea roja: no apoyar un Gobierno en coalición con Podemos.

Oramas, que incluso ha planteado ante el Rey que habría que ofrecer la posibilidad a cualquier candidato en el caso de que ninguno de los dos con más posibilidades aceptara para forzar nuevas elecciones, insistió en sumarse al llamamiento que hacen los ciudadanos para que pueda haber un Gobierno minoritario, pero estable, "que tuviera que trabajarse todas las semanas los acuerdos". En el caso de que persista el bloqueo, instó a agotar las "posibilidades jurídicas" para encontrar una solución que evite la repetición de elecciones. "Y si no", ha añadido, "buscar una solución política".

Más información