Selecciona Edición
Iniciar sesión

Los líderes regionales del PSOE deben validar cualquier pacto con Podemos

Sánchez intentará convencer a los líderes territoriales de que no pactará con secesionistas

Pedro Sánchez hoy a la salida de la sede del PSOE. FOTO: Uly Martín | VÍDEO: Atlas

La última palabra es del comité federal del PSOE. La política de pactos y alianzas a los que pueda llegar el secretario general del partido, Pedro Sánchez, se someterá a votación del máximo órgano de dirección porque lo dicen los estatutos y porque es la voluntad del líder socialista. “La dirección del partido hará lo que le diga el comité federal”, afirmó el secretario de Organización, César Luena. Sánchez mantendrá esta semana contactos con todos los líderes territoriales.

El número dos del PSOE, César Luena, remachó el lunes, tras la reunión de la comisión permanente, que será el máximo órgano de dirección del partido, el comité federal, el que decida si se dan las condiciones para que este partido forme una mayoría parlamentaria que le permita gobernar. “El comité federal determinará la política de pactos y alianzas, y los pasos que tenga que dar la dirección del partido que siempre irá en coherencia y en concordancia con el comité federal”, remachó el dirigente socialista.

La insistencia de la cúpula socialista en reconocer la autoridad de ese órgano nunca antes había sido tan jaleada. No es ajena a esta el enrarecido clima interno que existe en el PSOE por los sectores que ven imposible la formación de una mayoría parlamentaria asumible por este partido. La necesidad del concurso de Podemos, con el o la abstención, ha provocado una crisis, amortiguada en los últimos días, en algunos líderes territoriales que ven la dificultad de presentarse ante sus votantes de la mano de un partido que pide la autodeterminación de partes de España y posiblemente la abstención de partidos secesionistas.

Los resquemores son muy profundos de la misma manera que en el entorno del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se asegura que no solo por las palabras sino por los hechos, nadie puede reprocharle que jamás haya puesto en cuestión nada que roce la unidad de España y su rechazo “al derecho a decidir”.

Como dato recalcan que tras la declaración secesionista del Parlamento de Cataluña del pasado 9 de noviembre, fue Sánchez quien se dirigió a Mariano Rajoy, presidente de Gobierno, para que tomara la iniciativa, reuniera a los partidos y que de los encuentros surgiera una declaración de respeto y defensa de la Constitución y de la integridad territorial de España.

Sánchez quiere reunirse esta semana con los líderes territoriales de su partido, uno a uno, para conversar en privado sobre sus planes respecto a los pactos y escuchar sus opiniones. Ahora se está en pleno ajuste de agendas, ya que entre los líderes territoriales hay siete presidentes autonómicos que tienen compromisos de Gobierno ineludibles. No se trata de reuniones secretas pero tampoco se trata de darle exceso de publicidad, ya que el líder socialista quiere mantener con cada uno de ellos una reunión con la máxima sinceridad.

Page, escéptico

“El secretario general, Pedro Sánchez, lo tiene que intentar”, señaló el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, en el programa Hoy por Hoy, de la Cadena SER. No obstante, mostró una buena dosis de escepticismo sobre que se pueda lograr un pacto coherente con las fuerzas políticas que tendrían que ser el soporte del acuerdo.

Entre esas fuerzas no solo está Podemos, sino también probablemente, partidos nacionalistas que actualmente están por la segregación de Cataluña del resto de España como es el caso de ERC y Democracia i Llibertat. Algunos barones territoriales también apuntan al PNV como un partido que ha reavivado sus demandas soberanistas para el País Vasco. “Nunca, nunca vamos a buscar el apoyo de partidos nacionalistas”, señaló César Luena, casi con las mismas palabras que utiliza Sánchez sobre la petición de apoyo a esos partidos.

No se pedirá el apoyo a esas fuerzas pero sí se quiere dialogar, y en su caso negociar, con Podemos que aunque no nacionalista ni secesionista, sí defiende el derecho de autodeterminación. Cuando llegue el momento de una posible negociación, Sánchez pondrá sobre la mesa la resolución del comité federal del PSOE del pasado 28 de diciembre que, en su primer punto, rechaza facilitar un Gobierno al PP y, después, negociar con partidos secesionistas o que defiendan el derecho de autodeterminación. Nada ha variado. Así se reiterará en la reunión del próximo sábado que celebrará el comité federal que, no obstante, se celebra cuando aún no se podrá discutir sobre nada concreto ya que Sánchez aún no habrá empezado a negociar con ningún partido.

Más información