Selecciona Edición
Iniciar sesión

Malestar en barones del PSOE por la ayuda a dos grupos independentistas

Fernández Vara y Lambán no comparten gestos con ERC y Democràcia i Llibertat

PP, Ciudadanos y Podemos también critican la decisión de la dirección socialista

La cesión durante unas horas de cuatro senadores del PSOE a los grupos independentistas catalanes, Democràcia y Llibertat (DL) y ERC, para que estos dos últimos partidos puedan formar grupo propio en la Cámara alta ha causado preocupación y malestar entre algunos barones territoriales socialistas. Entre ellos, el presidente de Aragón, Javier Lambán, y el de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, que consideran “inconveniente” que los socialistas aparezcan solícitos con grupos “que quieren romper España”.

La mayoría de los dirigentes territoriales del PSOE cree a la dirección cuando niega que Pedro Sánchez haya pactado este gesto con los independentistas en el Senado a cambio del apoyo a su investidura como presidente del Gobierno. Pero aun así, los barones lo consideran un grave error.

Algún fruto ha dado la ronda informativa que el portavoz del PSOE en el Senado, Óscar López, hizo el jueves, después de que se hubiera consumado la cesión de cuatro senadores socialistas a Democràcia y Llibertat y a ERC. Al menos ha evitado que aflore públicamente todo el malestar suscitado dentro del partido.

López ha explicado a sus compañeros que esta cesión temporal servirá para que estos partidos puedan tener grupos separados, como se ha hecho en otras ocasiones anteriores, para evitar que el Grupo Mixto adquiriera una dimensión desmesurada y con serias dificultades para su trabajo.

Puede ser así, pero no debería haberse hecho, replican diversos presidentes socialistas, críticos con la dirección del PSOE. No será un pacto al más alto nivel y con consecuencias en una posible investidura de Sánchez, según señalan estos interlocutores, pero es “un desastre” para el partido. Solo dos lo han dicho en alto. Los socialistas no deben aparecer cercanos ni en auxilio de formaciones políticas cuyas iniciativas en la Cámara alta, y de forma inmediata, irán en la línea de la secesión de Cataluña en España, señalaron tanto el presidente aragonés como el extremeño.

Las explicaciones de que esta práctica es “habitual”, no es aceptada entre los barones socialistas, con la excepción de la presidenta de Baleares, Francina Armengol, que sí comparte con la ejecutiva socialista esa práctica parlamentaria.

“Pues si es habitual, hay que revisar esa costumbre”, señaló el presidente aragonés Javier Lamban. “Es indeseable cualquier colaboración activa o pasiva con grupos políticos que se quieren ir de España”, señaló el jefe del Ejecutivo de Aragón.

Por su parte, el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, arremetió diciendo que si esta cesión es inexplicable para muchos ciudadanos, lo tiene que ser para los socialistas. “Y yo no lo entiendo”, remachó.

Comida en Zafra

De este episodio tuvo ocasión ayer de hablar el gobernante extremeño con la presidenta de Andalucía, Susana Díaz. Ambos almorzaron ayer en la localidad extremeña de Zafra. “Somos comunidades vecinas y mantenemos estos encuentros periódicamente”, explicó Vara a EL PAÍS. “No hay que buscar ninguna explicación excepcional; después del almuerzo en el que hablamos de nuestras comunidades y de la situación política, dimos un paseo por Zafra con su alcalde”, añadió. Todos los pasos que Fernández Vara da fuera de su comunidad “los conoce Ferraz” (sede la dirección del PSOE), para alejar de sí cualquier atisbo conspirativo, acostumbrado a decir en público lo que piensa.

Nada ha dicho la presidenta andaluza sobre el episodio del Senado. Tampoco el presidente asturiano, Javier Fernández, al que López llamó para informarle de lo que iba a ocurrir. “El presidente asturiano declina comentar ese asunto y expondrá su opinión, como siempre, en los órganos internos del partido”, señalaron en su entorno.

Cada barón territorial expondrá en sus respectivos órganos del partido su opinión y será difícil encontrar alguna favorable. “Nadie lo entiende fuera de ese microcosmos que puede ser el Congreso o el Senado”, señaló uno de los barones del PSOE, que pide guardar su identidad.

El énfasis de López en negar cualquier trueque relacionado con la investidura de Sánchez hace que algunos de estos barones le crean, pero aún así consideran que ese favor a los secesionistas les perjudica.

Óscar López declaró a EL PAÍS: “No hemos pactado nada con ellos, ni hemos vulnerado la Constitución ni el reglamento de la Cámara. Solo hemos facilitado que esos partidos nacionalistas tengan voz en la Cámara territorial. ¿Pero no queremos atraerlos para que cejen en su actitud? ¿Y la actitud debe ser expulsarlos?”.

Partido Popular

En el PP, sin embargo, dan por supuesto que "el PSOE de Pedro Sánchez, no todo el PSOE", quiere asegurarse el apoyo de esos grupos para su investidura como presidente del Gobierno. Así lo ha expresado el portavoz del PP en el Senado, José Manuel Barreiros, en el programa Más de Uno, de Onda Cero. Este dirigente da por seguro que buena parte del PSOE no comparte ese criterio.

La senadora electa del PP por Castellón, Salomé Pradas, ha lamentado que el PSOE en la provincia "se vuelva a vender al independentismo radical" tras prestar el senador de Castellón, Pep Lluis Grau, su acta a ERC para que tengan grupo propio en el Senado. "Una vez más, el PSOE dice una cosa distinta en cada sitio y se alía con aquellos que quieren levantar fronteras y no creen en la unidad del Estado". Según la senadora, "sigue sorprendiendo que el PSOE venda a sus electores y sus orígenes por alianzas de poder". El senador del PP en Baleares, José Ramón Bauzá, ha considerado "inaceptable" la decisión de "ceder" el escaño de Francesc Antich a ERC. "Es una decisión que lamento profundamente y que yo creo que no le ayuda y no le hace ningún favor al que fuera presidente de Baleares y actual senador socialista".

Podemos

El secretario general de Podemos en Cantabria, José Ramón Blanco, considera que la decisión del PSOE de ceder temporalmente al senador Miguel Ángel González Vega al grupo de Democràcia i Llibertat "evidencia su falta de compromiso con los intereses de la gente de Cantabria". Para Blanco, el hecho de ceder a su único senador por Cantabria a otro grupo político demuestra "el escaso compromiso de la dirección del PSOE, tanto a nivel estatal como autonómico, con los intereses de la gente de Cantabria".

La alcaldesa de Barcelona y líder de Barcelona en Comú, Ada Colau, se ha mostrado "decepcionada" y "atónita" porque el PSOE apoyará a ERC y Democràcia i Llibertat, mientras se niega a que las alianzas territoriales de Podemos tengan grupo propio. "Es en los hechos donde se ven las cosas", ha avisado antes de recordar que, por otra parte, la condición de tener grupo propio en el Congreso fue una de las condiciones para forjar la alianza con Pablo Iglesias.

Ciudadanos

Ciudadanos ha reaccionado con estupor a la decisión del PSOE porque eso supone traspasar las líneas rojas que estableció el Comité Federal del PSOE cuando decidió no pactar con fuerzas independentistas. Y segundo, porque rompe el espíritu del discurso con el que Patxi López cerró la sesión en la que fue investido como presidente del Congreso, según interpretan en la formación emergente. En Ciudadanos consideran que estas prácticas se acercan al fraude de ley y se plantean proponer su prohibición en la reforma del reglamento del Congreso que están diseñando.

Más información