Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llega ‘Gisele’ con más lluvias y fuertes vientos hasta el viernes

Esta puede ser la última borrasca profunda con nombre de la temporada, ya que cobra fuerza el anticiclón y se cierra el pasillo que trajo a 'Emma', 'Félix' y, ahora, 'Gisele'

El cielo en la playa Grande de Miño en A Coruña el pasado día 9.
El cielo en la playa Grande de Miño en A Coruña el pasado día 9. EFE

Emma, Félix y, ahora, Gisele. Una nueva borrasca profunda con nombre propio, asociada a un frente frío "muy activo", barrerá toda la península Ibérica desde Galicia hasta Alborán de miércoles a viernes, con fuertes vientos en amplias zonas el país e incluso huracanados en Galicia, precipitaciones generalizadas, mala mar en la costa de Galicia, Andalucía y Murcia y nevadas también en Galicia y en Castilla y León, según alerta la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en un aviso especial.

"Es un proceso muy similar al que dio lugar a 'Félix, una baja que se profundiza", explica una de las portavoces de la Aemet, Delia Gutiérrez, que detalla que "estamos en una situación de bajas circulando a una latitud próxima y que afectan de lleno a la Península, sobre todo a la fachada atlántica". La borrasca Gisele "traerá precipitaciones muy generalizadas y abundantes mañana miércoles". Empezará a llover a primera hora por el oeste y se irá extendiendo al este a lo largo del día hasta alcanzar el este de Andalucía a primeras horas del jueves, con un acumulado mínimo de 10 litros por metro cuadrado en todo el país, salvo la cornisa cantábrica y las zonas próximas a la costa del Mediterráneo, "donde los vientos del suroeste llegan ya desecados". 

Las mayores acumulaciones, de en torno a 40 litros en 12 horas, se recogerán en el oeste y sur de Galicia y en áreas próximas a las laderas sur de las cordilleras, indica la nota de la Aemet. El miércoles, presentan aviso también amarillo por lluvia Toledo, Ávila, Salamanca, Cáceres, A Coruña, Ourense y Pontevedra. "Ya el jueves y el viernes, la cantidad de lluvia será bastante menor, salvo en Galicia", agrega Gutiérrez, donde pueden acumularse unos 180 litros por metro cuadrado de miércoles a viernes.

El miércoles, la cota estará alta, por lo que solo se espera nieve en áreas de montaña. Al final del día, estará en unos 1.000 metros en el noroeste peninsular, con avisos amarillos —el primer nivel del sistema de alertas— por nieve en León, Zamora, Lugo y Ourense. El jueves se mantienen los avisos por nieve en las anteriores provincias y se extienden a Huesca, Burgos.

La causa, continúa la portavoz, es que la borrasca trae de la mano una "bajada de las temperaturas el jueves y el viernes", sobre todo las mínimas, que caen de dos a tres grados en términos generales. Este descenso es más acusado en zonas de la mitad occidental peninsular, donde bajarán de cuatro a cinco grados. "Las máximas también caen entre uno y dos grados en general", añade. Los archipiélagos "quedan bastante al margen" de Gisele, sobre todo Canarias, porque Baleares sí se verá afectada por viento y el mar estado de la mar.

Pero lo peor de Gisele no será la lluvia, sino el viento. "Los vientos son el factor que da lugar a la mayoría de los avisos de este episodio, que en este momento son sobre todo amarillos, pero ya los hay naranja el segundo nivel de una escala de tres, por eso se le ha puesto nombre a la borrasca", subraya Gutiérrez. Las rachas máximas de viento se irán extendiendo de oeste a este a lo largo del miércoles hasta llegar al final del día y primeras horas del jueves al área de Alborán.

"Se esperan rachas de unos 80 kilómetros por hora de forma generalizada en amplias zonas, de hasta 90 en Huelva y Cáceres y de hasta 100 en Castilla y León y en Galicia", precisa Gutiérrez. De forma puntual, se podrán producir vientos huracanados, es decir, de más de 120 kilómetros por hora, en el oeste de Galicia y en la Cordillera Cantábrica. Así, para el miércoles han aumentado a 18 los avisos naranja por este motivo, que afectan a Huelva, Cantabria, Guadalajara, Toledo, Ávila, Burgos, León, Palencia, Salamanca, Zamora, Navarra, Badajoz, Cáceres, toda Galicia y Asturias. Además, hay otros 20 avisos amarillos en el resto de Andalucía, Huesca, el resto de Castilla-La Mancha y de Castilla-León, Lleida, Ceuta, Madrid, La Rioja, Álava y Murcia.  

En cuanto al mar, en zonas costeras de Galicia se espera viento del suroeste de fuerza ocho —de una escala de 12—, con unas olas de cuatro y seis metros. En el Estrecho y mar de Alborán se prevé, a partir de última hora del miércoles y primera del jueves, viento del oeste y suroeste fuerza siete y altura de olas de tres metros. Así, el miércoles presentan riesgo importante (naranja) por mala mar la costa de A Coruña, y solo riesgo (amarillo) Almería, Cádiz, Granada, Málaga, Pontevedra y Murcia.

Aunque Gisele "nos impacta de lleno el miércoles, seguimos bajo su radio de acción el jueves y viernes, con precipitaciones y vientos generalizados", avanza la meteoróloga, que agrega que el tiempo se mantendrá a lo largo de todo el fin de semana "desapacible y ventoso". "El sábado y domingo seguirá el tiempo inestable porque se descuelga y se sitúa sobre la Península otra pequeña borrasca", informa.

En lo que llevamos de marzo, la Península va a borrasca profunda por semana pero Gisele puede ser la última. "Las borrascas profundas son un fenómeno típicamente invernal y ya llevamos 13 días de primavera meteorológica, aunque estamos en la primera mitad de marzo, una etapa de transición entre las dos estaciones", matiza Gutiérrez. "Esta semana quizá sea la última de borrascas circulando a latitudes bajas, ya que al final de semana se atisba un cambio de configuración, con el anticiclón ganando espacio en el Atlántico y bloqueando el pasillo que ha permitido el paso a 'Emma', 'Félix' y ahora, Gisele", concluye la portavoz de la Aemet.

Más información