Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crece la presión a Ciudadanos para que tome “la iniciativa” en Cataluña

La formación liderada por Albert Rivera obvia los reproches de socialistas y populares

Madrid / Barcelona

Ciudadanos hace oídos sordos a las presiones de los constitucionalistas para que tome la iniciativa en Cataluña. El PSOE se ha sumado este miércoles a la tesis del PP de que Inés Arrimadas debe mover pieza tras ser la suya la lista más votada el 21-D. La patronal catalana también le ha pedido que trate de formar Gobierno. Pero desde el partido de Albert Rivera insisten en que esperarán a ver si el bloque independentista, con mayoría absoluta, cierra un acuerdo para hacerse con el Govern.

Inés Arrimadas, este miércoles, durante la reunión de la diputación permanente en el Parlament. En vídeo, declaraciones de Miguel Gutiérrez y Rafael Hernando. EFE

El fuego cruzado que se vivió durante la campaña entre los tres partidos denominados constitucionalistas se concentra ahora, en plena resaca electoral, en Ciudadanos, ganador del 21-D. El PP y el PSOE han decidido poner el foco en la candidatura de Arrimadas pese a que sus remotas posibilidades de ser presidenta pasan por el supuesto fracaso de la mayoría absoluta independentista para sellar un pacto y, posteriormente, por la abstención de diputados de las fuerzas secesionistas. Los socialistas le piden algún tipo de iniciativa política, sin que eso suponga someterse a una investidura. Pero los populares van más allá. No solo le exigen que inicie como mínimo una ronda de contactos y negocie la composición de la Mesa del hemiciclo, sino que trate de formar un Ejecutivo. Eso sí, sin especificar cómo hacerlo y con quién sumar.

"El PP ha olvidado la calculadora en casa. Nos hubiese encantado un Gobierno constitucionalista, pero no hay mayoría suficiente", ha afirmado este miércoles Miguel Gutiérrez, secretario general del grupo parlamentario de Ciudadanos en el Congreso, que ha respondido así al aluvión de reproches contra la principal fuerza de la oposición en Cataluña, que repite insistentemente que no piensa moverse de su postura. "Si el PP está nervioso, que se tranquilice. Nosotros no renunciamos a nada. Lo que pasa es que sabemos sumar. Y no tenemos la suma necesaria para disputar la presidencia", ha apostillado Carlos Carrizosa, diputado en el Parlament y hombre de confianza de Arrimadas, que vinculó las críticas con el derrumbe del PP y el estancamiento de los socialistas en los comicios del pasado jueves.

Xavier García Albiol, candidato del PP, fue precisamente el primero en levantar la veda. "Ciudadanos tiene la obligación de reivindicar el derecho a gobernar", afirmó el pasado sábado, lanzando un guante que ha recogido esta semana la cúpula de su formación. "Cuando a alguien le dan una responsabilidad tan masiva, en número de votos y escaños, lo que no puede decir es 'esto no va conmigo'. La protagonista teórica del cambio no puede tirar la toalla", ha repetido este miércoles Rafael Hernando, portavoz del partido conservador en el Congreso. “Resulta sorprendente que Ciudadanos haya cedido la iniciativa a los independentistas. Alergia a gobernar y decidir se llama", dijo Fernando Martínez-Maillo, coordinador general del partido presidido por Rajoy.

A esta tesis se ha sumado también el PSOE. Aunque con varios matices. Los socialistas han instado a Arrimadas a que ejerza su liderazgo tras ganar los comicios. Y, aunque no le pide que se presente a la investidura, sí le reclama que mueva ficha con "algún tipo" de propuesta. "Proclamarse vencedor de una contienda significa iniciativa política, no esperar a ver qué pasa en el mundo", le ha reprochado el secretario de Organización de los socialistas, José Luis Ábalos, que ha añadido: "El gran reto no es ganar unas elecciones, sino demostrar que sirve para algo".

"Pedimos diálogo"

Las presiones a Arrimadas no se reducen al ámbito político. El presidente de la patronal catalana Fomento del Trabajo, Joaquim Gay de Montellà, se ha movido este miércoles en la misma línea que los constitucionalistas y solicitó a la candidata que trate de constituir un Ejecutivo. "Pedimos a la primera formación la valentía, la responsabilidad y el seny de formar Gobierno", ha sostenido. "Lo único que pedimos es diálogo, negociación y llegar a pactos", ha continuado Gay de Montellà, que ha lamentado que se vayan todavía "entre 15 y 20 empresas diarias" de Cataluña. Además, sobre la posibilidad de que se reedite un Ejecutivo independentista, el presidente de la patronal ha afirmado que su "línea de acción" de los últimos meses provocó una "huida de empresas". "Estamos seguros de que esto se va a corregir. Deseamos normalidad, la retirada de la aplicación del artículo 155 y felicitamos la actuación de las fuerzas de seguridad", ha añadido.

Pero la postura del PP, el PSOE y de Fomento de Trabajo no hacen mella en Ciudadanos. "Nuestra posición sigue siendo la misma", repiten fuentes de la dirección, que renunció a liderar los contactos para formar Gobierno 24 horas después del 21-D. Ese día, los resultados electorales evidenciaron un auge del partido liderado por Rivera, que ha desatado la inquietud en las filas socialistas y populares. De hecho, Mariano Rajoy ya le ha pedido a la cúpula de su formación que comience la preparación de las elecciones municipales y autonómicas de 2019, ante el temor de que Ciudadanos expanda el éxito logrado en Cataluña.