Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia de Granada mantiene que Juana Rivas debe devolver a sus hijos al padre

Los abogados de la mujer presentan un nuevo recurso de ampara ante el Constitucional para evitar entregar a los menores

Juana Rivas, en el centro, durante una protesta en Maracena (Granada), en una imagen de archivo.

La Audiencia Provincial de Granada ha rechazado la petición de Juana Rivas, la madre que está escondida con sus hijos desde el pasado 26 de julio, para que se suspendiera la orden judicial que le obliga a devolver a sus hijos al padre, el italiano Francesco Arcuri, condenado por maltrato en 2009. Considera que “no se han vulnerado derechos fundamentales ni garantías procesales" durante el proceso. Los abogados de Rivas, sobre la que pesa una orden de detención desde el pasado 8 de agosto, han vuelto a pedir amparo al Tribunal Constitucional.

Los magistrados de la Audiencia censuraron este jueves que, “por distintas maniobras procesales”, no se haya ejecutado todavía la sentencia ya firme del Juzgado de Primera Instancia número 3 de Granada, emitida el pasado diciembre y ratificada en abril por la Audiencia Provincial. Esa sentencia obliga a Juana Rivas a la restitución inmediata de los menores al padre, Francesco Arcuri, que vive en Italia pero se encuentra en Granada en estos momentos siguiendo el proceso.

En el auto, añaden que Rivas “marcaba a su antojo o interés los tiempos” con actuaciones procesales “que le han permitido ganar tiempo hasta la extenuación” para evitar cumplir la sentencia. Y recuerdan que el Convenio de La Haya de 1980, que regula los aspectos civiles de la sustracción internacional de menores, “contempla que un procedimiento similar no conlleve más de seis semanas en toda su instancia”.

La Junta reclama que se tenga en cuenta el interés de los menores

La directora del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), Elena Ruiz, reiteró este jueves el apoyo de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía a Juana Rivas y a sus hijos porque “siempre va a estar al lado de las mujeres y de los hijos víctimas de la violencia de género” y reclamó que “se tenga en cuenta el interés superior del menor”.

En unas declaraciones remitidas a las agencias de información en relación con este caso, Ruiz defiende una “interpretación del interés superior del menor que sea protectora y garantista de su desarrollo en un ambiente libre de violencia”. El Gobierno andaluz ha presentado ante la fiscalía informes correspondientes a los niños “siempre en la defensa del interés de los menores”.

Tras rechazar “entrar en otras consideraciones procesales”, Ruiz recordó que Juana Rivas está siendo asistida por una letrada del turno de oficio de violencia de la Junta. “Como no puede ser de otra manera, la principal preocupación de la Junta es la situación de estos menores”, por lo que reclama “que se tomen las decisiones que sean más adecuadas para ellos”.

El pronunciamiento de la Sección 5ª de la Audiencia, que es firme y contra el que no cabe recurso, señala que el incidente de nulidad que reclamaban los abogados de Rivas se planteó 98 días después de que se dictara “una sentencia ya firme y que ni siquiera se pretende anular” y califica de insólito parte de lo presentado.

Rivas y Arcuri, que se conocieron en Londres en 2004 y se separaron en 2009 tras la condena a Arcuri por “lesiones en el ámbito familiar”, retomaron la relación en 2013. Desde junio de ese año residían en Carloforte (Italia) con sus dos hijos. En mayo de 2016, Rivas viajó de vacaciones a España con los dos hijos, de 11 y 3 años. Llegó al municipio granadino de Maracena, donde residen su madre y su hermana, y ya no regresó. Los magistrados le recuerdan que debe devolverlos a su padre y descartan que exista riesgo para los menores en ese caso —como alegan en el entorno de Rivas, que volvió a presentar una denuncia por malos tratos en julio de 2016 que está actualmente en trámite a la espera de ser traducida al italiano— “por los informes psicológicos y entrevistas recabadas” tanto por la jueza que dictó la primera sentencia como por la Audiencia Provincial, según el auto.

Una vertiente penal

El caso tiene también una vertiente penal. El Juzgado de Instrucción número 2 de Granada emitió el pasado martes una orden de detención de la madre de Granada, a la que investiga por posible sustracción de menores. La Audiencia aconseja en este último auto que se acuda al auxilio de la Policía y la Guardia Civil para llevar a Rivas ante el juez y que declare con todas las garantías procesales.

Tras la nueva decisión de la Audiencia, los abogados de Rivas presentaron ayer horas después un nuevo recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional, según ha confirmado la abogada Almudena Mendoza, del despacho de abogados Montero Estévez, que es el mismo que presentó el primero y el que defendió con éxito hace dos años otro recurso de amparo por el caso de Desiré Vicente, una mujer a la que una sentencia obligaba que devolviera a su hija a su padre, residente en Suiza. El recurso reclama que se suspenda la entrega de los menores como “medida urgentísima” para la “protección de unos menores de 3 y 11 años de edad” que, consideran, “le ha sido negada por los juzgados y tribunales ordinarios”.

El pasado 31 de julio, el Constitucional no admitió a trámite la primera petición de amparo de Rivas al entender que no se habían agotado las vías judiciales previas. Vuelven a presentarlo después de que se haya cerrado la vía civil en la Audiencia Provincial.

“Todas nuestras esperanzas están depositadas en el Constitucional”, señaló este jueves la directora del área de Igualdad de Maracena y asesora jurídica de Rivas, Francisca Granados, tras conocer la decisión de la Audiencia. Aseguró que no sabe si Rivas conoce la decisión de la Audiencia de Granada y negó que los representantes y asesores legales de esta madre le hayan dicho ni que se entregue ni lo contrario. “Estos consejos se mueven en la confidencialidad profesional”, dijo en rueda de prensa. Considera que Rivas tiene “truncada su existencia” pero cree que estará haciendo “lo posible y lo imposible” para que los dos menores estén bien.