Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uno de los abogados de Juana Rivas cree que sería una “decisión muy sensata” que se entregue

Juan Ramón Montero afirma que sería positivo que Juana Rivas pusiera su "confianza en los tribunales de justicia"

El italiano Francesco Arcuri, ex pareja de Juana Rivas, saliendo ayer de los juzgados de Granada. FERMIN RODRIGUEZ. En vídeo, declaraciones de la portavoz de Juana Rivas. ATLAS

El letrado Juan Ramón Montero, uno de los abogados que se hizo cargo de la presentación del recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional (TC) de Juana Rivas, después de que incumpliera la orden judicial de devolver sus hijos menores al padre, condenado en 2009 por un delito de lesiones en el ámbito familiar, ha considerado que esta madre de Maracena (Granada), contra la que hay una orden de detención, tomaría una "decisión muy sensata" presentándose ante el juez.

Una vez que se pronuncie la Audiencia Provincial de Granada sobre el incidente excepcional de nulidad para la suspensión de la ejecución de esta orden judicial, presentado el mismo día 31 de julio en que el TC inadmitió el recurso de amparo, Juan Ramón Montero, del despacho de abogados Montero Estévez, ha indicado que sería positivo que Juana Rivas pusiera su "confianza en los tribunales de justicia".

Juan Ramón Montero ha afirmado, en declaraciones a Europa Press, que "es muy importante" la representación legal de Juana Rivas en el procedimiento penal. En este sentido, ha incidido en la comunicación que debe existir entre los abogados que llevan el caso en este ámbito y el civil, después de que el Juzgado de Instrucción 2 de Granada, que la investiga por un posible delito de retención ilícita de menores, emitiera este martes una orden de detención contra Rivas tras no comparecer ante este tribunal.

El exjuez Baltasar Garzón se ha mostrado partidario de paralizar la orden de detención dictada por un juzgado de Granada contra Juana Rivas, la vecina de la localidad granadina de Maracena en paradero desconocido desde que incumpliera el 26 de julio la orden judicial de entregar a sus hijos al padre, condenado en 2009 por un delito de lesiones en el ámbito familiar, y ha apuntado la necesidad de revisar el contacto de los menores con su progenitor.

Garzón ha admitido la "complejidad" del caso al existir "una resolución judicial que se tiene que cumplir", aunque ha admitido que "resulta muy duro ordenar la detención de una madre que defiende a sus hijos de un escenario posible de maltrato o unos antecedentes de maltrato".

En toda esta polémica también ha expuesto su punto de vista la asesora jurídica de Juana Rivas, Francisca Granados, como directora del área de Igualdad de la localidad de Maracena. En su opinión existen una serie de  "despropósitos y perversiones" y que el asunto se ha convertido en una batalla ideológica en la que Juana Rivas y sus hijos "no quieren estar. Para la asesora de Rivas el problema radica en la segunda denuncia que en 2016 interpuso contra Francesco Arcuri, quien ya había sido condenado en 2009 por golpear repetidamente y causar lesiones que necesitaron atención médica. A Granados no le consta que la segunda denuncia haya sido traducida al italiano para que se tramite en Italia, donde los dos menores tienen fijada su residencia habitual, lo que sería imprescindible para la correcta marcha del caso.

En el orden civil, que la Audiencia de Granada aplazara los efectos de la sentencia que obliga a la madre de Maracena a restituir a sus hijos al padre, residente en Italia, podría suponer "convertir" el procedimiento "con un objetivo primordial de tutelar los derechos de los menores de una serie de infracciones".

En cualquier caso, aunque se suspendiera la restitución de los menores, el procedimiento penal va a seguir adelante, si bien la orden de detención quedaría "sin efectos" si Rivas se presentara ante el juez, que posteriormente tomaría las medidas que considerara oportunas en la investigación que sigue contra ella por posible desobediencia a la resolución judicial, y en relación con la protección de los menores.

Más información