Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ferraz da por zanjado el debate de la plurinacionalidad

Adriana Lastra: “Las resoluciones del congreso son de obligado cumplimiento. El tema está cerrado”

El asunto está cerrado después de que el 39º congreso del PSOE aprobara “el perfeccionamiento” del artículo 2 de la Constitución para incorporar el reconocimiento de la plurinacionalidad de España. Este es el pronunciamiento de la ejecutiva socialista sobre las resoluciones de "un congreso que es el lugar sacrosanto del partido", según ha apuntado este lunes la vicesecretaria general, Adriana Lastra, al recordar que estas "son de obligado cumplimiento". La dirección federal cree que ninguna otra federación se unirá al resquemor de Andalucía.

La vicesecretaria del PSOE, Adriana Lastra, interviene durante el 13º congreso del PSOE de Cantabria, el pasado sábado en Santander. ROMAN G.AGUILERA EFE

Hasta ahora la incomodidad sobre el reconocimiento de la plurinacionalidad de España promovido por el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y aprobado en el 39º congreso del partido del pasado mes de junio sin oposición han venido de Andalucía, cuyo congreso clausuró el domingo la secretaria general regional, Susana Díaz y el propio secretario general federal. No ha habido una contraposición de documentos sino que las declaraciones y los discursos han puesto de manifiesto con toda crudeza el rechazo de la presidenta andaluza a aceptar esa denominación. El temor está en que la plurinacionalidad entrañe desigualdad entre comunidades autónomas.

Antes de que pueda avanzar una discusión de fondo, que vendrá cuando el PSOE plantee al resto de las fuerzas políticas empezar a abordar la reforma de la Constitución, la ejecutiva de Sánchez ha advertido de que el debate sobre lo aprobado en el 39º congreso "está cerrado". Así lo ha señalado este lunes la vicesecretaria general, Adriana Lastra, que ha comparecido poco antes de que terminara la reunión de la ejecutiva. El debate está zanjado, las resoluciones del congreso son de obligado cumplimiento y no hay visos de que nadie se las quiera saltar. Esta es la síntesis de la exposición que este lunes ha realizado Lastra en la que ha enfatizado la ausencia de conflicto sobre los documentos aprobados en el congreso federal y los regionales.

El hecho de que los congresos de Andalucía, Cantabria, o La Rioja no incluyan en sus textos los párrafos de las resoluciones del 39º congreso sobre plurinacionalidad no significan que no lo acepten, interpretan en la sede de la dirección federal, en calle de Ferraz de Madrid. En las resoluciones del PSPV, los socialistas valencianos defienden "el federalismo asimétrico" con un fuerte componente de autogobierno para la Comunidad valenciana, tanto como el que quieren para el partido respecto a la dirección federal.

Este ha sido el sentir mayoritario de ese partido, liderado por Ximo Puig, que compartió con la presidenta andaluza, y la mayoría de los líderes territoriales, la oposición a Pedro Sánchez en su primera etapa y también en su candidatura del pasado mes de mayo a la secretaría general. Esos textos, sin embargo, no han sido comentados ni para bien ni para mal en el congreso de Andalucía que se han centrado en una fuerte defensa de los derechos de esa comunidad y el rechazo frontal a que una reforma de la Constitución culmine con deferencias y privilegios para algunas comunidades entre las que no esté Andalucía.

No hay contradicciones entre documentos regionales y federales, según Adriana Lastra, porque no los puede haber, según la concepción que tiene sobre unos y otros el presidente extremeño, Guillermo Fernández-Vara. "Los congresos regionales no son para enmendar el congreso federal", dijo a EL PAÍS quien además ostenta el cargo del presidente del Consejo Político Federal, que reúne a todos los líderes territoriales.

Aunque este fin de semana se han celebrado algunos congresos aún faltan más de media docena que se desarrollarán entre septiembre y octubre. La ejecutiva se atreve a aventurar que no habrá conflicto por el modelo territorial que los socialistas defenderán en la reforma constitucional. La apuesta por la reforma de la Constitución y "el perfeccionamiento" del artículo 2, en el que se proclama la unidad de España, compuesta por nacionalidades y regiones, "une a todos los socialistas" por lo que no habrá batalla interna. Esta es la base esencial que esgrime el equipo de Sánchez para dar por seguro que no habrá enfrentamiento interno sobre la propuesta de avance hacia la España federal.

No habrá que elegir

"Esa dicotomía no se ha dado nunca ni se dará porque nunca el PSOE va a defender algo bueno para un territorio y malo para otro", ha aseguradp la vicesecretaria general de los socialistas, Adriana Lastra en referencia a la petición de la presidenta andaluza, Susana Díaz, al líder socialista, Pedro Sánchez, de que no le hiciera elegir entre Andalucía o el PSOE. Aun así, miembros de la ejecutiva han instado este lunes a echar la vista atrás para encontrar grandes similitudes entre las palabras de la presidenta andaluza y las de otros gobernantes autonómicos. Se recordaron los momentos de tensión entre los presidentes extremeños y castellanomanchego, Juan Carlos Rodríguez Ibarra y José Bono y con los presidentes Felipe González y José Luis Rodríguez en defensa de sus regiones. Estos gobernantes siempre pusieron por delante la defensa de los intereses de los ciudadanos de su comunidad y así se lo recordaban a sus presidentes y secretarios generales no solo en privado sino también en público y en voz alta. Al final, y con la crisis desatada, solía llegarse a un acuerdo. Pero no siempre fue así y algunos presidentes socialistas se rebelaron contra Ferraz. A veces los conflictos fueron de una enorme envergadura como el del agua, por la discrepancia en los planes hidrológicos. Siempre por poner delante los intereses de su región.

Más información