Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Susana Díaz pide a Pedro Sánchez que no le haga elegir entre la lealtad al PSOE y a Andalucía

El secretario general socialista ofrece su apoyo a la presidenta andaluza como candidata a las próximas autonómicas

Susana Díaz conversa este domingo con Pedro Sánchez en la clausura del congreso andaluz.

El secretario general del PSOE federal y adversario de Susana Díaz en las pasadas primarias, Pedro Sánchez, ha instado a la unidad del partido en el discurso que ha cerrado el 13 congreso del PSOE andaluz celebrado en Sevilla. Sánchez ha sintetizado en una frase una propuesta de paz de dos años: "Susana, tienes mi apoyo para ganar las elecciones autonómicas", previstas en 2019. La secretaria general andaluza ha cerrado filas: "Vas a tener la lealtad de todos los socialistas andaluces y la mía la primera", ha afirmado tras reivindicar que es necesario un Gobierno de cambio y progresista. Sin embargo, ha hecho una advertencia: "Nunca me hagas elegir entre las lealtades", en referencia a su condición de líder socialista regional y del Gobierno andaluz.

Sánchez intentó sellar una propuesta de paz en Sevilla comprometiéndole a Susana Díaz su apoyo como candidata a la reelección en las próximas elecciones autonómicas. El secretario general llamó a la unidad y aseguró que ambos dirigentes hablan “el mismo idioma” (y lo ha reiterado en Twitter). Díaz le devolvió la oferta prometiéndole lealtad, pero con condiciones. Es decir, que esta no sea incompatible con la defensa de los intereses de los andaluces a los que representa como secretaria general y como presidenta del Gobierno.

Al grito de "¡Pedro, Pedro!" -que no ha sido respaldado por todos los militantes-, y con el público en pie, Sánchez y Díaz han entrado en el plenario del congreso andaluz, una imagen que no se veía desde la campaña de las últimas elecciones. Los sanchistas andaluces Carmen Calvo, secretaria de Igualdad, y Alfonso Gómez de Celis, secretario de Área de Relaciones Institucionales, han ocupado la primera fila junto a Mario Jiménez, exsecretario de Organización durante el mandato de la gestora, y Manuel Jiménez Barrios, consejero de Presidencia y mano derecha de Díaz en el Gobierno andaluz.

Tras ser proclamada secretaria general, puesto al que ha llegado como única candidata, Díaz se ha dirigido a los militantes y ha agradecido la presencia de Sánchez, a quien nombró por primera vez en público desde que comenzó el congreso.

Díaz ha instado al nuevo equipo a ganar las próximas elecciones autonómicas y municipales y, en especial, a los jóvenes, a defender Andalucía y la igualdad de los territorios, el eje central del congreso diseñado por la dirigente frente a las pretensiones federales de diseñar un modelo territorial "plurinacional".

Díaz ha instado a los Ayuntamientos andaluces a reunirse tras el verano en Antequera (la localidad malagueña que es el centro geográfico andaluz y cuna de la autonomía) para abanderar un sistema de financiación justo y que acabe con la prestación de servicios deficitaria.

El debate territorial

El debate que más distancia había causado entre las dos direcciones en los últimos días ha vuelto a la tribuna. La primera defiende la declaración de Granada, la reforma constitucional con el mayor consenso posible para crear una federación cooperativa sin desigualdades entre autonomías. El segundo promueve la “plurinacionalidad” como evolución del concepto adelantado en la ciudad andaluza. Esta idea parte de una idea de país como nación producto de la unidad de distintas naciones.

“Soy andaluza y española. No obligo a nadie que se sienta como yo. Somos españoles no porque compartamos lengua o cultura. Lo somos porque compartimos ciudadanía, que nos hace libres. Nuestra fortaleza es el derecho a vivir en libertad. Cuando alguien pretende que la singularidad se imponga y rompa la igualdad hace un daño tremendo a la democracia”, ha argumentado a presidenta.

“Susana, tú y yo hablamos el mismo idioma. El de la igualdad, la justicia y la fraternidad”. De esta forma, le ha lanzado una oferta para limar diferencias y mantener unido al partido. “Lo contrario es lo que quiere la derecha”, ha advertido antes de fijar la propuesta de cierre de filas más clara: “Susana tienes mi apoyo para ganar las elecciones”.

Sobre el debate territorial, ha mantenido posiciones, pero reconduciendo el sentido de su propuesta plurinacional a una vía de diálogo: “Queremos una solución que sume, no que divida. Proponemos una gran avenida de negociación y de pacto. La propuesta es que todos los días sean 1 de octubre [la fecha del referéndum ilegal previstoen Cataluña] para encontrar una salida. La solución pasa por la ley. Fuera de la ley no hay nada, pero no basta; es necesaria la política. Si Rajoy da un paso adelante y aporta una solución política, tendría la lealtad del PSOE. Si no, el PSOE va a seguir asumiendo su responsabilidad. Defendemos una idea de España como nación de naciones que garantiza la igualdad social y económica de todos, vivan donde vivan. Es un pulso entre pasado y futuro. El federalismo que defendemos frente al centralismo es una suma de identidades diversas. Es nuestra propuesta y la vamos a defender porque favorece el diálogo y evitar el enfrentamiento”.

La división entre sectores se evidenció en el cierre del congreso. Los afines a Sánchez quisieron acabar con la Internacional mientras se cantaba el himno andaluz. El secretario general abandonó por su cuenta mientras Díaz se quedaba con su ejecutiva.

Una ejecutiva continuista y con más mujeres que hombres

El "núcleo duro" de la nueva Ejecutiva de Susana Díaz en el PSOE de Andalucía, que cuenta con más mujeres (22) que hombres (21), se mantiene, y 24 de los 43 miembros (incluidos los 15 vocales) son nuevos.

Así, además de Díaz al frente de la Secretaría General, continúan en sus puestos Micaela Navarro, como presidenta; Juan Cornejo, como secretario de Organización, y Francisco Conejo, como secretario de Relaciones Institucionales, mientras que como responsable de Política Municipal se incorpora la exconsejera María Jesús Serrano, que sustituye a Rafi Crespín.

El que fuera coordinador de la Interparlamentaria del PSOE-A y, hasta octubre de 2016, secretario de Política Federal del PSOE, Antonio Pradas, se incorpora como secretario de Política Agraria, mientras que el exconsejero de Salud Aquilino Alonso será el nuevo responsable de Organizaciones Sectoriales.

Se mantienen en sus puestos Elena Ruiz, como secretaria de Igualdad y Equidad; José Caballos, como secretario de Economía, y Pedro Fernández Peñalver, como secretario de Ordenación del Territorio y Vivienda.

Siguen en la dirección, aunque en otros puestos, Carmelo Gómez que pasa de la Secretaría de Formación a la de Acción Electoral y Programas; Francisco Javier Fernández de los Ríos, que cambia de Sostenibilidad y Medio Ambiente a Emprendimiento, Ciencia e Innovación; mientras que Esteban Morales, hasta ahora vocal, se incorpora a la Secretaría de Industria y Comercio.

Por su parte, el secretario general de Juventudes Sociales de Andalucía, José Carlos Durán, que ya era miembro de la anterior Ejecutiva, ahora ocupará la Secretaría de Empleo y Relaciones Laborales.

Destaca la creación, en pleno debate territorial en España, de la Secretaría de Libertades y Política Territorial, al frente de la cual se sitúa el catedrático y experto constitucionalista Gregorio Cámara, así como la de Memoria Histórica y Democrática (que también existe en la Ejecutiva Federal), que ocupará Carlos Perales Pizarro.

Por su parte, los vocales de la nueva ejecutiva son: Rosario Andújar, José Ortiz; María Dolores Marín; Rafael Montes; Flor Amón; Antonio Conde; Esther Ruiz; Angeles García Macías; Guillermo Quero; Ana Belén Palomares; Antonia Olivares; Marisa Bustinduy; María López Cervantes; Juan Pérez Guerrero e Isabel Gómez García.

Por provincias, la distribución es el siguiente: 9 de Sevilla; 6 de Málaga; 6 de Granada; 5 de Jaén; 5 de Cádiz; 4 de Córdoba; 4 de Huelva y 4 de Almería.

Más información