Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los votantes socialistas prefieren una alianza con Ciudadanos

El PP sería el más votado, con un 26,9% de apoyo, según Metroscopia

Las encuestas insisten en que, a corto plazo, ningún partido será capaz de gobernar España en solitario, sin necesidad de apoyos. La idea de una coalición de Gobierno sigue vigente, y la opción favorita, sobre todo entre los socialistas, es la que algunos analistas llaman la del “gran centro”. Un 51% de los votantes del PSOE preferiría una alianza con Ciudadanos antes que con Podemos (35%), según la encuesta de Metroscopia para EL PAÍS. Entre los seguidores de Iglesias, sin embargo, es abrumador el deseo de pactar con Pedro Sánchez.

Los votantes socialistas prefieren una alianza con Ciudadanos pulsa en la foto

El trabajo de campo del último sondeo de Metroscopia se realizó entre el 14 y el 18 de julio, por lo que no recoge el efecto que hubiera podido tener en el ánimo de los votantes la declaración del presidente del Gobierno en calidad de testigo en el juicio de la Gürtel. Aun así, mantiene el escenario dibujado desde finales de abril: cuatro grandes fuerzas políticas acaparan casi el 90% de la estimación de voto. En primer lugar se sitúa el PP (26,9%), que mejora incluso su resultado en 1,4 puntos respecto al anterior sondeo del 2 de julio. Mariano Rajoy cierra el curso político con un aumento de la fidelidad de sus votantes y cierto freno en la fuga de votos hacia Ciudadanos. Pedro Sánchez consolida la segunda posición (22%), e incluso mejora en cuatro décimas su cifra anterior, aunque sigue por debajo dela estimación de voto que llegó a obtener poco después de su reelección como secretario general del PSOE (22,8%).

Como viene ocurriendo en los últimos meses, el PSOE mantiene su capacidad de arañar votos de Podemos, pero sigue experimentando una fuga —menor, en todo caso— hacia Ciudadanos. Pablo Iglesias, en tercer lugar, pierde casi un punto. La fidelidad de sus votantes se ha reducido, debido en gran parte a la buena imagen de que goza entre muchos de ellos la figura de Sánchez. Albert Rivera continúa ocupando la cuarta posición, pero por tercer mes consecutivo logra una estimación superior al 18% (18,5%).

Al igual que el líder del PSOE, Rivera goza de un aprecio mayor entre sus votantes que la propia marca de su partido. Mucho más llamativo el caso de Sánchez, que supera en 13 puntos porcentuales (66%) en valoración a la propia marca PSOE (53%). En el caso del líder de Ciudadanos, la diferencia es de siete puntos a favor de Rivera. Tanto Rajoy como Iglesias mantienen entre los suyos un nivel de aprobación prácticamente idéntico al de las siglas.

La coalición preferida

Sánchez y Rajoy empatan en valoración

Pablo Iglesias no logra remontar una valoración negativa entre el conjunto de los votantes. Es el líder que obtiene peor saldo evaluativo (la diferencia porcentual entre los que aprueban su gestión y los que la rechazan), con 49 puntos negativos. Le sigue Mariano Rajoy, con 67 puntos negativos, y a continuación se sitúa Sánchez con 65 puntos negativos. Si el presidente del Gobierno sale ligeramente peor parado es porque supera por poco al líder del PSOE en el número de los que le rechazan. Paradójicamente, le supera en el número de apoyos. Albert Rivera es el único de los cuatro políticos cuya aprobación se aproxima casi a la mitad del conjunto de españoles, y su saldo es el mejor con dos puntos negativos.

Con los resultados de esta encuesta, ningún partido sería capaz de gobernar en solitario si se celebraran nuevas elecciones. Por eso, aunque nunca haya existido un experimento así en la historia reciente de España, la idea de una futura coalición de Gobierno sigue viva. Y la opción favorita en el conjunto de los electores, si bien con un escaso apoyo del 31%, sería la del PSOE con Podemos. Muy de cerca, como segunda elección, le seguiría una posible alianza gubernamental entre el Partido Popular y Ciudadanos. Pero estas cifras responden al promedio total de las respuestas entre los votantes de todos los partidos. Y en el caso de los de Podemos, su apoyo a una coalición con Sánchez es abrumador: un 82%.

Es este entusiasmo masivo de una parte el que explica que en el cómputo general aparezca como primera opción esa coalición. Si se escarba en las interioridades de cada grupo electoral, se aprecia que la realidad es otra. Entre los votantes socialistas, el principal deseo apunta a una alianza con Ciudadanos (51%). Entre los seguidores de Rivera, son mayoría los que prefieren estrechar lazos con el PP (47%) y, a cierta distancia, con el PSOE (37%). Y entre la masa de votantes de Mariano Rajoy, la opción mayoritaria es la de sumar con Ciudadanos (66%), y en segundo lugar, como dato llamativo, resucitar la idea de una Gran Coalición con el PSOE (28%).

La posibilidad de construir coaliciones tiene mucho que ver con el constante trasvase de votos que siguen reflejando las encuestas, que muestran unos electores ya no tan fieles a sus siglas como antaño. Un 11,5% de votantes de Unidos Podemos estaría ahora dispuesto a votar al PSOE. Un 8,2% de seguidores de Rajoy votarían hoy por Rivera. Una situación que se da mucho menos a la inversa. Solo un 3,1% de votantes del PSOE, o un 3,2% de Ciudadanos, harían el camino de vuelta.

Más información