Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Rajoy cree imprescindible al PSOE para presentarse a una investidura

El líder del PP se reunirá con Rivera después de que Sánchez fracase pero para pedirle que recabe su apoyo para su candidatura

ampliar foto
Santamaría, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el viernes.

“El PSOE es imprescindible, Ciudadanos innecesario”. Es el resumen de un alto cargo de La Moncloa del equipo de Mariano Rajoy para explicar los planes del líder del PP ante su futurible investidura si Pedro Sánchez fracasa la semana que viene. La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, también usó la palabra “imprescindible” para reclamar la colaboración del PSOE al margen de la posición que adopte Albert Rivera en próximas negociaciones directas con Rajoy.

Rajoy no se presentará a una hipotética sesión de investidura solo con el supuesto apoyo añadido a los 123 votos del PP de los 40 de Ciudadanos si la de Pedro Sánchez de la semana que viene no prospera. Así lo anticipó el viernes Sáenz de Santamaría tras el Consejo de Ministros al subrayar que el PP si “tiene una cosa clara” y es que la colaboración del PSOE es “imprescindible”.

Fuentes oficiales de La Moncloa recordaron a continuación que Rajoy ha fijado varias veces en público desde el 20-D y desde que declinó la primera oferta del rey Felipe VI que solo acudiría a una investidura en el Congreso “si tiene los apoyos suficientes para salir elegido presidente”. Por esa razón mantiene que ir solo con los escaños del PP e incluso con los de Ciudadanos (163) sería un engaño a los españoles y un juego al que no está dispuesto a prestarse porque no alcanza para superar los 176 necesarios.

La cita con Rivera

El líder del PP, si llega ese momento y Ciudadanos se ofrece a negociar con ellos un pacto y un apoyo de Gobierno, reclamaría a Rivera que fuese a hablar con Sánchez para que le prestase también sus votos o su abstención. Si eso no sucede o si Rivera se limita a ratificar en su reunión bilateral que sigue involucrado en nuevas investiduras de Sánchez, Rajoy ni lo intentará ni le pedirá al Rey que se lo ofrezca y esperará a que transcurra el calendario hasta la fecha límite del 3 de mayo, cuando tendrían que convocarse automáticamente otras elecciones.

Mientras tanto, en el entorno de Rajoy entienden que este es el tiempo del socialista Sánchez y de su actual socio Rivera aunque también estén pensando en la semana posterior al pleno de investidura del líder del PSOE programado de manera aún tan confusa para la semana que viene. En el Gobierno en funciones y el PP ya dan por descontado que Sánchez no saldrá elegido presidente ni en la primera o la segunda votación ante el Congreso, y luego esperan con cierta fruición el encuentro entre Rivera y Rajoy. Una cita que probablemente tampoco será el lunes 7 de marzo, porque ese día el presidente tiene una cumbre sobre Turquía y la Unión Europea en Bruselas.

Rajoy tiene ganas ahora de encontrarse de nuevo con Rivera, escuchará sus razones para aliarse con Sánchez frente a su promesa de campaña de permitir el Gobierno de la lista más votada y rebatirá sus argumentos con las tesis ya conocidas: que el PP ganó esas elecciones y que su electorado no puede aceptar fácilmente que se exija ahora la derogación de todas las grandes reformas, especialmente las económicas, de la etapa anterior. “Por ahí no pasamos”, enfatizó el viernes Santamaría.

El PP ha estudiado al detalle el documento negociado entre PSOE y Ciudadanos y ha construido un catálogo de réplicas. Les parece una mera copia del programa socialista, con subidas de impuestos incompatibles en teoría con el origen liberal de Ciudadanos. Pero todos esos “matices” sí serían discutibles.

¿Quién ofrece más candidatos al Rey?

Mariano Rajoy aún no sabe si tendrá otra ocasión de que el rey Felipe VI le vuelva a ofrecer ser candidato a una investidura si Pedro Sánchez fracasa pero en su equipo tampoco tienen claro cómo se articularía esa situación, quién debería comunicar esa posibilidad, ni cómo. Un alto cargo de La Moncloa admitió el viernes que ese proceso no está regulado y que por tanto no está decidido que sea el monarca el que tenga que llamar o plantear esa opción ni tampoco que sea el presidente del Congreso, el socialista Patxi López, el que sondee a otros candidatos posibles: “Si Rajoy estuviera en disposición y tuviera los apoyos, se le haría llegar el mensaje al Rey”, acertaron a improvisar.

Más información