El PP lanza una ofensiva en defensa de las diputaciones

Los populares piden una reunión urgente de la Federación de Municipios y Provincias

Mariano Rajoy, en un foro organizado este jueves por La Razón. (EFE)

El PP ha salido en tromba en contra de la propuesta del PSOE y de Ciudadanos de suprimir las diputaciones provinciales. El partido de Mariano Rajoy exige al presidente de la Federación Española de Municipios (FEMP), el socialista Abel Caballero, que convoque una reunión extraordinaria para "posicionarse de forma firme y contundente" contra el acuerdo entre Pedro Sánchez y Albert Rivera y prepara una batería de mociones en Ayuntamientos de toda España para "proteger" a la institución. El vicepresidente de la FEMP y alcalde de Santander, el popular Íñigo de la Serna, opina que su supresión sería incluso "inconstitucional".

El acuerdo entre PSOE y Ciudadanos prevé sustituir las diputaciones provinciales por consejos de alcaldes para la prestación de servicios de municipios de menos de 20.000 habitantes. El pacto afectaría a 38 de las 51 que existen porque la propuesta es mantener las históricas instituciones forales, cabildos y consejos insulares. En la actualidad, el PSOE gobierna en 18 de ellas, el PP en cinco, CiU en cuatro, el PNV en tres y el Partido Aragonés en la de Teruel. Según el Ministerio de Hacienda, en el último ejercicio se destinaron 25.546 millones de euros para diputaciones, cabildos y consejos contando con las diputaciones forales, que no entrarían en ese plan de supresión.

Mariano Rajoy, que fue presidente de diputación, también se mostró "radicalmente en contra" de que se eliminen porque pondría "en una situación muy complicada" a los pequeños municipios. "Nos proponen como gran novedad la supresión de las diputaciones, algo que solo puede plantear quien únicamente ha vivido en grandes ciudades, pisa moqueta y desconoce por completo cuál es la situación de los pequeños pueblos de España, como se han encargado de recordar unos cuantos dirigentes socialistas", declaró el jueves el presidente en funciones, aprovechando la división interna que la medida ha generado en el PSOE.

El propio presidente de la FEMP, el socialista Abel Caballero, alcalde de Vigo, es partidario de modernizarlas, no de suprimirlas. Una posición que comparte la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. Sin embargo, el PSOE ya llevó en su programa electoral para las generales de 2011, con Alfredo Pérez Rubalcaba de candidato, la propuesta de transformar las diputaciones provinciales —salvo consejos insulares y cabildos— en consejos de alcaldes para eliminar duplicidades.

El PP entiende que suprimirlas sería "una tremenda injusticia" y rechaza que suponga ahorro alguno. "Permiten abaratar el coste de los servicios generando economías de escala entre pueblos de la misma provincia y son instituciones saneadas que pagan a sus proveedores en 30 días. Su deuda solo representa un 0,3% del PIB", mantiene De la Serna. La deuda viva de todas las entidades provinciales pasó de 6.732 millones en 2011 a 5.994 en 2013 y 6.308 en 2014. Cuando Rubalcaba propuso suprimirlas calculaba un ahorro al Estado de 1.000 millones. El PSOE y Ciudadanos lo elevan ahora entre 4.000 y 5.000 millones. Según Hacienda, el ahorro al eliminar duplicidades de competencias ascendería a 3.500 millones.

La propuesta de suprimir las diputaciones ha sido el punto del acuerdo entre Sánchez y Rivera que mayor rechazo ha generado en el PP, que, de todas formas, votará en contra de la investidura del socialista e impedirá que ese pacto prospere. Podemos, que rechaza el pacto entre PSOE y Ciudadanos, también llevaba en su programa electoral la promesa de eliminar las diputaciones.

Más información