Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los partidos acusan al Gobierno de sembrar el pánico a una nueva mayoría

PSOE, Podemos y Ciudadanos condenan las críticas de los ministros en funciones a las supuestas consecuencias de una alianza entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias

Las advertencias de los ministros

Luis de Guindos (Ministro de Economía): "Si Podemos entrara en el Gobierno, se generaría incertidumbre en los mercados"

Jorge Fernández Díaz (Ministro de Interior): "ETA espera como agua de mayo la formación de un Gobierno de coalición del PSOE y Podemos".

J. M. García-Margallo (Ministro de Exteriores): "Me vi obligado a informar a mis colegas en Roma de que con un posible Gobierno de coalición PSOE-Podemos España podría abandonar la coalición internacional".

José Manuel Soria (Ministro de Industria): "Si viene un Gobierno de esta naturaleza, te dicen, no meto un solo euro en España, no quiero poner en riesgo mis inversiones como en Grecia o Portugal, eso vuelve a la recesión y la precariedad".

Los augurios de miembros del Gobierno en funciones respecto a los males que caerían sobre España si se forma un Ejecutivo que no incluya al PP han movido al PSOE y Podemos, pero también a Ciudadanos y al PNV, a exigir que cejen en su actitud. Por respeto a los votantes y por “lealtad” a España, no deben utilizar la tribuna institucional para interferir en las negociaciones. Según algunos ministros las inversiones económicas se retraerán y la banda terrorrista ETA, espera como “como agua de mayo” un Gobierno del PSOE y Podemos. “Paren tanta vileza” exigió el portavoz del PSOE, Antonio Hernando.

“No somos iguales, ni cuando estamos en el Gobierno ni cuando estamos en la oposición; el PP y el PSOE no somos iguales”. Esta es la sentencia del candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, expresada en tono consternado en distintas ocasiones desde que escuchó por primera vez algunas premoniciones de ministros en funciones.

Los males que el Gobierno de Mariano Rajoy augura que caerán sobre España si no gobierna su partido se han centrado en aspectos muy sensibles como son la economía, con retracción de inversiones, y la defensa nacional porque decaerá el compromiso de España en la lucha contra el terrorismo yihadista, en tanto que ETA “espera ese gobierno como agua de mayo”, según el titular de Interior, Jorge Fernández Díaz. El titular de Exteriores, José Manuel García Margallo alertó el martes en Roma de los riesgos que, en su opinión, tendría una coalición de Sánchez e Iglesias para los compromisos de España contra el yihadismo. “Si Podemos entrara en el Gobierno o hubiera un Gobierno sustentado por Podemos, se generaría incertidumbre en los mercados que nos tienen que renovar muchísimo dinero”, dijo el responsable de Economía en funciones, Luis de Guindos. Y el ministro de Industria, José Manuel Soria, afirmó que los inversores no pondrían “un solo euro en España” por miedo a una crisis como la sufrida por Grecia, donde gobierna Syriza.

El PSOE ha pedido la comparecencia de los ministros de Exteriores, José Manuel García Margallo, también del titular de Interior, Jorge Fernández Díaz, y en breve exigirá la presencia del ministro de Industria. Energía y Turismo, José Manuel Soria. Tanto Pedro Sánchez, como su número dos, César Luena, y el portavoz parlamentario, Antonio Hernando, resumen la actuación del gobierno con dos palabras: “Deslealtad” y “vileza”. Así fueron en la oposición cuando gobernaban los socialistas “y les sale de manera natural, está en su ADN”, señaló Luena a este periódico, que pidió al gobierno “contención”, y a su presidente, Mariano Rajoy, que ponga orden entre sus ministros.

Estas críticas se producen, además, después de que el líder del PP renunciara primero a presentarse a la investidura, y comunicara al Rey, en su segunda audiencia, que no contaba con los apoyos suficientes para formar “un Gobierno estable en España”.

Traición a las víctimas

Las llamadas de atención de dirigentes socialistas durante el día arreciaron a primera hora de la noche al comprobar que la actitud del Gobierno en funciones persistía. El portavoz parlamentario, Antonio Hernando, rememoró con gesto y tono doliente que “esto ya lo habían vivido”, los socialistas. “Se nos acusó de traicionar a las víctimas del terrorismo”, recordó Hernando. Esa era la acusación que el PP hacía al entonces presidente del gobierno socialista José Luis Rodríguez Zapatero en su intento de que ETA dejara las armas. Antes, con José María Aznar en la oposición, y en la última legislatura de Felipe González, el terrorismo también fue herramienta de oposición, que se blandía contra el gobierno cuando la banda terrorista asesinaba.

No solo el PSOE lanza un grito de protesta contra esta actitud del Gobierno ya que también ha escandalizado a Podemos, Ciudadanos y al PNV.

Desde Podemos se pide una estricta separación de funciones entre instituciones y partidos políticos. Íñigo Errejón, portavoz parlamentario, criticó ayer que el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, recurriera a un asunto tan sensible como el terrorismo. “Hay cuestiones demasiado serias, como el terrorismo para intentar usarlas como arma electoral”. En referencia al titular de Interior en funciones, agregó: “Es un ministro al que le estamos conociendo cada vez más salidas de tono. Hay cosas demasiado serias con las que no se puede jugar”.

Trece entrevistas en tres semanas en medios públicos

Varios ministros y secretarios de Estado del Gobierno en funciones de Mariano Rajoy han utilizado en las últimas semanas entrevistas en medios públicos y no solo por sus puestos, sino como dirigentes del PP. Es decir, lo han hecho para hacer campaña contra el líder socialista, Pedro Sánchez, y agitar el fantasma de un Ejecutivo de coalición con Podemos. Desde el pasado 21 de enero, se han producido al menos 12 entrevistas en TVE y RNE de una decena de cargos del Gobierno, además de una entrevista en Telemadrid.

Entre los ministros que han participado en estos espacios se cuentan el de Industria, José Manuel Soria, quien tuvo al menos dos comparecencias; el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo; la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina; el ministro de Educación y Cultura, Íñigo Méndez de Vigo; el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso; la ministra de Fomento, Ana Pastor; el ministro de Justicia, Rafael Catalá; el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz; el secretario de Estado de Economía, Íñigo Fernández de Mesa; y el secretario de Estado de Cultura, José María Lasalle.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha sido criticado además por un uso de las instituciones que las fuerzas de la oposición consideran partidista. Por ejemplo, se le reprochó que después de su segunda audiencia con el Rey compareciera en La Moncloa en lugar de hacerlo en el Congreso de los Diputados en calidad de líder del Partido Popular.

Desde Errejón hasta el propio Iglesias, los dirigentes de Podemos han venido criticando el uso de las instituciones por parte del Ejecutivo. El líder de la formación reprochó, por ejemplo, a Mariano Rajoy que tras su segunda audiencia en La Zarzuela decidiera comparecer en La Moncloa en lugar de hacerlo en la Cámara baja. También ahora que utilice el terrorismo.

No menos crítico fue ayer el portavoz del PNV, Aitor Esteban. “La organización terrorista está liquidada y con ese tipo de declaraciones a veces parece que se añora lo de antes”. Meter ese elemento “solo es para enredar y, además, mienten”, clamó el portavoz peneuvista.

El rechazo también lo expresa Ciudadanos, a través de su portavoz en el Congreso, Juan Carlos Girauta. “Enviar mensajes apocalípticos sobre España, aunque sean de escenarios futuros, al extranjero o a nuestros socios europeos es una insensatez y una cierta deslealtad con el país”. El partido de Iglesias, “puede gustar más o menos”, pero le han votado cinco millones de personas, recordó Girauta, que dio un consejo al PP: “Si el PP cree que [Podemos] es para estar en pánico, que actúe en consecuencia y propicie un gobierno constitucionalista”. Se refería al pacto de legislatura que intenta negociar Rivera con los dos partidos mayoritarios.