Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La investigación por la corrupción en Valencia apunta a Rita Barberá

La causa judicial iniciada en la Diputación de Valencia toca a la exalcaldesa del PP

La investigación nacida en torno a la Diputación de Valencia apunta a la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá, según han confirmado fuentes del caso. Barberá no ha sido detenida ni imputada este martes, según las mismas fuentes, porque es senadora y tiene la condición de aforada ante el Tribunal Supremo. Solo el alto tribunal tiene capacidad para dirigir acciones penales contra ella. Tendrá que ser el Juzgado de Instrucción 18 de Valencia, encargado del caso, el que envíe eventualmente una exposición razonada de motivos al Supremo para poder tomarle declaración en calidad de imputada (investigada, según la nueva denominación judicial).

Desde que el caso salió a la luz, el año pasado, Barberá ha negado haber participado o haber tenido conocimiento de ninguna irregularidad. Las pesquisas sobre esta presunta red de cobro de comisiones de Valencia, en las que han sido detenidas 24 personas e imputadas un total de 29, se iniciaron con la difusión de las grabaciones efectuadas en secreto durante años por el ex alto cargo de la diputación Marcos Benavent. En varias grabaciones se escucha a Benavent y a una de las ahora arrestadas, la exconcejal del Ayuntamiento de Valencia María José Alcón, hablar de "la jefa" como una persona que está al tanto de los amaños.

La jefa, creen los investigadores, es Barberá. En las grabaciones también se escucha a los interlocutores referirse presuntamente al sobrino de la exregidora Enrique Sospedra Barberá como beneficiario de adjudicaciones irregulares. Barberá desmintió expresamente esta información el año pasado. Del hilo de las grabaciones han tirado la Fiscalía Anticorrupción, la Guardia Civil y el juzgado en el último año y medio hasta reunir indicios relevantes contra Barberá, aseguran fuentes de la investigación.

Bien parada

Hasta ahora la exalcaldesa ha salido bien parada de todos los escándalos judiciales que han estallado en Valencia, aunque algunos le han caído cerca. Álvaro Pérez, El Bigotes, presunto cabecilla en la trama de Gürtel en Valencia, contaba en una conversación grabada por la policía que le había regalado un bolso de una marca de lujo. Pero Barberá no resultó implicada, entre otras razones, porque su Ayuntamiento no adjudicó contratos a la trama de Francisco Correa.

El juez de Palma José Castro pidió oficialmente imputarla en el caso Nóos junto al expresidente de la Generalitat Francisco Camps por las adjudicaciones. Pero el Tribunal Superior valenciano consideró insuficientes los indicios presentados contra ella.

El ministerio público mantiene ahora abierta una investigación contra Barberá, para la que acaba de pedir una prórroga de seis meses a la Fiscalía General del Estado, por el llamado caso Ritaleaks. Posibles irregularidades en los gastos de representación de la regidora, que ascendieron a 278.000 euros en cuatro años e incluyeron el pago de 700 euros por una noche de hotel.

Después de la pérdida de la alcaldía de Valencia, que ocupó de 1991 a 2015, Barberá fue elegida en otoño senadora territorial por el PP junto al expresidente de la Generalitat Alberto Fabra.

Más información