Selecciona Edición
Iniciar sesión

Garzón pide negociar ya aunque espera que no sea un “juego de teatro”

IU no ve imprescindible entrar en el Gobierno y subordina su apoyo al programa

El diputado de Izquierda Unida Alberto Garzón, emplazado por Pablo Iglesias a formar parte de un Gobierno tripartito junto al PSOE y Podemos, pidió ayer que las negociaciones comiencen lo antes posible, aunque sugirió dudas sobre la honestidad de la propuesta. “Es importante que no sea un juego de teatro”, subrayó Garzón, quien dijo esperar que se trate de una “voluntad sincera y no tacticista” de Iglesias. IU no ve necesario entrar en ese hipotético Ejecutivo y subordina su apoyo al programa. La decisión la tomarán las bases del partido.

El líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, hoy en rueda de prensa. Bernardo Pérez

El dirigente de IU no conocía la propuesta de Iglesias antes de que este la anunciara en público esta mañana. El líder de Podemos le envió un mensaje minutos antes de que comenzara la rueda de prensa advirtiéndole de que estuviera atento a su comparecencia, pero sin revelarle que iba a proponer la participación de IU e, incluso, que le ofrecería a él mismo una cartera ministerial. Garzón reconoció después que las formas de Iglesias, al anunciar una propuesta de ese calibre sin informar antes a los interesados, eran cuanto menos “mejorables”. Con todo, se mostró dispuesto a negociar cuanto antes, y “sin líneas rojas”.

La propuesta de Iglesias llega en un momento de tensas relaciones entre Podemos e IU, hasta el punto de que Garzón había acusado en público esta misma semana al secretario general de Podemos de haber vetado que IU, con dos diputados, pudiera formar un grupo parlamentario propio. Posiblemente por esos precedentes, el dirigente de la coalición de izquierdas insistió en que espera que las propuestas de Sánchez e Iglesias, sobre todo de este último, sean sinceras. “Esperamos que no sea una riña tacticista entre PSOE y Podemos”, incidió. El candidato dijo que no duda de la credibilidad de la iniciativa del líder de Podemos, pero deslizó: “No cabe ninguna otra opción que darle credibilidad”.

IU no tiene claro que quiera formar parte de ese hipotético Ejecutivo. “No es imprescindible que IU entre en el Gobierno”, aclaró Garzón. Primero el acuerdo de investidura, y después la negociación de Gobierno, explicó. En el partido se tiene presente la mala experiencia del Gobierno andaluz compartido con el PSOE, cuyo pacto rompieron los socialistas en enero de 2015. Su objetivo es, en todo caso, “que lo que se acuerde se ponga en marcha”, porque también se pactó con el PSOE andaluz una banca pública y, según su relato, su cumplimiento motivó que IU fuera “expulsada” del Gobierno.

Iglesias ofreció ayer a Garzón una cartera ministerial tras poner en valor el casi millón de votos (923.000 sufragios) que IU obtuvo en las pasadas elecciones generales, en las que concurrieron por separado porque Podemos no quiso llegar a un acuerdo con IU para ir en una lista conjunta a los comicios. “No vamos a hablar de ministerios, sino de políticas concretas. Programa, programa, programa”, contestó Garzón haciendo uso de la frase acuñada por el excoordinador de IU Julio Anguita en los años noventa. El punto fundamental de ese acuerdo para la coalición de izquierdas es un plan de empleo público. IU también es partidaria de un referéndum en Cataluña.

En su programa electoral, IU proponía la nacionalización de las empresas energéticas o un proceso para una nueva Constitución en la que, entre otras cosas, el trabajo esté garantizado para todos los ciudadanos y pueda ser reclamado ante un juez.

Más información