Selecciona Edición
Iniciar sesión

Garzón acusa a Podemos de haber vetado el grupo propio de IU

El diputado dice que hubo un "veto explícito" de Iglesias a que pactaran con Compromís

Izquierda Unida, con 923.000 votos el 20-D y cinco diputados en el Congreso —dos en solitario y otros tres integrados en las coaliciones catalana y gallega de En Comú y En Marea— , acabará en el Grupo Mixto esta legislatura, y sin poder recibir ni siquiera las subvenciones electorales tras rechazar la Mesa su integración temporal en el grupo de ERC. Un escenario, este último, no previsto y demoledor para la coalición de izquierdas, en una complicada situación económica tras su desplome electoral. El diputado de IU ha juzgado la sorpresiva decisión de la Mesa de "antidemocrática e indecente". Garzón había acusado en la mañana de este miércoles, antes de la resolución del órgano de Gobierno del Congreso, a Podemos de haber vetado la única posibilidad legal que tenía su partido de formar grupo: la fórmula que exploraron hasta el último momento de unirse a la coalición valenciana de Compromís y Podemos.

Esa posible alianza, según asegura Garzón, contaba con el visto bueno de la formación de Mónica Oltra y del Bloc. "Sentimos que nuestros intentos no hayan fructificado por el veto explícito de Podemos", ha criticado Garzón, quien intentó durante meses una alianza con Podemos para concurrir a las generales.

El diputado de IU ha relatado en rueda de prensa en el Congreso que ese posible acuerdo con Compromís contaba con el "apoyo expreso y tácito del PSOE" y de Albert Rivera, líder de Ciudadanos, con el que habló personalmente, por lo que habría salido adelante en la Mesa de la Cámara Baja, en la que los socialistas tienen dos representantes, los mismos que Ciudadanos y Podemos, mientras el PP cuenta con tres. "El único obstáculo fue que Podemos no quería firmar", se ha quejado Garzón. "El Bloc y Compromís estaba de acuerdo y Podemos negó que sus diputados firmaran ese acuerdo. Aun cerrándonos la puerta a tener un grupo parlamentario", ha lamentado.

La coalición valenciana, en la que IU no participó en las generales, tiene nueve diputados, cuatro de Compromís, cuatro de Podemos y una independiente. Los cuatro de Compromís decidieron el martes registrar un grupo propio separado del partido de Pablo Iglesias, aun sabiendo que sería rechazado por la Mesa, como así ha sucedido. La coalición valenciana decidirá esta semana en su Ejecutiva si entonces se va al Grupo Mixto o vuelve al grupo "confederal" de Podemos.

Según el relato de IU, los cuatro parlamentarios de Podemos fueron los que bloquearon esa solución, en una negociación que ha revelado intensa. "Hasta cinco veces hablamos con los representantes de Podemos para decirles que era la única forma que existía", ha contado Garzón, que sostiene que Podemos no les dio razones para negar el acuerdo. En su opinión, habría sido un gesto de "cortesía parlamentaria" de Podemos que no les costaba nada, porque después de constituido el grupo los parlamentarios del partido de Iglesias podrían haber vuelto después a integrarse en el grupo de Podemos. Con todo, Garzón ha dicho no sentirse "traicionado" por sus socios en Cataluña y Galicia, y sostiene que no cambiará su relación con el partido de Iglesias, al que su partido, en proceso de debate sobre su futuro, sigue tendiendo la mano para futuras alianzas.

Más información