Monedero: “La moderación puede desarmar a Podemos”

"Me siento desencadenado y creo que Pablo [Iglesias] me tiene cierta envidia", dice el cofundador de Podemos, de cuya dirección dimitió hace dos semanas

Ampliar foto
Juan Carlos Monedero.

Juan Carlos Monedero cree que Podemos, de cuya dirección acaba de dimitir, corre el riesgo de ser previsible, de perder la frescura y la irreverencia, y que por eso Pablo Iglesias, su líder y su amigo, está tratando de recuperar el lenguaje que él defiende. “La moderación desarmaría a Podemos”, afirma.

Pregunta. ¿Cómo se ha sentido en este tiempo que desemboca ahora en su dimisión?

Respuesta. Me convertí en sujeto de ataques desproporcionados. Una inspección fiscal anunciada por Montoro y jaleada por la vicepresidenta del Gobierno, la consejera de Educación pidiendo mi cabeza al rector, una querella del abogado Emilio Rodríguez Menéndez, otra de Manos Limpias, una querella de policías por algo de tres años antes, portadas que ponían en cuestión mi currículum y luego rectificaban en una columna, titulares diciendo que había hecho ingresos sin decir dónde estaba ese dinero... Esos ataques me producían ira.

P. ¿Se sintió solo?

A los generales mediocres hay que perdonarles su mediocridad”

R. Era consciente de que lo que me estaba pasando no le pasaba a Monedero, sino a un fundador de Podemos. Las acusaciones eran sobre cosas de mi etapa anterior. Encontré la solidaridad de las bases y con el absoluto apoyo de Pablo o de mi amigo José Manuel López, candidato a la Comunidad de Madrid. Y luego me he encontrado en medio de dualidades demasiado humanas.

P. ¿A qué se refiere?

R. Cuando EE UU quería dar golpes en América siempre acudía a los generales más ambiciosos y más mediocres. Y cuando generales así de tu ejército se dejan tentar por esos cantos de sirena, claro que te produce soledad extra. Por aquello que decía [Joaquín] Sabina: “Dormir contigo es estar solo dos veces”. Eso también pasa en mi organización. A los generales mediocres hay que perdonarles su mediocridad siempre que sea desarmada.

P. Se despedía de la entrevista con Iglesias diciéndole: “Sé que no traicionas”.

R. Claro. Los que traicionan no siempre son traidores. Cuando murió uno de los Papas, el monaguillo del pueblo se puso muy contento: “Así sube el escalafón”. Hay comportamientos que no te convierten en traidor: la vida te ha dado la oportunidad de situarte en lugares más luminosos y no lo has hecho.

P. Algunos han usado desde dentro los mismos argumentos contra usted. ¿Pudo haberlo contrarrestado?

Montoro me dijo que no me iba a permitir nada, que me iba a machacar”

R. Por supuesto. Cuando te atacan buscan generar un resultado, pero también minarte. Soy consciente de que el final de una fuerza política es la disgregación, y por eso he preferido también marcharme. Creo que la única herramienta que tiene la democracia española para reencontrarse es Podemos. Es más importante que mi presencia en ningún órgano de dirección.

P. ¿Un nombre propio dentro de su organización que le haya decepcionado?

R. No es muy relevante. Una parte importante de los miembros de Podemos han sido mis alumnos. Un alumno nunca decepciona a su maestro.

P. ¿Pudo hacerlo de otra manera en el asunto de Hacienda?

R. Le pregunté siempre a mi asesor cómo hacerlo de manera correcta. Los funcionarios de GESTHA [Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda] dijeron que no había ánimo de defraudación ni de ocultación. Luego hubo un campo de disputa con Hacienda. Fue ese ámbito el que me negó Montoro. Me dijo que no me iba a permitir disputar nada, que me iba a machacar.

P. ¿Siente que se equivocó en algo crucial en este episodio?

Nuestra frescura fue lo contrario de la política de estercolero”

R. Me equivoqué en pensar que como persona metida en la política tenía los mismos derechos que como ciudadano. Una ingenuidad de la que no me arrepiento. Desde que empezaron los ataques desprecio más la frase “Sabías en qué te metías...”

P. Dijo usted al irse que es más importante estar en los círculos que en la televisión...

R. Nosotros entendimos que la televisión era el tren que los alemanes pusieron a Lenin para ir a Finlandia. ¡Coño, pero luego tienes que bajarte del tren, reunirte con la gente!

P. ¿Eso le puede pasar a Iglesias, que siga en el tren?

R. Tiene una ventaja: su ambición por el poder se ve muy compensada por la ambición por conocer. Eso es un cable a tierra.

P. Usted era la voz radical. Ahora ya no está.

R. Soy mucho más útil fuera de la dirección, porque las direcciones son órganos colegiados donde desaparece la pluralidad. Yo no puedo entrar con un libro mío a la ejecutiva y que me arranquen muchas páginas, me lo devuelvan y me digan que eso es lo que he escrito.

P. No es de la dirección. ¿Cómo va a encajar en Podemos?

Las clases medias necesitan herramientas de indignación”

R. Es un presupuesto zapatista: cualquier persona tiene que mandar obedeciendo y eso es lo que tiene que hacer Podemos. Tiene que escuchar a sus bases y sus bases son las que mandatan. Yo tengo la capacidad de recuperar al agitador que era.

P. Será incómodo.

R. O no. Igual es incómodo para algunas personas de Podemos, pero no para Podemos.

P. ¿Le gusta ser incómodo?

R. Profundamente. En Curso urgente de política para gente decente digo que las ideas tienen que ser como tirar un panal de avispas en un confesionario. Nuestra frescura fue lo contrario de la política de estercolero y si Pablo fue capaz de concitar ese apoyo fue porque rompió con los corsés.

P. Pueden caer en eso.

Me convertí en sujeto de ataques desproporcionados. Me producían ira”

R. Lo dije en el libro de Ramón Lobo [Turpial]: debemos ser muy cuidadosos, la pelea no termina pareciéndote a los que combates. Mi idea es que mi salida sea una llamada de atención que haga reflexionar a la organización sobre lo que hacemos. Si perdemos esa ventana de oportunidad es terrible: estaríamos engañando a mucha gente que creyó que éramos el cambio.

P. ¿Cree que el descenso en las encuestas se debe a eso?

R. La construcción de un partido, por las propias miserias de la representación, ha generado muchas heridas y ha hecho que gente muy válida se haya ido de los círculos. Hay otro problema: nuestra moderación. La moderación desarmaría a Podemos. Lo peor que le puede pasar es que cuando hable algún líder se sepa de antemano lo que va a decir.

P. ¿Esa previsibilidad la encarna ahora Íñigo Errejón?

R. Prefiero no dar nombres, y mira que algunos lo han hecho. Algunos han dicho que yo soy un lastre para las clases medias, lo que indica una concepción muy paternalista de las clases medias. El error que siempre ha tenido la socialdemocracia española es pensar que la gente es tonta. Las clases medias no necesitan golpecitos en el hombro para tranquilizarlas; necesitan lo que les ha dado Pablo y lo que Pablo ha empezado a volver a dar: herramientas de indignación frente a gente que nos está arañando.

P. ¿Está rectificando la actitud Pablo Iglesias?

R. Sin duda. Creo que mi salida de la dirección sirve para que haya una reacción.

P. Su entrevista en La Tuerka con Iglesias recuerda ese poema de Neruda, Oda a las cosas rotas... Parece que se juntan para ver dónde están las cosas rotas...

R. Yo no me siento roto, me siento desencadenado, que es muy diferente, y creo que Pablo me tiene cierta envidia. Era la primera vez que nos sentábamos a ver qué es lo que habíamos hecho en el último año y medio. Es terrible que no hayamos tenido tiempo de parar el balón para ver cómo estamos. La política no puede ser como esas familias que solo se encuentran en los servicios.

Más información