Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias confía en que la dimisión de Monedero no reste votos a Podemos

"Juan Carlos y yo pensamos hace tiempo que él no es un hombre de partido", afirma

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante una protesta de técnicos de Telefónica
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante una protesta de técnicos de Telefónica

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, confía en que la dimisión de Juan Carlos Monedero, que este jueves abandonó la dirección del partido, no afectará al resultado de la formación en las próximas elecciones autonómicas y municipales. "Creo que no", ha afirmado en una concentración de apoyo a los técnicos de subcontratas de Telefónica en huelga. "Nosotros vamos a seguir trabajando para ganar", ha afirmado el líder de la formación, quien ha asegurado que se emocionó al leer la carta que escribió el ya exresponsable del programa en su blog.

En este se lee, por ejemplo: "Pablo es, además de una parte hermosísima de mi biografía, el secretario general del partido con el que voy a seguir luchando. Sabíamos que esto iba a ser difícil, que teníamos que enfrentar muchas mentiras, que el poder nunca iba a permitir sin recurrir a mil tretas que les sacáramos del Gobierno". Monedero deja la cúpula del partido, pero no se va. Sus convicciones, dice, permanecen firmes. Aun así, fueron precisamente esas convicciones, junto a la necesidad de sentirse un verso suelto, las que alentaron la incomodidad de Monedero con las dinámicas de la primera línea de la política.

Este jueves, después de la entrevista en Radiocable, había cargos de Podemos que todavía circunscribían las afirmaciones de Monedero a una reflexión personal. El profesor de Políticas tenía que consultar su decisión con su círculo de confianza. Lo hizo con el propio Pablo Iglesias, quien aceptó su dimisión. A pesar de estos mimbres, y de la amistad que ambos aseguran compartir, también queda en el partido la interpretación de que la dirección de Podemos ha dejado caer a Monedero. Y que ahora, con él en un segundo plano, comienza una nueva etapa.

El padre de Monedero reconoce que su hijo estaba desilusionado con el partido

El llamado caso Monedero -lo que los dirigentes de la formación han calificado de "cacería" de los medios tras conocerse en enero sus cobros de Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua- ha afectado directamente al politólogo, quien considera que "el poder hizo bien los deberes" contra él. Pero hay más. En este proceso ha pesado el debate sobre el proyecto político de Podemos y la tendencia del fundador del partido a actuar a menudo al margen de la organización. Él mismo admitió que prefiere sentirse libre de ataduras: "Me apetece volver a recuperar mi voz propia antes que seguir siendo una parte de la rueda dentada de un aparato. Y quiero poder debatir con los medios, con la sociedad civil, con otros partidos, con los que piensan diferente sin que mis opiniones se vean frenadas por nada que no sean mis propias convicciones".

En cualquier caso, Iglesias envió anoche una carta a los simpatizantes del partido explicando algunas de las circunstancias de la dimisión. "Desde hace meses venía hablando con él de las dificultades que estaba viviendo a raíz de pertenecer a la dirección de Podemos", escribe. Y enfatiza: "Juan Carlos deja los órganos directivos, pero no Podemos". "El cambio necesita de mucha gente cumpliendo papeles muy diferentes, y Juan Carlos y yo pensamos hace tiempo que él no es un hombre de partido, y que su puesto está donde siempre estuvo: siendo una referencia moral e intelectual de quienes aspiran a una sociedad más justa", prosigue Iglesias, que este jueves anunció la dimisión de su número 3 después de que el propio Monedero lanzara críticas a la estrategia actual de la dirección, que se debate entre el alcance del espíritu fundacional y la moderación programática.

Echenique, sorpredido por la dimisión de Monedero

Según el análisis de Iglesias, "nadie en el último año ha sufrido como Juan Carlos Monedero las consecuencias de un compromiso desinteresado, y nunca dejaremos de estar en deuda con él". "Nuestro camino juntos no termina", promete a las bases. "Comienza una nueva etapa en la que me gustaría verle lo que mejor sabe hacer: pensar libre de las dificultades que suponen las ataduras orgánicas, y contribuir con su crítica lúcida a la construcción del cambio que queremos ver en nuestro país".

Más información