Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Rajoy reúne a su cúpula en privado para ver cómo salir del descalabro electoral

El presidente garantizó en un encierro en Toledo que no habrá más medidas duras

La gran ventaja, explicó Arriola, es que el voto se ha perdido por la abstención

La reforma fiscal será la gran baza con la que el PP tratará de volver a conectar con los suyos

Mariano Rajoy, junto a la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y la cúpula del PP durante la última reunión del Comité Ejecutivo Nacional.

El PP se encuentra en estado de máxima alerta electoral. Los resultados de las elecciones europeas del 25 de mayo, en las que el partido mayoritario perdió 2,6 millones de votos, llevaron a Mariano Rajoy a convocar una reunión urgente y discreta con el núcleo duro de la formación que lidera. El presidente citó el fin de semana del 7 de junio en el Parador de Toledo al comité de dirección, integrado por la secretaria general, María Dolores de Cospedal, los tres vicesecretarios, Carlos Floriano, Esteban González Pons y Javier Arenas, y los tres portavoces parlamentarios –Alonso, Barreiro y, por primera vez, Cañete-, para analizar el mal resultado de las urnas y tratar de poner en marcha la maquinaria con vistas a los comicios autonómicos y municipales de 2015.

La reunión consistió en un encierro de dos días al que asistieron asesores de máxima confianza del presidente del Gobierno como el sociólogo Pedro Arriola. Y fue él, como siempre, el gran protagonista con un mensaje claro: la pérdida de votos es importante, los resultados son muy malos, la inquietud crece entre barones autonómicos y alcaldes, pero hay un dato para la esperanza. Según el análisis poselectoral del equipo de Arriola, en el que también desempeña un papel clave José Ignacio Wert, ministro de Educación y sociólogo, prácticamente toda la pérdida de voto se ha ido a la abstención. Vox tuvo menos fuerza de la prevista, y probablemente acabará desapareciendo, analizan en el PP, UPyD solo arañó unos pocos votos a los populares y Ciudadanos también. Al contrario de lo que le pasó al PSOE, que ha perdido muchos votos camino de IU y de Podemos, la gran novedad, a los populares se les va por la abstención. Y en eso se concentraron durante casi dos días –durmieron allí-, en ver cómo sacarlos de ahí. Rajoy les dio un mensaje tranquilizador: no habrá más medidas con coste político. Esto es, se acabó la ola de recortes.

Al contrario, el Ejecutivo y el PP tienen puestas todas sus esperanzas electorales en la reforma fiscal, que precisamente bajará los impuestos en 2015, año electoral. Rajoy también les dio garantías, según alguno de los presentes, de que la reforma va en serio y los españoles, y en especial los votantes naturales, los que más preocupaban en esa reunión de estrategia, lo van a percibir. No se habló de cambios concretos en el PP pero sí se dejó claro, como ya dijo Rajoy en el Comité Ejecutivo, que tanto el Gobierno como el partido deben trabajar con intensidad a partir de septiembre para dar un gran impulso político y empezar a preparar las municipales y autonómicas. En la reunión todos coincidieron en que las tres grandes preocupaciones del partido son Madrid, la Comunidad Valenciana y Andalucía, donde el resultado fue peor del esperado.

El responsable de Organización de los populares, Carlos Floriano, empezó a recibir a los presidentes provinciales y barones autonómicos la primera semana de junio. A falta de reunirse con los líderes territoriales de Castilla-La Mancha, Navarra, La Rioja, Asturias, Comunidad Valenciana, Murcia y Ceuta, el dirigente que coordinó la campaña electoral de Cañete busca ahora dibujar una “radiografía” de los Ayuntamientos para “tratar de ver dónde está esa bolsa de votos” que, según el análisis de Rajoy y Cospedal, se fue sobre todo a la abstención. “Queremos tener una radiografía de la situación sin entrar en nombres, ver cómo está la cuestión en el conjunto del país. Hay que presentar muchas candidaturas, conviene cuanto antes estar trabajando en ellas y trabajar en lo que deben ser las líneas generales del programa electoral”, ha explicado hoy en rueda de prensa.

Ese mapa electoral pretende abarcar todas las candidaturas de los municipios de más de 1.000 habitantes antes del verano para saber cuántos Ayuntamientos necesitan nuevos candidatos. Aunque este lunes Floriano ha evitado pronunciarse sobre las comunidades y los Ayuntamientos que más preocupan en Génova, 13. Esto es, Madrid y Valencia, donde se da por hecho una caída sin precedentes y la pérdida de la mayoría absoluta.

La excepcionalidad de la reunión se debe al desplome en las urnas. Es la tercera vez en desde el principio del curso que Rajoy convoca a los suyos en un encierro de fin de semana. Ocurrió en septiembre de 2013, con el objeto de impulsar la acción del partido y buscar una estrategia ante el desafío soberanista de Artur Mas. La segunda vez fue el pasado enero, para abordar las durísimas críticas al recién aprobado proyecto de reforma de la ley del aborto y poner en marcha la precampaña europea, que empezó con la renuncia del anterior portavoz, Jaime Mayor Oreja, que abrió una brecha en la derecha del partido.