Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las 12+1 claves de los 12 trajes

Las dos primeras semanas del juicio a Camps han tenido testimonios contundentes en contra del expresidente valenciano y frágiles en su favor

Ampliar foto

El juicio al expresidente valenciano Francisco Camps y al ex secretario general del PP valenciano Ricardo Costa, por cohecho impropio, en el caso de los trajes vinculado al caso Gürtel, ha cumplido dos semanas. Las sesiones han revelado la cantidad de documentación que les ha llevado hasta el banquillo. A ella se unen los testimonios de los testigos y acusados, algunos claves.

Francisco Camps.

El expresidente ha defendido la versión sostenida desde que estalló el caso. Conocía a Álvaro Pérez, El Bigotes, porque organizaba actos del PP y sus cariñosos comentarios (“te quiero un huevo”; “amiguito del alma”) se deben, según explicó su abogado, a que “es así, entrañable”. Camps mantiene que solo compró tres trajes y un par de zapatos en Forever Young, y que los pagó en efectivo (hasta 3.000 euros). Nunca pidió tiques porque no iba a “desgravárselos”. No ha podido explicar por qué su nombre aparece repetidamente junto al de prendas e importes —Anticorrupción le acusa de haber aceptado 12 trajes, cuatro americanas, cinco pares de zapatos y cuatro corbatas, que costaban 14.000 euros— en multitud de documentos. Pero sigue con su idea de que todo es una operación dirigida, una conspiración.

Ricardo Costa.

La versión del ex secretario general del PP valenciano Ricardo Costa ante el jurado tampoco ha sufrido variaciones. Mantiene que solo encargó un traje en Milano (que pagó a través de El Bigotes) y compró unos vaqueros y una corbata en Forever Young. La fiscalía le acusa de recibir cuatro trajes y seis pantalones, por un valor de 7.325 euros. Costa fue preguntado por su relación con el cabecilla de la trama corrupta, Francisco Correa, del que dijo que apenas le conocía, pero hubo de escuchar una grabación en la que hablan con un tono más que coloquial (insultos incluidos) y en la que Correa le adula (“tú serás el próximo presidente del Gobierno”). Además, en las conversaciones con Álvaro Pérez, lo trata como un conseguidor de artículos exclusivos.

Eduardo Hinojosa

El dueño de Forever Young ha sido el testigo más favorable a las defensas de Camps y Costa. Dijo que no le constaba que a ninguno de los dos se les hubieran regalado trajes y sembró dudas sobre testimonios y pruebas. Hinojosa está enfrentado con el sastre José Tomás, con quien se ha cruzado varias denuncias. Su testimonio exculpatorio se vio, sin embargo, debilitado porque tardó varios meses en aportar documentos requeridos por el juez, hizo pasar como originales papeles que ha tenido que admitir que eran copias y reconoció haber proporcionado documentación tanto al abogado de Camps como a Federico Trillo.

Empleados de Hinojosa.

Las declaraciones de Raquel Vázquez y Javier García, ambos dependientes todavía laboralmente de Hinojosa, fueron parcialmente favorables a Camps y Costa. Repreguntados, tanto Vázquez como García acabaron aceptando buena parte de las concordancias entre los tiques de caja, anotaciones de deuda y transferencias bancarias de la trama. García reconoció que habló con Orange Market para alterar las facturas, siguiendo instrucciones de Tomás. Vázquez se retractó de un escrito en el que que consideraba “rotundamente” claro que los tiques en los que ponía Nuevo Cliente Camps no correspondían a Francisco Camps.

Sastre de Costa.

Antonio Sánchez-Rincón Puebla señaló que era “imposible” que Costa cupiera en las prendas que presuntamente le regalaba la trama Gürtel.

Álvaro Pérez, ‘El Bigotes’.

“Ni mi empresa ni yo hemos regalado ningún traje a los cuatro imputados en la causa”, fueron las únicas palabras que salieron de una de las caras más conocidas de la trama, que se acogió a su derecho a no declarar.

Correa y Crespo.

El cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa, guardó silencio absoluto, aunque tuvo que escuchar las grabaciones en las que, con El Bigotes, comparte su preocupación por el inicio de la investigación. El número dos de la red Gürtel, el ex secretario de Organización del PP gallego Pablo Crespo, sí respondió a algunas de las preguntas de la defensa de Camps para afirmar si la red hubiera pagado una prenda al presidente de la Generalitat: “Me hubiera enterado”. Y no ocurrió así, según dijo.

Víctor Campos.

El exvicepresidente del Consell fue condenado en julio por cohecho impropio, acusado en la misma causa de los trajes. Ante el jurado alegó ser “inocente”. Pero reveló que llegó a firmar su culpabilidad pensando que también acudiría Camps, tal como habían quedado.

Documento 71.

El “famoso documento 71” es un listado de deudas de la tienda Forever Young. En él aparecen los nombres de Francisco Camps y Ricardo Costa, entre otros. Al primero se le atribuye una deuda de 5.393,50 euros. Al segundo, de 4.925 euros. En la parte inferior, manuscritas, aparecen unas cantidades que se van restando de la deuda global, de 30.678,90 euros. La empleada que lo redactó dijo que es un recopilatorio de la cuenta de Álvaro Pérez, en la que se agrupaban todos los cargos de “los de la Comunidad Valenciana”. El empleado que hizo las anotaciones explicó que se trataba de una cuenta regresiva y verificó que los talones procedían de Orange Market y las transferencias de otras dos empresas de la trama, Servimadrid y Diseño Asimétrico.

Informático.

Francisco Ferre era el informático de Forever Young y, apoyado en documentos, relató cómo sus jefes, Eduardo Hinojosa y Raquel Vázquez, le ordenaron alterar las bases de datos del comercio para encubrir el cohecho de Camps.

Cajera de Forever Young.

“Era la primera vez que lo veía y no sabía exactamente quién era. Tenía preparado el tique por si acaso venía [José]. [Camps] Se acercó a la caja. Yo, pensando que venía a pedirme el tique o a decirme cómo iba a pagar, pero se acercó y simplemente me dio la mano y se fue”. “¿No le dio dinero?”, le preguntó el letrado de la acusación. “No, no me dio nada, simplemente me dijo: ‘Gracias, gracias’. Saludó a todos y se fue. Y yo al rato pregunté: ‘¿Quién es ese que me ha saludado?”. Su testimonio fue demoledor para la versión de Francisco Camps.

Empleados de Milano y Forever Young.

Víctor Sanfelipe y Antonio del Fresno trabajaron tanto en Milano como en Forever Young. Ambos aseguraron que Álvaro Pérez tenía una cuenta en la que se apuntaban los cargos de Camps y Costa, entre otros. Sanfelipe aseguró que “allí lo pagaba todo Pablo Crespo”, en referencia a la cuenta de El Bigotes.

Sastgor y Milano.

El propietario de Sastgor, la sastrería que confeccionaba las prendas, ajena a la trama, verificó con cerca de 50 documentos que su planta fabricó 12 trajes y dos americanas a nombre de Camps, y un traje y seis pantalones al de Costa. Todos ellos se pagaron. A la documentación de Sastgor se une la de Milano, que expone los encargos realizados a nombre de los acusados. Cada encargo lleva un número que vuelve a aparecer en los inventarios de deudas y cuyo rastreo sigue hasta una cuenta bajo el epígrafe de Comunidad Valenciana, saldada por Orange Market y por Pablo Crespo.

Más información