Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Andalucía formará a los capataces y pondrá mediadores para evitar abusos sexuales a las temporeras

La Junta y el sector fresero pactan un protocolo de "tolerancia cero" tras la ola de denuncias en Huelva

Varias temporeras, en Palos de la Frontera (Huelva). En vídeo: Entrevista a dos de las temporeras marroquíes que denunciaron abuso sexual.

El Gobierno andaluz y el sector fresero han aunado fuerzas ante la ola de denuncias por posibles abusos sexuales a temporeras en los campos de Huelva. Administración y organizaciones han puesto en marcha un protocolo de actuación para evitar que se repitan episodios como los denunciados por varias braceras en las últimas semanas. Esta medida incluirá la formación en cuestiones de género de capataces y encargados de las fincas, la contratación de mediadores e información detallada en varios idiomas a las temporeras. “Un paso muy importante, un tiempo nuevo”, ha señalado la consejera de Justicia e Interior, Rosa Aguilar. "Tolerancia cero", ha asegurado el gerente de Interfresa, Pedro Marín. 

El protocolo, que entrará en vigor en la próxima campaña de frutos rojos, incluye la formación en género para todas aquellas personas que tengan responsabilidad sobre las trabajadoras como capataces, manijeros o encargados de las explotaciones. Asimismo, se contratará a mediadores, a propuesta de las entidades sociales que trabajan en la zona con el colectivo de inmigrantes, para que se haga un seguimiento "desde la proximidad y la cercanía" de la situación de las temporeras. Estas medidas se complementarán con la entrega de información pormenorizada en varios idiomas a las braceras para que conozcan sus derechos y los servicios a los que pueden acudir. También se elaborará un manual de buenas prácticas.

El anuncio de este protocolo se produce apenas unos días después de que un tercer capataz de Huelva haya sido detenido por supuestos abusos a temporeras. En esta ocasión, la denuncia la presentaron cuatro trabajadoras españolas. En las dos primeras denuncias, las víctimas fueron inmigrantes marroquíes. En este sentido, Aguilar ha recordado que la consejería trasladó el 24 mayo a la Fiscalía de Huelva la información “sensible” sobre estos presuntos abusos, tras las reuniones mantenidas por las ONG que trabajan en la zona con los inmigrantes. "El sector lleva muchos años trabajando en la aplicación de buenas prácticas laborales y estamos dispuestos a mejorar y hacer más visible la labor que realizamos en este sentido", ha añadido el gerente de Interfresa. Para este protocolo la consejera se ha reunido con representantes de Asaja, COAG, UPA, Interfresa, Freshuelva y Cooperativas Agroalimentarias de Huelva. 

Más información