Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Actuaba como los terroristas que cometieron los atentados del 11-S”

Arranca en la Audiencia Nacional el juicio contra Ahmed Samsam, considerado uno de los yihadistas más peligrosos detenidos en España

Ahmed Samsam, en el banquillo de los acusados de la Audiencia Nacional, este martes.
Ahmed Samsam, en el banquillo de los acusados de la Audiencia Nacional, este martes. EFE

Los días previos a su detención, Ahmed Samsam comenzó a llevar "una vida desenfrenada" en la Costa del Sol. Alcohol, drogas, prostitutas..., han enumerado los agentes que lo arrestaron en Málaga y que han declarado en la Audiencia Nacional. Unas actividades que "dispararon todas las alarmas". "Actuaba como los terroristas que cometieron los atentados del 11-S en Estados Unidos [en los días previos al ataque]", ha afirmado uno de los policías sobre este danés, de 27 años, calificado por los servicios de Inteligencia como uno de los yihadistas más peligrosos capturados en España. Este martes, ha arrancado el juicio contra él y la fiscal pide que se le condene a siete años de cárcel y seis de libertad vigilada por pertenecer al autodenominado Estado Islámico.

Los investigadores le seguían la pista a Samsam desde que desembarcara en España a principios de junio 2017. Lo vigilaron durante semanas y observaron cómo cambió hasta nueve veces de hotel; cómo se desplazó hasta el barrio de La Bajadilla (Algeciras), azotado por el tráfico de drogas; y cómo su hermano telefoneó después a su madre para decirle que Ahmed quería comprar armas. "Todo ello nos llevó a pensar que podía cometer alguna acción inmediata", ha señalado este martes un agente, sobre este veinteañero que se desplazó en 2012 hasta Siria para combatir con los grupúsculos originarios del ISIS.

Según los servicios de Inteligencia españoles, este danés permaneció durante tres años en las filas de la organización terrorista y participó en batallas consideradas clave por el Estado Islámico, como la toma del aeropuerto de Raqqa en el verano de 2014 o la decapitación de 87 militares del Ejército sirio en la Base 17. Después, volvió a Europa y continuó financiando a sus excompañeros. Pero Samsam, alias Abu Bakr o Syri, lo ha negado todo este martes. "Nunca he dicho que me gustara el DAESH, porque yo tengo otra forma de pensar. Nunca he estado afiliado al ISIS", ha repetido durante la primera sesión del juicio celebrado en la Audiencia Nacional, donde ha reconocido que viajó a Siria para luchar contra Bachar el Asad, pero que lo hizo en una guerrilla de unos 200 miembros sin ninguna vinculación con el ISIS.

Pero la Fiscalía lo considera un absoluto adepto al ISIS. "La investigación realizada ha constatado la total interiorización por su parte del ideario yihadista y su acrítica adhesión a sus premisas", afirma el Ministerio Público en su escrito de acusación. Un agente de policía ha insistido este martes en la misma línea: "Es una persona peligrosa, que está claramente en el Estado Islámico". Según los investigadores, Samsam difundía los postulados de la organización a través de las redes sociales para tratar de ganar adeptos. Contaba con una cuenta de Facebook, desde donde alababa la labor terrorista y donde llegó a amenazar a varios usuarios con aplicarles el mismo "castigo que en la Base 17". Subió fotos donde se le observa haciendo el juramento del Estado Islámico, con armas y uniformado. Y enviaba partidas de dinero a combatientes localizados en Siria.