Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El defensor del Pueblo: “El Gobierno tiene que negarse a la extradición de los opositores turcos”

Fernández Marugán, que ha asumido el cargo en funciones, se manifiesta contrario a la extradición del periodista turco detenido por España

Francisco Fernandez Marugán, en la sede del Defensor del Pueblo.
Francisco Fernandez Marugán, en la sede del Defensor del Pueblo.

Tras cinco años como adjunto de Soledad Becerril, Francisco Fernández Marugán (Cáceres, 1946) asumió el pasado julio el cargo de Defensor del Pueblo en funciones. Seguirá en el puesto hasta que tres quintas partes de las Cortes acuerden un sustituto. Pero alcanzar ese consenso no resultará fácil debido a la división parlamentaria. Eso sí, mientras dure, el exparlamentario socialista tiene clara una idea: "No es posible en esta institución ponerse de perfil". ¿Le ayuda no pertenecer al partido en el Gobierno?

"Hombre, yo independiente del PP sí soy", responde el exdiputado, que en apenas un mes ya ha denunciado públicamente la situación de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE), las deficiencias en el sistema de asistencia a los inmigrantes que llegan en patera, la saturación de las oficinas de expedición del DNI y ha mostrado su "preocupación" por la detención en España del periodista turco Hamza Yalçin. "Mientras esté aquí seré celoso del cumplimiento de la ley en la buena administración y en la defensa de los derechos humanos", añade antes de abordar una batería de cuestiones.

CIE. "Hemos ido a muchos CIE. Ahora queremos reunirnos con los profesionales que trabajan en estos centros para fijar un criterio riguroso sobre qué habría que hacer con ellos. Los CIE deben perder parte de la función policial y deben encaminarse hacia una función de gestión con cargo a estructuras de la sociedad civil, como las ONG", apunta Marugán, que ramacha: "En este momento la pregunta es: ¿Son útiles estas instituciones?" ¿Y lo son? "Son Manifiestamente mejorables".

Asilo e inmigración. El próximo 26 de septiembre expira el plazo que, hace dos años, pactó España con Bruselas para acoger a 17.337 refugiados. Pero apenas ha acogido al 11% de esa cifra. ¿Hacía falta más compromiso? "Se ha podido trabajar con más convicción", responde Marugán, que apostilla que la “sociedad española mostró un compromiso, pero el sistema no ha sido eficaz". Además, en materia de inmigración apuesta por la cooperación y la ayuda al desarrollo. "A esos ciudadanos, o se les da posibilidades en sus países de origen, o la presión por venir a Europa es imparable. Las autoridades deberían adoptar algún criterio que permitiera pensar qué hay que hacer en África".

Juana Rivas. "Una vez dije que un maltratador no puede ser un buen padre. Y me ratifico en ello”, recalca el Defensor al preguntarle por el caso de la madre de Granada huida con sus hijos, sin entrar en los detalles de la pugna judicial: "En estos contenciosos, nosotros siempre hemos sido proclives a que hay que salvaguardar los intereses de los críos". "Las instituciones judiciales señalan que eso no se puede hacer y no me queda más remedio que acatar este criterio. Si me gustaría que, si esta mujer tiene línea de defensa, esta fuera eficaz y competente".

Marugán, durante la entrevista, este agosto.
Marugán, durante la entrevista, este agosto.

Periodista turco. "He seguido el tema de Yalçin con mucho interés", afirma Marugán —cuando se produjo la entrevista, España aún no había detenido a un segundo opositor turco, el escritor alemán Dogan Akhanli—. "El Gobierno español no puede adoptar una posición que no sea la de negarse a la extradición".

Memoria Histórica. "Muchas atuaciones [previstas en la ley] encontraron financiación en los presupuestos del PSOE, que desapareció cuando dejaron de gobernar los socialistas. Fue un error que no siguieran [con la llegada de Rajoy a la Moncloa]".

Ley Mordaza. Marugán señala que no han recibido muchas quejas desde su entrada en vigor. Pero denuncia que, con dicha normativa, se dio el visto bueno a las devoluciones en caliente en Ceuta y Melilla. “No vamos a auspiciarlas. No contribuyen al buen nombre de España”, dice el Defensor, que insiste en que esta práctica viola la legislación internacional y los derechos humanos.

Financiación de partidos. Las investigaciones por corrupción cercan ahora al PP. Pero el PSOE ya vivió antes su viacrucis por el caso Filesa, que destapó la financiación irregular del PSOE a finales de los ochenta. Y a Marugán, como secretario de Finanzas de los socialistas a mediados de los noventa, le tocó lidiar entonces con las acusaciones contra la formación. ¿Qué ha pasado en España con este tema en estas tres últimas décadas? “Nosotros tuvimos interés en que esas leyes [de financiación de partidos] se hicieran con el máximo consenso y se aplicaran con el máximo rigor. Fue una sorpresa para todos que, después de las exigencias que se nos establecieron a nosotros en término de transparencia, aparecieron hechos en España y fuera del país en los que alguna formación se movía de forma opaca. La sociedad española quiere que las cuentas sean claras y el riesgo de no tenerlas es que el recorrido por los tribunales es muy doloroso”.