Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así llegan Iglesias y Sánchez a su quinta reunión

La valoración, la estimación de voto y la aprobación de la ciudadanía en gráficos

La de esta tarde será la quinta reunión entre el líder del PSOE, Pedro Sánchez, y el de Podemos, Pablo Iglesias, desde junio de 2015, y la segunda en tres semanas. Al encuentro, con el que podría comenzar la colaboración parlamentaria de ambos grupos de izquierda, los políticos llegan prácticamente empatados en intención de voto, y con valoraciones dispares por parte de la ciudadanía.

Los vaivenes políticos de los socialistas han hecho que en los últimos barómetros del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) no se haya preguntado a los españoles por Pedro Sánchez, sino por el presidente de la gestora, Javier Fernández. En octubre del año pasado el socialista fue valorado con una nota media de 3,35, lejos del aprobado. Por su parte, el último sondeo de abril del CIS permitió a Iglesias remontar con un 3 de nota media el catastrófico resultado anterior, cuando en enero obtuvo la peor calificación  (2,87) de un político nacional por detrás del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

El barómetro electoral de junio elaborado por Metroscopia arroja un mal resultado para Pablo Iglesias. Solo el 25% de los encuestados aprueba su actuación política, cuando un año antes alcanzaba el 29%, y hace dos años, en junio de 2015, lograba aprobar para el 44% de los preguntados. Pedro Sánchez, que pasó del 45% en junio de 2015 al 30% en 2016, tras volver a ocupar la secretaría general ha subido al 36% de aceptación en este último barómetro.

Las puntuaciones de los cabezas de lista tienen impacto en la estimación de voto. En el CIS de abril el PSOE recuperó la segunda posición, con una intención de voto del 19,9%, dos puntos por encima de Unidos Podemos, que se la había arrebatado desde noviembre del año pasado. Para entonces ambos líderes llevaban meses sin reunirse, concretamente desde marzo de ese año, cuando en su tercer encuentro Iglesias lazó un ultimátum a Sánchez para llegar a un acuerdo de Gobierno. El segundo cara a cara, un mes antes, fue el intento inicial, también fallido, de formar gobierno entre ambos grupos. La primera reunión privada entre ambos se remonta a junio de 2015, seis meses antes de las elecciones generales del 20-D, cuando el PSOE aventajó en más de 300.000 votos a Podemos.