Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El comisario Pino se desvincula de Villarejo y sus actuaciones

El exdirector adjunto operativo niega que apoye al polémico policía

José Manuel Villarejo, en una imagen tomada de un vídeo.
José Manuel Villarejo, en una imagen tomada de un vídeo.

El anterior director adjunto operativo de la Policía Nacional y jefe directo de José Manuel Villarejo, el comisario Eugenio Pino, se ha desvinculado de las actuaciones del polémico policía negando cualquier comportamiento irregular en la ofensiva del primero para evitar el banquillo en el caso Nicolás.

En una carta enviada a EL PAÍS, Pino niega que haya presionado al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) con divulgar información en caso de que finalmente sea imputado en el caso Villarejo, acusado de haber participado en la grabación, manipulación y divulgación de una conversación celebrada en dependencias policiales entre varios miembros del cuerpo con dos agentes del CNI.

Según el informe de las diligencias previas de la comisión judicial que investiga el caso, a las órdenes del juez Arturo Zamarriego, Villarejo planificó la operación para intentar anular el procedimiento en el que está imputado. En ese informe se solicitó la declaración como investigado de Pino por participar supuestamente en la operación. Hasta el momento, el juez no ha imputado a Pino.

Este afirma además que no es cierto que haya apoyado siempre al controvertido comisario en todas la operaciones que se le atribuyen a Villarejo en los últimos años, como la elaboración de informes contra diversos líderes políticos de Convergencia y Unió (CiU) o Podemos, dentro de lo que se ha denominado la “policía patriótica”.

El que fuera director adjunto operativo durante el mandato de Jorge Fernández Díaz como ministro del Interior se jubiló hace algunos meses después de más de 40 años de actividad en la policía, al cumplir la edad reglamentaria, al igual que José Manuel Villarejo, que ha trabajado a sus órdenes durante este tiempo, como agente encubierto y liberado.

En esos años, Villarejo compaginó su función oficial con una intensa actividad privada, al frente de una docena de sociedades. Según el entonces ministro, estas actividades no suponían ninguna incompatibilidad, a pesar de que entre sus empresas figuraban algunas relacionadas con la actividad jurídica, de seguridad o de gestión de crisis.

La semana pasada, el diario digital Público difundió una conversación grabada con el comisario Enrique García Castaño (compañero durante años de Villarejo) en la que afirmaba que su colega estaba filtrando a la prensa antiguas informaciones contra el rey Juan Carlos y el CNI y que amenazaba con difundir nuevas noticias en caso de ser procesado por el juzgado de Instrucción 2 de Madrid. En la grabación aparecía también una conversación entre García Castaño y Pino en la que este último reconocía haber hablado con un teniente coronel del CNI.

Más información