Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez culpa a Iglesias de permitir que Rajoy siga en La Moncloa

El líder del PSOE ataca por igual a los "extremos" y reprocha las políticas "retrógradas" del PP

Pedro Sánchez durante el debate a 4. Quality

España podría tener un Gobierno "de progreso" que tomara medidas necesarias para millones de ciudadanos, pero "Mariano Rajoy y Pablo Iglesias" lo impidieron al votar "juntos" contra el candidato socialista. Este fue el mensaje esencial que el líder del PSOE, Pedro Sánchez, quiso asentar en el único debate electoral para los comicios del 26 de junio. El político socialista buscó constantemente el cuerpo a cuerpo con Rajoy, e incluso su mirada, acusándole de haber llevado a cabo políticas "retrógradas", fruto de su "revanchismo ideológico", por lo que llamó a "los socialistas" para desbancar del poder a la derecha. "Los extremos han bloqueado el cambio", reiteró en referencia continua al líder del PP y de Podemos. "Yo estoy por los derechos sociales y Pablo Iglesias, por el derecho de autodeterminación en Cataluña, Galicia y el País Vasco", remachó. El reproche de fondo fue para Rajoy, pero a Iglesias le colocó de cooperador necesario para que el líder del PP continúe en La Moncloa.

No es la crisis, sino las políticas y las que ha hecho el Gobierno del PP han estado presididas por criterios ideológicos "retrógrados" que han perjudicado a la mayoría. Al terreno del enfrentamiento entre izquierda y derecha llevó Pedro Sánchez este debate en el que alternó sus propuestas, con la enumeración de los peores datos socioeconómicos de España. El contraste lo buscó con el presidente del Gobierno en funciones, al poner en relación las medidas adoptadas en estos cuatro años con las del programa socialista. A Iglesias le asignó el papel de haber impedido un Gobierno de progreso. "Al señor Iglesias no le preocupaban las políticas sociales sino el control del poder, como la TVE, los jueces, los fiscales, y los espías". Y remachó: "Yo soy una persona de izquierdas, a mí no me interesa controlar a los espías". Este fue el recordatorio de Sánchez a Iglesias sobre la petición del líder de Podemos de ocupar esas áreas desde la vicepresidencia del Gobierno que él pidió ocupar en la fallida negociación para formar Gobierno.

En Sanidad, en Educación, en políticas sociales y en derechos y libertades enumeró un rosario de propuestas y también en regeneración democrática. Solo por el caso Bárcenas "Mariano Rajoy debía haber dimitido pero sigue aquí por la inestimable ayuda de Pablo Iglesias", señaló Sánchez siempre uniendo a los líderes del PP y de Podemos. "Ahora podíamos estar hablando de la reforma constitucional y trabajar por vivir unidos pero el señor Iglesias lo impidió". Así una y otra vez.

El debate comenzó con las muestras de solidaridad de Solidaridad con el colectivo LGTB. Pedro Sánchez lucía una pulsera con los colores del arcoíris por los asesinatos de Orlando.

Más información