Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno deniega la extradición de ocho ministros franquistas

El Ejecutivo rechaza el pedido de Argentina en la causa que se sigue en aquel país

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, este viernes.

El Gobierno ha denegado este viernes la extradición a Argentina de una veintena de cargos franquistas, entre ellos, Rodolfo Martín Villa y José Utrera Molina. El Consejo de Ministros ha aprobado un acuerdo para no continuar los procedimientos de extradición solicitados por ese país en la causa que sigue contra crímenes cometidos durante la Guerra Civil española y la dictadura franquista. El Ejecutivo ha basado su decisión en tres motivos: que la ley otorga a España la competencia para enjuiciar a sus propios ciudadanos, que los hechos investigados habrían prescrito y que algunas de las supuestas infracciones penales no eran delito en aquellos momentos.

En una rueda de prensa después del Consejo de Ministros, el titular de Justicia, Rafael Catalá, ha informado del acuerdo adoptado por el Ejecutivo "de no continuación de la extradición", que reclamaba la juez argentina María Servini de Cubría. La magistrada había pedido a España la extradición —para ser juzgados— de 20 acusados en la causa que instruye desde 2010 contra crímenes del franquismo.

Catalá ha asegurado que es motivo "suficiente" para no conceder la extradición el hecho de que los acusados sean "ciudadanos de nacionalidad española, que están en España" y que se trate de "delitos cometidos en España, supuestamente". Y ha añadido que, en virtud del "principio de jurisdicción preferente", correspondería a España enjuiciarlos.

El ministro ha agregado que "los delitos que supuestamente se les imputan se cometieron en los años setenta" y que el Código Penal entonces vigente contemplaba la "extinción de responsabilidad" a los 15 años. Por tanto, según su versión, "en 2014 estaría totalmente extinguida, prescrita, la responsabilidad criminal".

El titular de Justicia ha estimado, además, que de dar por buenos "algunos de los delitos que se les imputan" se incurriría en una "doble incriminación". "Haber firmado sentencias de penas de muerte en los años setenta no era delictivo en aquel momento, una etapa superada, claro, pero el Código Penal vigente entonces preveía la pena de muerte", ha puesto como ejemplo.

Hace casi cinco meses, el 31 de octubre de 2014, Servini ordenó la detención de 20 personas, a las que imputa crímenes durante la dictadura franquista y el comienzo de la Transición. Entre ellas están Martín Villa y Utrera Molina. También forman parte de ese grupo los exministros Fernando Suárez, Antonio Carro, Licinio de la Fuente, Antonio Barrera (ya fallecido), José María Sánchez Ventura y Alfonso Osorio.

El 12 de noviembre, Interpol Argentina pidió a España la detención preventiva con fines de extradición de los citados exministros, aunque Catalá avanzó entonces que denegaría la extradición. España solicitó a Interpol bloquear la orden —que quedó en suspenso— y la magistrada argentina Servini optó por remitir la petición de extradición directamente al Ministerio de Justicia, que ha decidido denegarla.