Iglesias y Garzón trataron en privado una posible alianza electoral

El líder de Podemos y el portavoz de IU hablaron sobre esa posibilidad durante las negociaciones de investidura. Iglesias solo ofrece integración en sus listas; IU lo rechaza

El líder de Podemos y el portavoz parlamentario de Izquierda Unida han conversado en privado en las últimas semanas sobre la posibilidad de volver a intentar un acuerdo electoral entre sus dos formaciones en caso de repetición electoral. Pablo Iglesias le reiteró a Alberto Garzón, no obstante, que su oferta se circunscribe a que él u otros dirigentes se integren en sus listas, una posibilidad que Garzón rechaza. IU buscará un pacto pero solo si se garantiza su autonomía. Con su repunte en las encuestas, la coalición afrontaría fortalecida una eventual negociación.

Cuando hace seis meses Podemos e IU negociaron un acuerdo para concurrir juntos a las elecciones generales —que fracasó tras romper el partido de Iglesias la negociación—, la coalición de izquierdas afrontaba en posición de extrema debilidad las conversaciones. “Había encuestas que nos daban el 1% de voto y Podemos creía que íbamos a desaparecer”, recuerda Garzón, portavoz parlamentario de IU, que fue parte de aquella negociación.

La situación, tres meses después de los comicios, ha mejorado sustancialmente para la federación de izquierdas, a la que algunos estudios de opinión sitúan ahora hasta en el 8% de intención de voto (frente al 3,7% que obtuvo el pasado 20-D). Mientras, Podemos pierde hasta cinco puntos en algunos sondeos. En IU creen que un posible acuerdo electoral con Podemos multiplicaría la expectativa de voto de ambos y, además, es reclamado por la ciudadanía de izquierdas. El objetivo prioritario es evitar las elecciones, pero si estas se repitieran IU volvería a intentar el pacto, aunque con condiciones firmes: que se reconozca su independencia y autonomía respecto de Podemos. Garzón resume la filosofía que subyace al posible entendimiento con una frase: “Marchamos separados, golpeamos juntos”.

En los contactos encaminados a la conformación de un Gobierno de hace unas semanas, Iglesias y Garzón conversaron en privado sobre el posible acuerdo electoral entre las dos formaciones. La posición de Podemos, sin embargo, no parece haber cambiado respecto a la que mantuvo antes de los comicios. “La fórmula que nos ofrecen es la misma de siempre: integrarnos en sus listas”, explica Garzón. Oficialmente, de esa oferta nunca se movió Podemos, a pesar de que las dos formaciones mantuvieron antes de las elecciones dos reuniones oficiales y dos discretas para negociar la posible alianza. En el entorno de Iglesias se insiste en que en esta fase no quiere hablar de pactos ni de un escenario de adelanto electoral porque, aseguran, están centrados en las negociaciones para tratar de llegar a un acuerdo con el PSOE, informa Francesco Manetto.

Iglesias ha vuelto a expresar en público recientemente la misma intención de atraer solo al diputado: “Si hay una campaña electoral me gustaría contar con gente como Alberto Garzón a mi lado”, dijo en una entrevista radiofónica el 4 de marzo.

Pero IU rechaza tajantemente esa posibilidad. “Si Podemos quiere la integración, absorción y fin de IU, eso no va a suceder”, asegura Garzón, aspirante a líder del partido, que renueva su dirección en una asamblea federal el 3, 4 y 5 de junio. “Nosotros queremos un ejercicio de reconocimiento”, afirma el diputado. La dirección del partido considera que lo “lógico” sería concurrir en una coalición electoral que respetara la independencia de ambos proyectos, porque “casi un millón de personas ha votado a IU y no a Podemos”. El 20-D, IU obtuvo 923.000 votos, frente a los 5.189.000 de Podemos y sus alianzas.

Fuentes de la dirección de Podemos atribuyeron el fracaso del pacto antes del 20-D a que preferían mantenerse en la transversalidad y al rechazo a la abultada deuda de IU (casi 9 millones de euros). La coalición rechaza este argumento porque en Cataluña ICV, integrada en En Comú Podem, tiene también una deuda millonaria. El complicado acuerdo entre Podemos e IU, en todo caso, podría ser más fácil en comunidades como Andalucía, donde la líder de Podemos, Teresa Rodríguez, pertenece al sector anticapitalista, una escisión de IU.

Más información