Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Dimite la responsable de alianzas de IU por la no confluencia con Podemos

Señala que IU ha cometido "errores decisivos" por los que no forma parte del cambio

Corren aguas turbulentas en Izquierda Unida, que afronta el debate decisivo sobre su futuro tras su desplome electoral, y a la que Podemos sigue erosionando externa e internamente. La responsable de Convergencia de IU, Lara Hernández, ha hecho público este martes que el pasado 19 de diciembre abandonó todos sus cargos en la dirección del partido y su vinculación laboral con la organización por "la política de IU respecto a la convergencia". La dirigente explica en una tribuna que, tras los resultados electorales, Podemos "se muestra como una alternativa democrática del país" y "ha logrado erosionar significativamente al bipartidismo por la izquierda", mientras IU ha cometido "errores decisivos" que han motivado "que no pueda formar hoy parte de la ola de cambio o, en todo caso, que lo haga de modo subalterno".

La dirigente de IU, que confirmó a EL PAÍS su desvinculación total con el partido, pertenecía al círculo de Alberto Garzón y fue una firme defensora de la unión con Podemos, siguiendo el camino de las candidaturas municipalistas que lograron las alcaldías de Madrid o Barcelona. En la tribuna es muy crítica con la actuación de su partido. "La organización no ha sabido adecuarse política y organizativamente a la nueva fase social y cultural que inició el 15M en este país, del mismo modo que no entendió lo que significó el fenómeno Podemos", escribe en un artículo en Cuartopoder

"Esta situación ha llevado a la formación a equivocarse de estrategia electoral", incide. La que era  responsable de las alianzas de la coalición sostiene que su organización no quería realmente un acuerdo con otras formaciones: "En IU se ha carecido de una política unitaria real y se han desaprovechado las posibilidades de unas confluencias con Podemos y otras fuerzas rupturistas".

La dirigente también dimitió a un mes del 20-D de sus responsabilidades en la campaña electoral de Alberto Garzón como coordinadora de estrategia política. Lo hizo junto al otro responsable de la coordinación de estrategia, Ramón Luque. Ambos dejaron sus funciones por discrepar de la intención de un sector de confrontar con Podemos durante la campaña, a pesar de que los documentos aprobados en la organización decían lo contrario. Finalmente, el candidato de IU, Alberto Garzón, dedicó duras críticas al partido de Iglesias, del que dijo, entre otras cosas, que había "aceptado gran parte del discurso de la derecha".

En su dimisión ha pesado también el distanciamiento de IU con Podemos tras la campaña. Precisamente, Pablo Iglesias ha advertido esta semana a Garzón de que sus "provocaciones cortaron puentes importantes" entre las dos formaciones.  "En estos momentos, hay más puentes caídos que antes y eso no es positivo para IU. El territorio del cambio ya está definido y si la formación no quiere formar parte de él, cometerá un error histórico", concluye la ya exresponsable de Convergencia de IU.

Más información