Selecciona Edición
Iniciar sesión

600 exreclusos de ETA apoyan las vías individuales para los encarcelados

El colectivo asume el discurso de la izquierda 'abertzale' y prepara la pista de aterrizaje para que los reclusos puedan acercarse a Euskadi

Exreclusos de ETA participan en un acto en Usurbil.

“Las medidas individuales también serán colectivas”. Más de 600 expresos de ETA reunidos este domingo por la mañana en Usurbil, Gipuzkoa, han preparado la pista de aterrizaje para que los reclusos de la banda se acojan a medidas individuales y con eso faciliten su acercamiento a as cárceles vascas, e incluso abran la puerta a progresar de grado. En un comunicado cocinado de forma previa y leído después en medio de los aplausos de los asistentes, los expresos de la banda aseguran que “el camino para a vuelta a casa de los presos y refugiados vascas está en marcha”, y aunque sean “pasos individuales y se materialicen de manera individualizada, serán decisiones colectivas”.

En primera fila estaban algunos de los históricos de la banda como Kubati, conocido por el asesinato de Yoyes, o Jesús María Zabarte Arregi, el carnicero de Mondragón, y, en un discreto segundo plano los máximos representantes de la izquierda abertzale como Pernando Barrena y Rufi Etxeberria. El comunicado confirma el viraje de la izquierda abertzale hacia medidas individuales, aunque sin traspasar la línea roja que se ha marcado el colectivo, "la delación".

El comunicado busca también cortar algunas críticas internas al proceso seguido por la izquierda abertzale y las escisiones que se están produciendo en torno a la política con los presos.

“Queremos decir alto y claro que les apoyamos y que estamos a su lado”, han leído en castellano y euskera, “tanto en todas sus luchas para hacer frente a la violencia sistemática que padecen, como en sus pasos y decisiones para utilizar los cauces legales”. El manifiesto se produce unos meses después de que 35 procesados del denominado caso Segura, pactaran con la fiscalía de la Audiencia Nacional para eludir la cárcel en torno a la asunción de responsabilidades, del daño causado, y de renunciar a cualquier actividad relacionada con la violencia.

Tras aquel acuerdo, Rufi Etxeberria, explicó en Pamplona que esa vía podría abrir la puerta a la excarcelación de los presos. La izquierda abertzale está convencida a estas alturas que las vías individuales, aunque vengan de la mano de decisiones colectivas, son el camino para el acercamiento y el fin de la dispersión, y más cuando todo apunta a un cambio de gobierno central, si no ahora, en los próximos meses.

En 2013 el colectivo de presos de ETA EPPK ya se manifestó en el sentido de dar pasos por la vía de la legalidad. En el manifiesto leído esta mañana reclaman a la sociedad que acompañe ese difícil tránsito porque si no todos los pasos “serán inútiles". EPPK asumió ese año de 2013 los planteamientos del Foro Social de Euskal Herria y ahora da una vuelta de tuerca a sus planteamientos con el objetivo de preparar el camino hacia el acercamiento a las cárceles y de paso dejar también las manos libres a la izquierda abertzale para concurrir a las elecciones autonómicas de octubre sin ese problema, o con una solución encarrilada.

De hecho, en el manifiesto aprobado ayer, los expresos de ETA reafirman que “recogiendo la semilla sembrada por la lucha de tantos años, hacemos nuestro el camino emprendido por el conjunto de la izquierda abertzale. Apoyamos firmemente la decisión de avanzar por las vías exclusivamente políticas y democráticas. Con la misma firmeza y determinación que hemos forjado en la cárcel y en el exilio queremos hacer nuestra aportación militante en la vía abierta por zutik Euskal Herria y consolidada por la decisión de ETA de abandonar definitivamente la lucha armada”. Los expresos convocan una manifestación para el 17 de abril en contra de la dispersión y a favor de los presos.